Me quiero tomar un año sabático

Tomarse un año sabático puede ser productivo para tomar la decisión acertada en la carrera ideal para los intereses, pero también puede convertirse en una pérdida de tiempo.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Desde hace algunos años se ha hecho más popular el ‘gap year’, conocido en español como año sabático, que consiste en hacer una pausa, en este caso de los procesos académicos, para recargar energías o darse tiempo para determinar la carrera que más se relaciona con nuestros intereses y capacidades personales.

Conversamos con Adilana Polo Barros, docente orientadora de la Institución educativa Hugo J. Bermúdez, para quien la decisión de un chico de tomarse un año sabático, en ocasiones obedece a que no está bien orientado en su perfil profesional, no cuenta con el apoyo de sus padres o no observa alternativas de estudio en términos financieros y quiere dedicarse a trabajar para no continuar siendo una carga para su familia.

“En la institución tenemos varias estrategias para que estos casos no se nos presenten, porque sin duda son una situación complicada, tratamos de brindarles herramientas de orientación profesional como el uso de la plataforma virtual buscando carrera en Colombia Aprende, hacemos con los chicos un mapa de sueños que socializan con sus padres para que estos sepan sus aspiraciones, y les damos algunas alternativas de programas y formas de pago en las universidades” explica Polo Barros.

Agrega la docente orientadora que existe un estigma que en muchas ocasiones hace pensar a los muchachos que no hay alternativas económicas para dar inicio a su vida universitaria y optan por dedicarse a trabajar.
Adilana Polo Barros Docente orientadora  Institución educativa Hugo J. Bermúdez.
Adilana Polo Barros Docente orientadora Institución educativa Hugo J. Bermúdez.

“No les cerramos las puertas a las opciones laborales que puedan tener pero, intentamos al máximo que no abandonen sus sueños y por eso con aquellos chicos que puedan estar desorientados respecto de su vocación les aplicamos test de perfil profesional y les brindamos asesorías personalizadas, pero lo claro es que un chico que definitivamente decide tomarse un año sabático no pierde el interés por el estudio, se trata más bien de que hay personas que necesitan tomarse ciertos momentos en la vida para dar inicio a los procesos en el tiempo preciso, no podemos olvidar que son jóvenes en una etapa de la vida en la que se desarrolla la planificación como adulto y es necesario aterrizarlos” puntualiza la docente.

Ventajas

• Tiempo para pensar: No se trata de perder el tiempo, sino de que sea un año productivo que te ayude a decidir tu verdadera vocación.

• Aprendizaje profesional: trabajar puede darte una idea de la oferta y la demanda del mercado laboral.

• Crecimiento personal: podrías descubrir en ti otros intereses y habilidades que no conocías.


Inconvenientes

• Perdida del tiempo: Si te dedicas a salir con tus amigos y ver televisión lo que estás haciendo es ‘vagar’.

• Es caro: Piensa en alternativas de financiamiento para no fastidiar mucho a tus padres.

• Perderás la costumbre: Estudiar es una actividad que requiere un esfuerzo continuo puedes perder el hábito.

• Tus compañeros te adelantarán: Si tenías la posibilidad de estudiar junto a tus amigos del bachillerato, esto ya no pasará.

• Vas a tener que negociar con tus padres: No es una decisión que excuse el abandono de los estudios.

17 años es la edad promedio de los jóvenes que se gradúan como bachilleres


Publicidad