Testimonio de Andrés Locarno, hincha del Unión que casi muere por viajar en tractomula

Sopla Ciclón
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Esta es la historia de Andrés Locarno, un hincha del Unión Magdalena quien estuvo al borde de la muerte tras ser empujado de una tractomula y apuñalado por hinchas del Junior de Barranquilla. Los médicos le daban pocas esperanzas, pero luchó, salió de la clínica y hoy se esfuerza en un proceso de recuperación para volver a caminar.

 

Andrés David Locarno, exmiembro de la Garra Samaria Norte e hincha fiel del Unión Magdalena acompañaba a su equipo fecha tras fecha, sin embargo, el 25 de agosto del 2018, sufrió un accidente que le cambió la vida por completo. La pasión por los colores del ‘Ciclón’ por poco le cuesta la vida. Decidió viajar como polizón en tractomula hacia Bogotá para acompañar al Unión Magdalena. En el trayecto, hinchas del Junior de Barranquilla lo empujaron del vehículo, y en la carretera, lo apuñalaron.

Locarno quedó agonizando y desangrándose en la carretera, hasta que llegó la Policía y lo pudieron trasladar hacia un centro médico, con pocas probabilidades de sobrevivir.

Andrés David tuvo amor por el Unión desde niño, cuando apenas tenía 10 años de edad. En el 2002 fue al estadio por primera vez. Desde ahí fecha tras fecha sigue al equipo. A los 11 años entró a la tribuna Norte, le llamó la atención la Garra Samaria, se sintió identificado y fue uno de los líderes de la barra durante un largo tiempo.

A continuación, el relato de Locarno:

“El 25 de agosto del 2018 tomé la decisión de viajar en mula cuando ya había abandonado esa práctica. Lo hice motivado de irme a Bogotá con una chica. En el trayecto, cuando íbamos por San Alberto, Cesar, el vehículo se desvió hacia Bucaramanga, allí la tractomula frenó en seco y varios hinchas caímos. Me fracturé el brazo y me golpeé la cabeza, me llevaron a una clínica, me atendieron y pedí que le dieran de alta”.

Decidí subirme a otra tractomula y continuar mi camino hacia la capital del país, con tan mala suerte que cuando iba por Puerto Boyacá se montaron a la mula hinchas del Junior, conocidos como ‘Los Cuervos’, quienes nos atacaron, me empujaron y me hicieron caer, para después acuchillarme. Fui atacado a cuchillo por quienes estaban debajo”.

“Todo se lo dejé a Dios, no guardo rencores, él hará justicia divina y se encargará de todo. A los jóvenes les digo que por favor abandonen esa práctica de viajar en mula, eso solo trae desgracias para las familias. Al final nadie del equipo los va a ver a la clínica”.