Asesinan a otro comunero indígena en el Cauca y amenazan a comunidades

Judiciales - Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 (EFE).- Desconocidos asesinaron a tiros a un indígena en el convulso departamento colombiano del Cauca días después de que se advirtiera de amenazas de bandas narcotraficantes contra comunidades de la región y en medio del "paro armado" de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).


El Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) detalló que el comunero Emilio Dauqui fue tiroteado en la noche del sábado en el resguardo de Las Delicias, en el municipio de Buenos Aires.

Ante esta situación, miembros de la guardia indígena "actuaron en protección y fueron recibidos a disparos", tras lo cual el resto de la comunidad salió a respaldar a sus líderes y los cuatro hombres armados que asesinaron a Dauqui huyeron en dos motocicletas.

El pasado 31 de diciembre, la ONU divulgó un informe en el que considera que la presencia de grupos armados ilegales en algunas zonas de Colombia "sigue teniendo consecuencias devastadoras, como reclutamientos forzados de menores, homicidios, desplazamientos, confinamientos y ataques y amenazas contra las autoridades y los líderes étnicos".

Por ese fenómeno también se ven afectadas las comunidades indígenas y afrocolombianas, en particular en los departamentos del Chocó y del Cauca, ambos en la costa del Pacífico.

AMENAZAS DE MUERTE

Los 10 pueblos que hacen parte del CRIC denunciaron el miércoles pasado la publicación de panfletos y de amenazas contra sus autoridades, así como que el "paro armado" del ELN hace una mención especifica al departamento del Cauca.

El "paro armado", en el que la guerrilla suele restringir la circulación de vehículos, especialmente por carreteras y calles de pueblos alejados, irá hasta el lunes 17 de febrero.

El consejo pidió a los grupos armados que dejen de aislar a las comunidades, no recluten más menores, no instalen minas antipersonales, no amedrenten a la población y no se impongan "desde las armas" sobre las autoridades de las comunidades para tratar de conseguir control territorial.

"Debió haberle quedado claro a los grupos armados que el escenario de guerra constituido desde actores que pretenden representar al pueblo y sus intereses (ya sea desde el Estado, ya sea desde la insurgencia) no tiene ninguna justificación y, por el contrario, generan un rechazo total", manifestaron entonces.

Sin embargo, la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) denunció el sábado que sus líderes recibieron un panfleto en el que se les declara como "objetivo militar" y está firmado por presuntos disidentes de las FARC.

PINTADAS Y "PARO ARMADO"

La comunidad Embera Chami aseguró el sábado que en viviendas, escuelas y centros comunitarios del resguardo colonial Cañamomo Lomaprieta, ubicado entre los municipios de Riosucio y Supía, en el céntrico departamento de Caldas, fueron pintados mensajes con amenazas del ELN.

Sus miembros también recibieron un panfleto en el que la guerrilla amenazó con un "plan pistola" a los pobladores de la zona, situación que rechazan y por la cual hacen un llamado al Gobierno Nacional para "que brinde las garantías y la seguridad necesaria".

Con el "paro armado" el ELN busca mostrar su fuerza, especialmente en el Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander (fronterizo con Venezuela), donde libra una guerra a muerte por ese territorio con un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerado por el Gobierno un grupo narcotraficante. EFE



Más Noticias de esta sección

Publicidad