El rey Guillermo Alejandro de Países Bajos deja de usar un polémico carruaje

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Este regalo del pueblo de Ámsterdam a la reina Guillermina es criticado por muchos holandeses. El rey dijo que no se utilizará hasta que Holanda esté lista para ello.

El rey Guillermo Alejandro de Países Bajos anunció que la Casa Real no utilizará en las ocasiones oficiales el Carruaje Dorado, la polémica carroza decorada con una mujer blanca y esclavos depositando regalos a sus pies, e instó a “aceptar” el pasado colonial de forma conjunta porque “no se puede reescribir”.

El carruaje, un regalo de los vecinos de Ámsterdam a la reina Guillermina de Países Bajos en 1898, tiene un panel que muestra a una mujer blanca sentada en un trono rodeada de personas negras que se inclinan ante ella, lo que ha envuelto en polémica su uso por las calles al considerar que glorifica la esclavitud, un pasado oscuro y sensible para los neerlandeses.

La carroza, denominada "Gouden Koets" en neerlandés, se expone desde el pasado junio y hasta finales de febrero en el Museo de Ámsterdam, y los reyes no habían aclarado sus planes para el carruaje una vez acabe la exposición, pero ahora anuncian que no la usarán temporalmente por el debate sobre el panel llamado “Tributo desde las colonias”.

“Nuestra historia tiene mucho de lo que estar orgullosos. A la vez, ofrece material de aprendizaje para reconocer errores y evitarlos en el futuro. No podemos reescribir el pasado, pero podemos tratar de aceptarlo juntos. Eso también se aplica al pasado colonial. No tiene sentido condenar y descalificar lo ocurrido a través de la lente de nuestro tiempo”, señaló.

El monarca defendió, en un mensaje grabado en video, que “la simple prohibición de objetos y símbolos históricos tampoco es una solución” y defendió como “necesario un esfuerzo concertado que sea más profundo y dure más” para aceptar el pasado.

“Un esfuerzo que nos una, en lugar de dividirnos”, subrayó. La carroza sólo se podrá volver a usar, dijo, "cuando Países Bajos esté lista para ello y ese no es el caso ahora mismo".

La última vez que se utilizó fue en 2015, durante Prinsjesdag, día en el que el Gobierno presenta los presupuestos anuales y se inicia el año político, y después fue sometida a una restauración que ha costado cinco años de trabajo y 1,2 millones de euros, a cargo de la Casa Real. Esa restauración incluyó también el debate sobre qué hacer con su polémico lateral.

El propio Parlamento neerlandés estaba dividido sobre el futuro de Gouden Koets. Los partidos de izquierdas y el progresista D66 creen que esta pieza debe estar en un museo; la ultraderecha insiste en que el rey debería volver a pasear en su carruaje; y los liberales de derechas, como los de Mark Rutte, no lo tienen claro.

Pero esto también es parte del debate en marcha sobre el pasado colonial del país. En 2019, el Museo de Ámsterdam dejó de usar el término “Edad de Oro” para referirse al periodo artístico del siglo XVII al considerar que no refleja muchos aspectos negativos que ocurrieron durante ese periodo, como la pobreza, la guerra, el trabajo forzoso y la trata de personas. EFE



Más Noticias de esta sección

Publicidad