No son explosivos en la caravana a Bogotá sino armamento de las FARC en 2012

Foto referencia

Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Alejandro Rincón Moreno Bogotá, 19 oct (EFE).- La imagen viral de dos indígenas colombianos don bombas o morteros artesanales no corresponde a participantes en la caravana conocida como "minga" que llegó a Bogotá para plantear sus demandas al presidente Iván Duque, como afirman mensajes difundidos en redes sociales, sino a una incautación de armamento a guerrilleros de las FARC en 2012.

La instantánea circula desde hace días en Facebook con la leyenda irónica "Aquí podemos ver a este humilde líder indígena con una yuca en la mano!!!" a propósito del inicio de la masiva movilización de pobladores de la comunidad nasa, originaria del departamento del Cauca (suroeste de Colombia), que han viajado hasta la capital para plantear a Duque sus reivindicaciones ante la violencia sufrida en sus territorios. "Eso de que 'indígenas' sacan al Ejército a machetazos, en nombre de su indigenismo, eso no tiene presentación.

Aquí tenemos exterroristas y guerrilleros haciendo fiestas con la máscara de “indigenismo”, reza uno de los mensajes compartidos en Facebook, que acumulaba en diez días más de 50.000 visualizaciones. Y concluía: "A 'esos' les debe caer todo el peso de la justicia y la coerción estatal".

"¡Qué variedad de yuca tan rara cultivan los indígenas del Cauca!", proclama también con sorna el autor de un mensaje posterior ilustrado con la misma foto. En Twitter, la foto servía a algún usuario para ironizar sobre lo “pacíficos” que son los participantes en la marcha a Bogotá: "Como podemos observar, vienen con su mensaje de 'amor y paz'”. DATOS: La imagen no tiene nada que ver con la actual movilización indígena reivindicativa conocida como "minga".



Fue tomada hace más de ocho años, cuando la guardia indígena capturó a cuatro supuestos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y les incautó cargas explosivas, fusiles, una pistola y morteros artesanales o "tatucos" como el que aparece en la foto. INCAUTABAN ARMAMENTO A LA GUERRILLA EN 2012 A través de una búsqueda inversa de la imagen, es posible encontrar informaciones de prensa que usaban la misma fotografía el 18 de julio de 2012 para ilustrar aquella noticia, como es el caso de la que publicó en su web Caracol Radio.

Según informó entonces a EFE Feliciano Valencia, consejero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), la guardia indígena retuvo a estos cuatro supuestos guerrilleros de las FARC en una carretera vecina a la localidad de Toribío y les incautó morteros junto a fusiles, una pistola y cargas explosivas.

EFE pudo constatar en el lugar que entre los supuestos guerrilleros capturados por la guardia indígena había un menor de edad y tres adultos. La misma foto también fue utilizada en 2012 por la Corporación Nuevo Arco Iris, una organización no gubernamental por la paz y el desarrollo creada en 1996.

En un artículo titulado "Cauca: ¿Una nueva etapa de la guerra?", la imagen aparece con el pie explicativo  "Indígenas del Cauca en la vía que conduce a Toribio retiran morteros" y su autoría se atribuye a "Tejido de Comunicación de la ACIN".

La fotografía que se ha vuelto a hacer viral ahora ya circuló el año pasado, cuando otra movilización indígena se dirigía a Bogotá para protestar por el incumplimiento gubernamental de acuerdos anteriores, según recuerda el portal de verificación ColombiaCheck, socio de la International Fact-Checking Network (IFCN).

Antes, en 2018, el expresidente colombiano Álvaro Uribe había compartido en un tuit -que posteriormente borró- la misma instantánea con la leyenda: "La persona que lleva la bomba es quien amenaza al soldado. Bandidaje estimulado y armado por Farc".

UNA CARAVANA QUE RECLAMA EL FIN DE LA VIOLENCIA

Los miles de indígenas del suroeste de Colombia participantes en la "minga" ("trabajar juntos por un fin común", en lengua quechua), que inició su recorrido el pasado día 15 en Cali, llegaron este domingo a Bogotá para intentar reunirse con Duque y pedirle acciones concretas ante el recrudecimiento de la violencia en sus territorios.



Para llegar a Bogotá, la caravana de "chivas" (autobuses) y otros vehículos completó un recorrido de unos 460 kilómetros que pasó por Armenia (capital del departamento del Quindío), Ibagué (Tolima), Fusagasugá y Soacha (ambas en Cundinamarca). "Nosotros no vamos detrás de plata, no estamos pidiendo plata, estamos pidiendo que el tema de la paz se haga efectivo en todos los resguardos y municipios del departamento del Cauca", dijo a EFE la semana pasada la autoridad del pueblo nasa Emerson Chilgueso.

Inicialmente, los indígenas esperaban reunirse con el jefe del Estado en Cali, pero el presidente envió una comisión conformada por varios ministros, los jefes de la Policía y el Ejército y otros  funcionarios del alto Gobierno, una solución que no les satisfizo, por lo que siguieron exigiendo un encuentro directo con Duque.

Lo que los indígenas reclaman del Gobierno es el cumplimiento de compromisos pactados que tiene que ver con la defensa de la vida y de sus tierras, al igual que acciones concretas para protegerlos de la violencia de grupos armados ilegales, entre otros asuntos.

Las peticiones de los indígenas del Cauca -una convulsa región azotada por los grupos armados ilegales, el narcotráfico y otras actividades criminales llevan décadas en lista de espera ante las promesas incumplidas o cumplidas a medias de los distintos Gobiernos.

LOS INDÍGENAS NIEGAN VÍNCULOS CON GRUPOS ARMADOS

En un comunicado difundido el viernes pasado, los indígenas que viajaban a Bogotá negaron que la protesta esté infiltrada por grupos armados ilegales.
"La naturaleza de la minga social y comunitaria es pacífica, pues el caminar de la palabra de indígenas, campesinos, afrodescendientes estudiantes, sin techo, sindicalistas y sectores populares es un ejercicio político de construcción de país, con énfasis en la vida, el territorio, la democracia, y la paz para el pueblo colombiano", argumentaron.

La movilización "rechaza cualquier manifestación de violencia y por lo tanto es enfática en rechazar cualquier pretensión de vinculación con actores armados del país", explica el texto.

Los indígenas aseguraron que rechazan "enfáticamente los constantes montajes, actos de señalamiento y estigmatización adelantados por funcionarios públicos, integrantes de la fuerza pública e integrantes del partido (de Gobierno) Centro Democrático sobre presuntas infiltraciones de grupos armados ilegales en la minga".

Aclararon, además, que los encapuchados que afirman ser guerrilleros del Ejercito de Liberación Nacional (ELN) y manifiestan su apoyo a la protesta en un vídeo que circula en las redes sociales  "no representan ni tienen afinidad con la 'minga'". EFE arm/rf



Más Noticias de esta sección

Publicidad