El Merkur Spiel-Arena: una 'joya arquitectónica' en la que España espera tener 'Fortuna'

Deportes - Int.
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El Merkur Spiel-Arena de Düsseldorf es el estadio en el que España cerrará la primera fase de la Eurocopa 2024 frente a la selección de Albania el 24 de junio, en un partido donde espera celebrar ya su pase a la siguiente ronda.
Situado en la capital del estado federal de Renania del Norte-Westfalia, este coliseo es "una de las mayores joyas arquitectónicas de los estadios" alemanes que serán sede del campeonato de selecciones europeas, además del hogar del histórico Fortuna Düsseldorf, actualmente en la segunda división del fútbol germano.

Construido entre 2002 y 2004, el Merkur Spiel-Arena nació para suplantar el vetusto y obsoleto Rheinstadion, la sempiterna casa del club rojo, y fue inaugurado el 9 de febrero de 2005 con un amistoso Alemania-Argentina.

España finalizará su participación en la fase de grupos de la Eurocopa frente al combinado albano, en la que será la segunda ocasión en que España dispute un encuentro en el Merkur Spiel-Arena.

La primera fue un amistoso de preparación para el Mundial de Rusia frente a Alemania en marzo de 2018, que concluyó con empate a uno.

Le puede interesar: La colibrí Kinti es presentada en Medellín como la mascota del Mundial Femenino Sub-20

Según informa a EFE el operador del estadio, la empresa D.Live, se puede acceder al mismo "fácilmente al estadio tanto en transporte público como en coche" y "hay numerosas plazas de aparcamiento alrededor del estadio".

Pensando en las personas discapacitadas, "existen entradas especiales, lo que garantiza un acceso fácil y cómodo" y que "se han diseñado áreas de asientos especiales para usuarios de sillas de ruedas y personas con otras discapacidades".

Aunque quedó fuera de la terna de estadios que integraron la candidatura de Alemania en el Mundial de 2006, el recinto ha sido repescado para ser uno de los diez estadios que serán sede del torneo.

En total, albergará cinco partidos, distribuidos en tres de la fase de grupos, uno de octavos de final y otro de cuartos.

Cuenta con una capacidad para 52.000 espectadores -ampliables hasta los 66.000 para los días de concierto- y un espectacular techo retráctil, el estadio cuenta con lo necesario para crear un gran ambiente.

"Los visitantes del estadio a menudo hablan de la atmósfera única y de la sensación especial que experimentan cuando entran en el gran estadio con asientos coloridos. La proximidad al campo, la excelente acústica y las modernas comodidades contribuyen a una experiencia inolvidable", señala al respecto D.Live.

La propia empresa pone el acento en esa particularidad que cubre el cielo del estadio: "Lo que hace especial al Merkur Spiel-Arena es el techo retráctil, lo que permite celebrar eventos en cualquier condición meteorológica".

"También cuenta con un sistema de calefacción especial que calienta el interior hasta al menos 15 °C en invierno. El uso flexible para diferentes tipos de eventos, desde partidos de fútbol hasta conciertos y ferias, hace del estadio un lugar multifuncional", asevera.

Gracias a esa polivalencia, el estadio ha acogido cientos de eventos culturales y deportivos, aparte de los partidos del Fortuna Düsseldorf y algunos de la Mannschaft o selección alemana.

Sin ir más lejos, el pasado mes de enero este mismo estadio fue testigo de la mayor afluencia de público registrado en un partido de balonmano, cuando 53.586 aficionados asistieron al Alemania-Suiza del campeonato de Europa de selecciones.

Le puede interesar: El merecido premio para Atalanta en la ‘Era Gasp’

Igualmente, artistas como The Rolling Stones, Bruce Springsteen, Bon Jovi o Coldplay han inmortalizado sus voces en el moderno estadio ante miles de aficionados enfervorecidos.

También en el plano musical, el Merkur Spiel-Arena pasó a la primera línea cuando acogió el Festival de Eurovisión en 2011, en el que se impuso el dúo Ell & Nikki, en representación de Azerbaiyán.

A ese ritmo melódico espera estar España en la Eurocopa frente a Albania. Quizá este estadio le sirva de amuleto de la Fortuna. EFE.




Publicidad