Monseñor José Mario Bacci Trespalacios: un obispo joven pero de espiritualidad profunda

Especiales
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Con ocasión del cumpleaños número 51 de monseñor José Mario Bacci Trespalacios, obispo de la Diócesis de Santa Marta, Mary G. Amín escribió la presente reseña biográfica que a continuación EL INFORMADOR hace pública.

Por Mary G. Amín

De San José dice la biblia era un hombre justo y quizá no sea casualidad que el camino del padre José Mario fuera marcado desde el principio por este patriarca de la iglesia, ya que vio la luz del mundo un 19 de marzo de 1971 día de San José, y vino a ser el tercer hijo del hogar conformado por Eddie Bacci e Inés Trespalacios; sus hermanos, Paulo, Rodolfo y Mónica.

José Mario Bacci junto a Paulo y Rodolfo, sus hermanos.
José Mario Bacci junto a Paulo y Rodolfo, sus hermanos.

Fue bautizado por el padre José Anaya de inmediato, ya que al nacer tuvo complicaciones de salud que obligaron a sus padres a trasladarlo a Barranquilla, ciudad en la que fue atendido por el pediatra Libardo Diago. En esos primeros días, el recién nacido fue sometido a varias transfusiones de sangre para solucionar un problema de incompatibilidad de subgrupos, del que gracias a Dios fue salvado el tercer hijo de la familia Bacci Trespalacios, de origen italiano por su lado paterno.

Eddie Bacci Vecchio e Inés Trespalacios Posada, padres de monseñor José Mario Bacci Trespalacios.
Eddie Bacci Vecchio e Inés Trespalacios Posada, padres de monseñor José Mario Bacci Trespalacios.

Su vida transcurrió en el seno de una familia muy católica practicante, con la que vivió una infancia natural como cualquier niño. Se caracterizó por ser juicioso, sano, un excelente estudiante; con las travesuras propias de la edad.
Le puede interesar: Con humildad y compromiso asume monseñor José Mario Bacci, nuevo obispo de Santa Marta
A sus tres años sufrió el ataque de un perro en su rostro que pone en peligro su visión. Fue atendido por el reconocido oftalmólogo Dr. Cano en Magangué, quien salvó su ojo realizando una cirugía que no dejó secuela alguna en el niño. Su hermano Rodolfo Bacci, cuenta que posteriormente su tía Edith de Carvajal lo llevó junto a su madre Inés Trespalacios a una cita en la ciudad de Barranquilla con un renombrado oftalmólogo que, al examinarlo, dijo que la cirugía que le había realizado el Doctor Cano había sido perfecta. Su hermano agregó que para su familia fue muy importante en aquel entonces contar con un médico de las calidades del Dr. Cano en Magangué.



En peligro

A los nueve años aproximadamente, por tercera vez en su corta vida experimentó el peligro de cerca. En un día de mar con sus primos en las playas cartageneras fue arrastrado por una fuerte ola que lo puso en riesgo de ahogarse. Es allí cuando tuvo por primera vez consciencia de la acción de Dios en su vida, sintiendo su mano directa que lo preservó para un fin que él aun no conocía.

En abril de 1982

Detrás de una túnica verde con dorado se asoma la sonrisa tímida en los ojos de ese mismo jovencito que recibe su primera comunión vestido de apóstol, en una eucaristía sencilla de la mano de monseñor Antonio Rosero Perea.

Vestido de apóstol recibió la primera comunión de las manos de monseñor Antonio Rosero Perea.
Vestido de apóstol recibió la primera comunión de las manos de monseñor Antonio Rosero Perea.

Al recibir por primera vez a Jesús la promesa se hace realidad: en medio de las vivencias de un niño casi adolescente se abre tímidamente un camino que le coquetea y al que él no le hace mucho caso.
Le puede interesar: “Una sociedad que elimina a los suyos no es humana”: Monseñor José Mario Bacci
Así planteado, con los estudios ocupando un lugar primordial en su vida y con las típicas actividades de un joven, confluyeron dos fuertes influencias en su vida, en las que es preciso mencionar a sus abuelas doña Ernestina Vecchio y en especial la materna doña María Luisa Posada, y a su tía Edith Trespalacios, sin las cuales esta vocación no hubiera adquirido los cimientos de la generosidad y del amor por la iglesia desde su tierna infancia.

Monseñor José Mario Bacci acompañado de su madre Inés Trespalacios, su hermana Mónica, su abuela María Luisa Posada de Trespalacios y su tía Edith Trespalacios.
Monseñor José Mario Bacci acompañado de su madre Inés Trespalacios, su hermana Mónica, su abuela María Luisa Posada de Trespalacios y su tía Edith Trespalacios.

Llamado

Es eminente que a través de esta fuerte influencia recibe su llamado en dos formas puntuales, una por su vida familiar y la segunda se presenta en una ordenación diaconal. Era la primera ordenación que sucedía en Magangué después de más de 15 años. Durante esa ordenación monseñor Eloy Tato, con la fuerza de convicción que lo caracterizaba en sus palabras dijo textualmente: “Tú joven que estas participando de esta ordenación, piensa que el Señor también te puede estar llamando a ti a ser sacerdote, te aseguro una vida feliz en la que no te faltará nada, no porque tendrás bienes materiales de sobra, sino porque tendrás el cariño de la gente, ¡un buen sacerdote nunca será olvidado!”. Al final de esa misa como si todo estuviera coordinado por ángeles pasó un seminarista invitando a los jóvenes que desearan participar de un grupo los sábados. En ese momento se dio cuenta que esas palabras de Monseñor Tato habían calado en su interior.

Monseñor José Mario Bacci junto a monseñor Eloy Tato Losada (†), quien descansó en la paz del Señor el 18 de enero de 2022.
Monseñor José Mario Bacci junto a monseñor Eloy Tato Losada (†), quien descansó en la paz del Señor el 18 de enero de 2022.

Monseñor José Mario refiere que empezó a asistir al grupo los sábados al que algunas veces venían seminaristas. En el año 1987 vino el padre Gaviria de la Arquidiócesis de Medellín quien era el director de un centro de vocaciones. En ese entonces, el sacerdote Humberto Arango era el encargado del semillero vocacional de Magangué, y ellos dos dinamizaron este grupo de jóvenes en el cual él siente su llamado, aún con dudas y contando con el hecho de que era un jovencito de 16 años con amigas y hasta alguna enamorada.
Le puede interesar: “Espero unirme con mi mejor disposición para recorrer toda la Diócesis”: nuevo Obispo de Santa Marta
Cursaba quinto de bachillerato, y en aquel entonces cuando manifestó a su familia el deseo de ingresar al seminario, su padre Eddie Bacci, aún no muy convencido, le propone que mejor inicie una carrera universitaria para “probar”. Fue en ese momento decisivo de su vida cuando monseñor José Lecuona le dijo: “Cuando uno quiere sembrar una planta de clima frío o caliente, no la siembre en el clima contrario”. De modo que tu mejor forma de saberlo es ir a despejar las dudas que tienes sobre tu vocación al mismo seminario.

Ceremonia de graduación de bachiller en compañía de monseñor José Lecuona.
Ceremonia de graduación de bachiller en compañía de monseñor José Lecuona.

En 1988 se gradúa como bachiller del Instituto Técnico Cultural Diocesano de Magangué con honores y para entonces es consistente en todos los espacios de su vida la decisión de ingresar al seminario para iniciar sus estudios.

Grado de bachiller del joven José Mario Bacci Trespalacios en 1988 en Magangué (Bolívar).
Grado de bachiller del joven José Mario Bacci Trespalacios en 1988 en Magangué (Bolívar).


Formación sacerdotal

Inició su formación en el Seminario San Carlos Borromeo de Cartagena, pero al comenzar la etapa teológica dio un nuevo paso y decidió ingresar a la Congregación de Jesús y María de los Padres Eudistas donde recibió una fuerte influencia de las enseñanzas de San Juan Eudes en su formación misionera. El 17 de diciembre de 1995 es ordenado presbítero en la Catedral de su natal Magangué luego de finalizar sus estudios de teología en la Pontificia Universidad Javeriana.

Momento de la súplica litánica, muy importante durante una ordenación. Primero como sacerdote en 1995 y ahora como obispo en 2022.
Momento de la súplica litánica, muy importante durante una ordenación. Primero como sacerdote en 1995 y ahora como obispo en 2022.

Mas adelante realizó estudios en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma y en la Ecole Biblique de Jerusalén. Fue necesario durante sus años de trabajo y de estudios en el exterior aprender varios idiomas, y como resultado habla latín, italiano, portugués, francés, inglés además del hebreo por los estudios bíblicos.

Trayectoria

Ha vivido sus 26 años y medio de vida ministerial al servicio de la formación presbiteral en seminarios diocesanos en Ecuador, República Dominicana, Brasil y Honduras. Allí fue formador, encargado de la formación académica, docente en Sagrada Escritura y rector. En todos estos países realizó un bonito trabajo pastoral de la mano de las parroquias locales.



En el año 2016 fue elegido Provincial de los Eudista de Colombia; y en el 2019 ejerció el segundo período en este servicio dentro de su Congregación. El 19 de noviembre de 2021, el Santo Padre Francisco lo nombró obispo de la Diócesis de Santa Marta donde elige tomar posesión el día 25 de enero de 2022.
Le puede interesar: En los últimos 50 años, EL INFORMADOR registró el paso de cuatro obispos en Santa Marta
Cuenta monseñor José Mario que en el mes de noviembre al enterarse de la noticia monseñor Eloy Tato Losada lo llamó desde España muy contento y celebró gratamente su nombramiento.

Le preguntó qué día tomaría posesión. Él le respondió que el 25 de enero era su fecha elegida, por ser el día en que la iglesia conmemora la conversión de San Pablo; a lo cual Monseñor Tato le respondió que un 25 de enero hace más de 50 años él había decidido hacerse misionero y venir a estas tierras colombianas a evangelizar. Esta bella Diosidencia no hizo más que confirmarle que el camino que tomaría al aceptar ser obispo era la voluntad de Dios.

Como sacerdote eudista junto a un grupo de seminaristas.
Como sacerdote eudista junto a un grupo de seminaristas.

Ordenación y posesión como obispo

Tal y como fue planeado, el pasado 25 de enero con una celebración eucarística presidida por monseñor Luis José Rueda Aparicio, el sacerdote hasta entonces Eudista José Mario Bacci, entró a la Catedral de Santa Marta, que es la primera basílica de América Latina, ataviado con las vestiduras tradicionales para su posesión. De su cuello colgaba un cordón verde con dorado y una cruz de plata, casualmente los mismos colores con que recibió su primera comunión vestido de apóstol. Tal vez no sea una coincidencia ya que “el crucicordio se utiliza para colgar la cruz pectoral en disposición cerca del corazón” y queda claro que, desde muy pequeño ya Jesús estaba reclamando ese espacio en su vida.

Ceremonia de Ordenación Episcopal y Posesión Canónica de monseñor José Mario Bacci Trespalacios el 25 de enero de 2022 en la Catedral Basílica de Santa Marta.
Ceremonia de Ordenación Episcopal y Posesión Canónica de monseñor José Mario Bacci Trespalacios el 25 de enero de 2022 en la Catedral Basílica de Santa Marta.

Monseñor Luis José Rueda en una emotiva ceremonia le dio posesión como Obispo de la Diócesis de Santa Marta, con la participación de muchos obispos y sacerdotes de diferentes localidades de Colombia y de otros países. En su prédica le dejó enseñanzas claras y palabras de fe a nuestro obispo magangueleño:

•“La santidad necesita aguante y una paciencia activa, el aguante para poder amar hasta el extremo incluso a quien te hace el mal”.
Le puede interesar: Los obispos de la Diócesis de Santa Marta a lo largo de la historia
La santidad necesita audacia y “parresia” que es serenidad y firmeza; ¡ternura! El rebaño se conduce con ternura. La ternura que nuestro primer obispo nacido y criado en esta calurosa Magangué transmite al contacto con sus fieles.

“Todo sumo sacerdote es elegido de entre los hombres, nombrado para representarlos delante de Dios”. Hebreos 5, 1 - 2

Por monseñor José Mario hemos orado muchos fieles y encomendamos esta nueva misión que estamos seguros seguirá siempre la ruta de la voluntad de Dios y de la mano de María Santísima de quien es hijo fiel; dice Alfredo Amín Prasca quien es uno de sus vecinos de Magangué. Por ello le fue entregado un regalo muy especial; una cruz de filigrana momposina con la Virgen de la Candelaria en el centro.

Cruz pectoral, regalo de parte de allegados.
Cruz pectoral, regalo de parte de allegados.

“La cruz pectoral es una de las insignias del obispo y así como el padre Mario quiso que en su escudo episcopal estuviera la Virgen de la Candelaria, así también quisimos que la tuviera en su cruz pectoral”, dijo el párroco de la Catedral de Magangué Carlos Arias al concluir la visita por primera vez como obispo de monseñor José Mario Bacci Trespalacios a su amada Catedral de Magangué, donde siempre será recibido con especial afecto por ser su parroquia madre, en donde nació y creció la vocación de este joven pastor con olor a oveja.

Agradecimientos a Rodolfo Bacci Trespalacios e Inés Trespalacios por su colaboración.


Publicidad