Reactivación económica: la hora de los alcaldes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Camilo Andrés George Díaz

Camilo Andrés George Díaz

Columna: Opinión

e-mail: camilogeorge88@gmail.com



La decisión del Gobierno Nacional de dar fin a cerca de seis meses de aislamiento preventivo obligatorio ha puesto en los ciudadanos la responsabilidad del autocuidado con el fin evitar que la curva de contagios por COVID-19 vuelva a incrementarse, y en los mandatarios locales el compromiso de apoyar de manera contundente la reactivación económica que necesita el país.
Tal y como se ha reseñado, la pandemia hizo mella en el tejido empresarial colombiano y diversos sectores se vieron afectados por la imposibilidad de sostener sus negocios debido a restricciones impuestas, en muchos casos, sin argumentos técnicos que las validaran.

Me refiero en particular a lo sucedido con el sector de licores, vinos y cerveza. Las medidas de prohibición a la venta y consumo adoptadas únicamente a nivel municipal y departamental no solo no contribuyeron a la mitigación del contagio, sino que generaron graves consecuencias con pérdida de empleo, afectación al recaudo de impuestos destinados a la salud en departamentos, impacto negativo en el comercio minorista, incremento en consumo de contrabando o adulterados, entre otros.

En salud y orden público, la implementación de Ley Seca en regiones ha demostrado ser ineficiente y no genera resultados esperados. Los datos de Policía Nacional registraron que Barranquilla, pese a la restricción vigente durante el fin de semana festivo del 13 al 15 de junio, fue la ciudad en la cual más se intervinieron fiestas clandestinas en casas o apartamentos (526).

Debido a la imposibilidad de generar ingresos, se calcula que un 30% de los cerca de 350.000 establecimientos de comercio que componen la cadena de valor de la industria de licores, vinos y cerveza, ha tenido que cerrar. Los más de 120.000 empleos directos e indirectos que genera la industria, están en alto riesgo y preocupan las implicaciones fiscales para el país.

Según la Federación Nacional de Departamentos, entre enero y junio se dejaron de recaudar cerca de 1,3 billones de pesos en impuestos. En particular los impuestos por consumo de licores presentan una disminución del 71 % y los de cervezas de 40 % durante la emergencia sanitaria.

El impacto es mayor en algunos departamentos que hicieron un eso excesivo de las medidas restrictivas como Magdalena, con una Ley Seca casi ininterrumpida, con una sola hora diaria habilitada para la venta de licores, vinos y cervezas, o Córdoba en donde se decretó Ley Seca en 30 municipios, hasta que fuera superada la emergencia sanitaria en Colombia.

En la nueva normalidad que inicia, el Gobierno Nacional ha abierto la posibilidad de que mediante solicitud expresa de mandatarios locales, para el desarrollo de pilotos en restaurantes y bares se permita el consumo de licores, vinos y cerveza. Compete a alcaldes y gobernadores tomar la batuta y contribuir a la recuperación de una industria de alta relevancia para la economía del país y sus regiones. Será responsabilidad de ellos levantar restricciones existentes a partir de septiembre, con el fin de que la tan anhelada reactivación económica sea una realidad.


Publicidad