Más de 1,8 millones de venezolanos están radicados en Colombia, según el más reciente informe de las autoridades migratorias, con corte al 29 de febrero, y que representa un crecimiento de cerca del 3 % con respecto a diciembre; y, pese a no ser una fecha actual, refleja el crecimiento que se tenía de venezolanos huyendo del régimen de Maduro.

El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa y el final de la Cuaresma, debido a que Jesucristo ese día entró a Jerusalén y fue aclamado por todos como el hijo de Dios; después se producirá la Pasión, Muerte y Resurrección, uno de los actos litúrgicos más importantes de la Iglesia Católica.

Cada día es un compromiso nuevo y un avanzar en búsqueda de la salud de los colombianos, que están seguros y tranquilos por la forma como ha dispuesto el presidente Duque y todo su equipo asesor el enfrentamiento a la Covid-19, para asegurar la vida de los colombianos y de su bienestar en general.

Los más de ochenta millones de turistas extranjeros que llegaron en 2019 a España marcaron un nuevo récord de visitantes y confirmaron al turismo como la gran locomotora de la economía española. Un empuje que ahora peligra por los efectos de la Covid-19, que ha puesto contra las cuerdas a un sector que aporta el 12,3% del PIB español.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, siempre reacio a la política exterior, se vio forzado a participar en la cumbre virtual del G-20 por la crisis del coronavirus, el primer foro internacional en el que aparece el mandatario mexicano desde que asumió el poder a finales de 2018.

Día a día vemos el compromiso y la entrega del presidente Duque, la vicepresidenta Martha Lucia Ramírez y el equipo presidencial que los acompaña para enfrentar la pandemia de la Covid-19, que ataca al mundo y Colombia no escapa de esta situación.

Familias de venezolanos son desinfectados en el municipio de Los Patios, en el departamento de Norte de Santander, antes de ser deportados a Venezuela.

Debido a la pandemia del coronavirus, el zoológico de Hungría, está cerrado temporalmente y no tiene ingresos;

Un perro terrier, espera a su dueño John Healy, del voluntariado local, afuera del supermercado en la cesta de su triciclo mientras Healy hace compras en Wapping, al este de Londres.

Un grupo de personas hacen fila en un supermercado en Ciudad de Panamá, Panamá. Solo mujeres hacían fila en supermercados de la ciudad de Panamá, cuando entró en vigencia una nueva restricción a la movilidad basada en el sexo de la población y que regirá por 15 días, un lapso considerado crítico para frenar la pandemia de la Covid-19 que deja ya 30 muertos y 1.181 contagios confirmados en el país.
Foto EFE/ Bienvenido Velasco

Selene Barragán (centro), es ayudada por su esposo Eduardo Castillo (derecha), a parir en su casa, en Guadalajara, en el estado de Jalisco, México. Selene abraza emocionada a su bebé tras un alumbramiento atípico en el salón de su casa. Ha sido ayudada por parteras profesionales de la ciudad mexicana de Guadalajara que, ante la pandemia de la Covid-19, ahora atienden a domicilio para evitar contagios. Foto EFE/ Francisco Guasco

Severine Hervy, horticultora, francesa y propietaria de Les Serres de Misery, prepara un ramo de tulipanes en su campo de cultivos de flores en Vert-le-Petit, al sur de París, Francia. Francia se encuentra bajo llave en un intento por detener la propagación del coronavirus que causa la enfermedad de Covid-19. Dado que el gobierno francés ha anunciado una parada temporal de todos los trabajos de construcción y otras actividades económicas no esenciales, Severine tuvo que poner a 6 empleados de su personal en paro parcial. Foto EFE / EPA / Yoan Valat

Gustav Klimt es reconocido por su exuberante pintura con oro ornamental, geometría y sensualidad. Su cuadro “Muerte y Vida” es alegórico y quizás premonitorio; la muerte con su macabra sonrisa observa a la vida, gente de todas las edades, amontonada, caótica, con ojos cerrados que parecen simbolizar el ineludible curso de la existencia de principio a fin, el negacionismo ante lo inevitable o… ¿acaso una pandemia, la guerra, un desastre natural? La anciana penitente al centro de la pintura sabe que el final de las personas dura toda la vida: la muerte está presente desde el nacimiento, pensaba el filósofo Simmel. Por aquellos tiempos Europa sufría la devastación de la Primera Guerra; los cadáveres se apilaban por doquier. Otro enemigo acechaba agazapado y atacaría con fiereza: la Gripe Española de 1918. Las bajas del conflicto suman unos 15 millones; la epidemia casi cuadruplicó ese número. Klimt fue una de las víctimas; por la misma causa Austria pierde también a Egon Schiele y Kolomon Moser. A la pandemia sobrevivieron los pintores Edvard Munch, noruego, y el venezolano Armando Reverón.

Hace año y medio Pepe Ameal, de 103 años entonces, recordaba la dantesca tragedia por la gripe española vivida en su natal Luarca, Asturias. Sus tíos, con quienes vivía, corrían las cortinas de las ventanas para no dejarle ver los cortejos fúnebres. Demasiados muertos y el hedor, insoportable. Muy lejos, Estados Unidos entra en pánico: apenaba la soledad de las calles. Nadie asistía a los enfermos, y los niños huérfanos morían de hambre; las gentes los evitaban. En todo el orbe la situación era parecida. Un año después se controla el terrible azote. Pero España se lleva la mala fama; era neutral durante la Primera Guerra y la prensa ibérica difundía todas las noticias, pero los países en conflicto censuraban la información para no desmoralizar a sus tropas y restarles herramientas propagandísticas a los enemigos. En Europa los ataúdes escasearon, silenciaron las campanas, misas y funerales se abreviaron, y los ejércitos realizaban funciones públicas; muchos oficinistas habían partido hacia la eternidad.

Contrajeron la gripe española conspicuos personajes como el rey Alfonso XIII, el primer ministro británico David Lloyd George, el presidente estadounidense Woodrow Wilson, el káiser Guillermo I y la reina consorte de Dinamarca, Alexandrine, esposa de Cristian X; ellos sobrevivieron. Pero las letras lloraron a Guillaume Apollinaire y Edmond Rostand, el de Cyrano. La realeza de Suecia y Noruega se visitó de luto con el fallecimiento del enfermizo príncipe Erik; El reelecto gobernante de Brasil, Francisco Rodrigues Alves no pudo culminar su mandato.

El cólera reclamó siempre inmolaciones importantes: en el siglo XIX fueron sacrificados el filósofo alemán Georg Hegel, el presidente costarricense Alfaro Zamora, Carlos X de Francia, Carlo Rossi (arquitecto del Hermitage de San Petersburgo), Constantino Romanov (efímero y nunca oficializado zar de Rusia), María Teresa de Austria (reina de las Dos Sicilias), el obispo Fenwick (pionero del catolicismo en los Estados Unidos) y muchos otros.

La actual pandemia del coronavirus también afecta a las celebridades. Entre las víctimas están el médico chino Li Wenliang (quien alertó acerca de la actual epidemia), el músico camerunés Manu Dibango, el escritor Terence McNally, el cineasta Chang Kai, el dirigente deportivo Lorenzo Sanz, Lucía Bosé, el arquitecto Vittorio Gregotti, el ayatolá Langroudi, el banquero Antonio Vieira y el pianista Ellis Marsalis. El repertorio es largo y todos los mapas aparecen marcados. En cuarentena están la Reina Elizabet II, el príncipe Carlos y Boris Johnson, Bolsonaro, Plácido Domingo y Alberto de Mónaco. Del cementerio se salvaron Tom Hanks y su esposa Rita Wilson, el ciclista Fernando Gaviria, el entrenador Mikel Arteta, Sophie Trudeau (primera dama del Canadá), el actor Idris Elba, Begoña Gómez (esposa de Pedro Sánchez) y otros distinguidos personajes. Las pandemias no respetan pinta, diríamos en Colombia.

Algunos gobiernos y sus ciudadanos plantean una dicotomía falsa en la hora presente: elegir entre atender la emergencia sanitaria desatada por el Covid-19 o atender la economía. Cuando en realidad son dos caras de la misma moneda. Es imperativo que los gobiernos reconozcan esta realidad y actúen en consecuencia.

La confluencia del Covid – 19, el desplome de los precios del crudo y la incertidumbre que han generado, provocó la caída de las bolsas en todo el mundo y de paso disparó la cotización del dólar. El peso colombiano perdió peso, convirtiéndose en la moneda más devaluada del planeta después del rublo ruso, llegando […]

Quienes labran la tierra para garantizar la producción de alimentos a los colombianos, han sido parte fundamental en la continuidad de la cadena de abastecimiento durante la emergencia sanitaria que vive nuestro país, por cuenta del coronavirus. Sí, son esas manos campesinas las que pese al inminente riesgo que enfrentan al no entrar en cuarentena, siguen en el campo trabajando para todo un país.

Entre confundido y aterrado, el mundo enfrenta un enemigo no muy letal pero sin fronteras, y aunque morirán menos que en anteriores epidemias, el ambiente es de zozobra, atizada en el país por la izquierda y otros sectores, a contrapelo del equilibrio presidencial, compartiendo sus decisiones con los ciudadanos, con serenidad, sin altisonancia y asesorado por expertos.

El próximo domingo se inicia en el país la Semana Santa, que significa para muchas familias colombianas un tiempo de oración y reflexión, mientras que para otros es un tiempo de vacaciones y descanso. Ahora, en tiempos de coronavirus viviremos esta celebración de una manera atípica, aceptando las medidas del Gobierno Nacional de permanecer en nuestros hogares acatando la cuarentena.

Santa Marta, 11 abril de 2018

Porto Alegre (Brasil), 27 junio 2017

Señores
EL INFORMADOR
Santa Marta – Colombia

Reciban un cordial y afectuoso saludo

Mi nombre Luis José Daza López, soy médico colombiano que reside en Porto Alegre (Brasil). Me dirijo a ustedes para agradecer profundamente la publicación de una nota en su prestigioso diario el pasado 17 de junio del presente año.
Quiero felicitarlos por la gran acogida que tiene el diario en todos los rincones del país y del mundo, muestra de ello son los innumerables mensajes que he recibido por medio del link del periódico, mostrando así, que nuestra región es digna competidora en todos los ámbitos profesionales.
Deseo que sigan creciendo y continúen extendiendo de forma tan profesional las noticias, tornándose como un diario líder a nivel Nacional llegando a todas las partes del mundo. Estaré en Santa Marta en el mes de agosto dictando unas charlas en la universidad, y aprovecharé para dar mis agradecimientos de manera personal.

Muchas gracias y bendiciones

Luis José Daza López
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.