Josef Cerny gana en Asti la etapa de la rebelión del pelotón

El pelotón, casi de paseo, llegó a meta a más de once minutos de Josef Cerny bajo la atenta mirada de los numerosos aficionados que aguantaron su llegada

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La llegada se retazó por más de cuatro horas por la exigencia de los ciclistas, que mostraron dispuestos a no tomar la salida para "no poner en riesgo las defensas de los corredores" ante las condiciones climatológicas.

Redacción deportes (EFE) - El ciclista checo Josef Cerny (CCC Team) logró la victoria en la decimonovena etapa del Giro de Italia, al llegar a la meta en Asti en solitario tras saltar del grupo de cinco fugados a falta de 13 kilómetros, en una jornada que será recordada por la rebelión del pelotón.

La etapa dio comienzo cuatro horas y media después de lo previsto y con un recorrido recortado a la mitad por la exigencia del pelotón ciclista, que se plantó en Morbegno dispuesto a no tomar la salida para "no poner en riesgo las defensas de los corredores" ante las condiciones climatológicas, según dijo después en un comunicado la Asociación Internacional de Ciclistas Profesionales, CPA.

Los 251 kilómetros inicialmente previstos se quedaron en 124. La salida fue en Abbiategrasso, localidad donde nació en 1950 el reputado diseñador de moda Franco Moschino, fallecido en 1994.

El ritmo de inicio fue muy rápido y desde el principio el belga Víctor Campenaerts, el suizo Simon Pellaud y el checo Josef Cerny protagonizaron una fuga que, por detrás el Bora, el equipo alemán del eslovaco Peter Sagan, fue controlando.

Con el paso de los kilómetros, el grupo fugado se amplió hasta las catorce unidades, pero siempre con el acecho de Bora, que mantuvo la diferencia a tres minutos hasta que Sagan, al ver la poca colaboración del resto de pelotón, echó el freno para no gastar fuerzas en balde.

Fue entonces cuando el grupo fugado, en el que se coló el español Albert Torres (Movistar), puso un ritmo muy alto que llegó a meter más de diez minutos de diferencia al pelotón.

Los ataques dentro de la fuga también se sucedieron hasta el punto que seis corredores (los belgas Víctor Campenaerts, Sander Armée e Iljo Keisse, el checo Josef Cerny el australiano Simon Clarke y el italiano Jacopo Mosca) cambiaron la marcha y se marcharon en solitario en una escapada que fructificó.

El más fuerte, y también el más ambicioso, demostró ser Cerny, que a falta de 13 kilómetros para meta se escapó en solitario, apretó los dientes y con el acecho de sus perseguidores a un ritmo constante manteniendo la ventaja a veinte segundos levantó los brazos de campeón sobre el asfalto de Asti.




Más Noticias de esta sección

Publicidad