SANTA MARTA RUMBO A LOS 500 AÑOS

FALTAN:

Anuncio-empleo-el-informador-febrero

El Magdalena

Grid List

El alcalde enfatizó que estas acciones son clave para avanzar en el propósito de recuperar la seguridad de todos los samarios y aseguró que seguirá trabajando en esta dirección.

Distrito

En la imagen de izquierda a derecha José Méndez, alcalde de San Zenón, seguido por Juan Vargas Arias, alcalde de Algarrobo, el director de Corpamag Alfredo Martínez, Jorge Mercado, alcalde de Tenerife, y Pedro Ospino, alcalde de Concordia.

Departamento

Jahir Caballero y Lorena Rada.

Política

Sexy Polling: ¡no hay nada que mostrar!

Facebook

Con este resultado el Unión Magdalena es cuarto con ocho puntos y se aleja del liderato en el torneo de ascenso.

Sopla Ciclón

Unión Magdalena recibe como local a Barranquilla FC, con el fin de pelear por la punta en el torneo.

Sopla Ciclón
Publicidad

Trabajos en la parte social y ambiental otra de las facetas del abogado, César Mercado.

Personajes

Johanna Bernier, ganadora del concurso Mrs. Planet 2023.

Personajes

Taliana Vargas, la exvirreina universal, se presenta como un ejemplo de perseverancia, éxito y compromiso social. Desde su brillante participación en concursos de belleza hasta su papel como gestora social.

Personajes

Para esta temporada escolar, las familias colombianas enfrentarán gastos que oscilan entre $400.000 y $680.000 en artículos escolares.

Especiales

Más Noticias

Grid List

Los encuentros se realizaron en el municipio de Maicao.

Agropecuaria

Samuel Linero Díaz Granados, presidente de la junta directiva de la Lonja de propiedad raíz de Santa Marta.

Inmobiliaria

La creatividad resaltó en el Desfile de Fantasía con vestuarios brillantes.

Cultural

El chef Roger Badillo considera que lo más importante de la preparación de la paella es que sea preparado ‘a la minuta’.

Invitados a la Mesa

A sus 45 años, Shakira pasa página en su vida sentimental pero no olvida lo sucedido con su expareja, el futbolista Piqué. “Al escribir cada canción, me reconstruí a mí misma”, confesaba Shakira en una publicación que ya ha alcanzado los dos millones de likes. (Foto EFE/Jorge Núñez)

Música

Trabajos en la parte social y ambiental otra de las facetas del abogado, César Mercado.

Personajes

A lo largo de los años, y como muchos otros, abogados o no, he sido un defensor del espíritu de la Constitución Política de 1991, con cuya letra se buscaba reescribir un contrato social deshecho por la violencia generalizada de finales de la década de los ochenta del siglo pasado, y en particular por la sevicia del narcotráfico, que a su vez potenció a las fábricas del hampa de las guerrillas y los paramilitares, para no mencionar las minucias que constituían y todavía constituyen las acciones de los llamados delincuentes comunes. Que no pocos colombianos hayan querido vivir en un país en paz no puede ser motivo de estigmatización: los que hemos apoyado iniciativas de estabilización, desinteresadamente y desde la opinión, no tenemos por qué cargar con ningún sambenito.

Ahora bien, tampoco tendrían por qué ser lapidados aquellos que han sido críticos, cuando no enemigos radicales, de dicho sentir constitucional con el cual se pretendía equilibrar las cargas económicas de los colombianos por la vía institucional. (Recordemos que la vía no institucional la empezaron a reivindicar en algún momento los carteles de la droga, a lo nuevos Robin Hood, comoquiera que se inventaron que la ausencia de Estado era la causa última de que tantos jóvenes se les unieran como gustosos gatilleros). Debe tenerse en cuenta que, a pesar de la marcada inclinación hacia la izquierda que el texto constitucional de 1991 sufrió, en Colombia mal que bien se asimilaron las nuevas reglas del juego, aunque ello no siempre nos haya favorecido en el largo plazo.

Si lo que se había pretendido hasta 1991 era el desarrollo del país a través de su industrialización, a imitación de las viejas potencias, ¿cómo iba ello a darse bien en un país que terminó priorizando el adjetivo “social” en la regulación constitucional de toda la actividad económica? Así se evidencia desde el artículo 1º superior, que impone la obligación de que haya leyes que se cumplan, pero siempre al trasluz social (Estado social de derecho); pasando por el artículo 58, que en sus incisos 1º y 2º impone la función social de la propiedad; y llegando al artículo 333, que en su inciso 3º ordena que las empresas tengan también una función social, y que, seguidamente, en su inciso 5º nos enseña que aquí lo que hay no es una economía de mercado, sino una economía social de mercado.

Algún malpensante podría creer que en Colombia existe desde 1991 una suerte de Estado socialista, con economía planificada y toda la cosa, en la que el mercado sencillamente es secundario. Finalmente, ¿a qué clase de industrialización se puede acceder en una nación atrasada que, desde su pirámide normativa, renuncia al desarrollo total del mercado? A una mediocre. Podía emerger, sí, el “decrecimiento” propio de la desindustrialización, que es lo que hace juego con desestimular la producción económica y la aspiración de controlar la vida de la gente; así que algún día iba a llegar un Gobierno que, contrario a lo que otros habían intentado temporalmente (contratos de estabilidad jurídica para los inversionistas, por ejemplo), iba aprovechar, para mal, una redacción constitucional que, de buena fe, no le apostaba al empobrecimiento, sino a la igualación social ordenada y pacífica.

En medio de la turbulencia económica y los desafíos inesperados que han marcado el camino de las empresas, la resiliencia empresarial surge como una herramienta crucial para la supervivencia y el éxito a largo plazo.  En Colombia, este concepto ha cobrado una relevancia particular, donde empresas como Bancolombia y Grupo Éxito han demostrado su capacidad para adaptarse y prosperar incluso en los tiempos más difíciles.

Difícilmente la conversación en torno a los copyrights volverá a estar tan en boga como a principios de año cuando el primer Mickey Mouse que protagonizó el cortometraje “Steamboat Willie” pasó a ser de dominio público. Alex Montagu, abogado neoyorquino de propiedad intelectual, y David Bellos, profesor de literatura y traductor anglosajón de Ismail Kadaré, así lo sabían y por eso no parece coincidencia que su beligerante libro “Who Owns This Sentence?” haya salido al mercado por aquellas mismas fechas.

Lo que sucede en este país, bajo este gobierno, es insólito e inaudito, más cuando se está cumpliendo con la ley y el mismo presidente de la república, destituye al funcionario por considerarlo traidor, cuando lo que estaba haciendo era, defender los intereses del país y cumplir con sus obligaciones legales e institucionales.

Leer más...