Evangelio según San Lucas 12,1-7.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En aquel tiempo, se reunieron miles de personas, hasta el punto de atropellarse unos a otros. Jesús comenzó a decir, dirigiéndose primero a sus discípulos: "Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido.

Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día; y lo que han hablado al oído, en las habitaciones más ocultas, será proclamado desde lo alto de las casas.

A ustedes, mis amigos, les digo: No teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada más.

Yo les indicaré a quién deben temer: teman aquel que, después de matar, tiene el poder de arrojar a la Gehena. Sí, les repito, teman a ese. ¿No se venden acaso cinco pájaros por dos monedas? Sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos.

Ustedes tienen contados todos sus cabellos: no teman, porque valen más que muchos pájaros."

Reflexión: Dios quiere testigos que no se inflen de vanidad e hipocresía, sino que se dejen transformar por la buena levadura del Reino de Dios, para que su fe no se manifieste a través de una vida perfecta y sin errores, sino por medio de una vida autentica que reconoce que tiene fragilidades y lucha por superarlas desde la misericordia de Dios y la firme decisión de vivir en la verdad.


Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad