Empleo_SantaMarta

De la tierra a la sierra sagrada

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jose Antonio Cortés

Jose Antonio Cortés

Columna: Palabras más, Palabras menos

e-mail: tandemcomunicacionfutura@gmail.com


Recientemente, tuve el privilegio de vivir una experiencia única y enriquecedora en la Sierra Nevada de Santa Marta, específicamente en el lugar sagrado conocido como Kankawarwa, hogar de la comunidad indígena Arhuaca.  Este viaje no solo fue un encuentro físico con un paisaje imponente, sino también un diálogo intercultural que me permitió explorar en las profundidades de las costumbres, tradiciones y valores ancestrales de este pueblo centenario.

El tiempo compartido con los miembros de la congregación fue revelador.  A través de conversaciones amenas y acercamientos respetuosos, pude apreciar la sabiduría acumulada a lo largo de generaciones, expresada en su conexión con la naturaleza, su respeto por el equilibrio del universo y su arraigado sentido de comunidad.

Sin embargo, detrás de esta belleza y riqueza cultural, se esconden desafíos significativos que enfrenta los habitantes en su diario vivir.  La preservación de su identidad cultural y la lucha por el reconocimiento de sus derechos territoriales son solo algunas de las batallas que libran a diario.  En un planeta cada vez más caótico, mantener vivas sus tradiciones y valores ancestrales se convierte en un desafío constante.

Para fortalecer el empoderamiento y el bienestar de la población indígena que habita en este paradisíaco lugar, es fundamental articular diversos estamentos comprometidos con su desarrollo sostenible.  Es necesario que el gobierno, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad en su conjunto trabajen de la mano de estas comunidades, respetando su autonomía y promoviendo su participación activa en la toma de decisiones que afecten sus vidas.

En este sentido, es alentador ver iniciativas como la Asociación de Productores del Pueblo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta (Asoarhuaco), que lidera proyectos destinados a fortalecer la presencia y visibilidad de los habitadores. Un ejemplo inspirador es el apoyo brindado a las mujeres tejedoras artesanas, cuyo invaluable trabajo representa una manifestación viva de la cultura tradicional.

A través de programas de acompañamiento y capacitación, Asoarhuaco proporciona herramientas y recursos para fortalecer las habilidades de estas mujeres y promover la comercialización de sus productos. Sin embargo, el potencial de crecimiento y empoderamiento de estas sabedoras va más allá de las fronteras de la Sierra Nevada.  Es imperativo que entidades del país, tanto gubernamentales como privadas, se sumen a este esfuerzo, brindando apoyo financiero, técnico y logístico para ampliar el alcance de estos proyectos y garantizar su sustentabilidad a largo plazo.

En el ámbito pedagógico, la etnoeducación juega un papel fundamental en el fortalecimiento de la identidad cultural de los pobladores de la Sierra. Es necesario promover proyectos didácticos que incorporen el conocimiento ancestral de estas comunidades, fomentando el respeto y la valoración de su patrimonio cultural.    Estrategias puntuales como la creación de plataformas digitales interactivas que documenten y difundan las prácticas culturales Ika, el desarrollo de aplicaciones móviles que faciliten el acceso a materiales educativos en su lengua materna y la implementación de programas de intercambio cultural con otras comunidades indígenas y no indígenas son clave para enriquecer la pedagogía étnica y permitir que el mundo entero conozca la increíble labor formativa que se desarrolla en la Sierra Nevada de Santa Marta.

El futuro de la comunidad ancestral que habita en Kankawarwa depende en gran medida de nuestra capacidad para reconocer y valorar su riqueza cultural, así como para trabajar juntos en la construcción de un futuro más inclusivo y equitativo.  De la tierra a la sierra, es hora de tender puentes de colaboración y apoyo que permitan a estos ‘viajeros del cosmos’ prosperar y florecer en armonía con su entorno y su historia milenaria.

Comunicador corporativo.  Apasionado por los viajes, la música electrónica, la cultura glocal, la tecnología y los negocios inteligentes.