Empleo_SantaMarta

Evangelio según San Juan 6,52-59.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En aquel tiempo, los judíos discutían entre sí, diciendo: “¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?”.

Jesús les respondió: “Les aseguro que, si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes.

El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.

Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida.

El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.

Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí.

Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente”.

Jesús enseñaba todo esto en la sinagoga de Cafarnaún.

Reflexión: Vale la pena que reflexionemos como es el poder de Dios en la vida de una persona que le responde afirmativamente a su llamado. No hay vocación sin llamado, pero tampoco sin respuesta.


Más Noticias de esta sección

Publicidad