La empresa de diseño tecnológico i4life ha desarrollado y puesto en el mercado un bastón inteligente

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size

(EFE).-La empresa de diseño tecnológico i4life ha desarrollado y puesto en el mercado un bastón inteligente que registra la posición geolocalizada de los pacientes con enfermedades neurodegenerativas, establece una conexión inmediata con sus cuidadores y ayuda a superar los episodios de bloqueo.

El instrumento, patentado bajo la marca Pauto, ha sido desarrollado por un equipo de esta compañía asturiana especializada en el desarrollo de productos tecnológicos para la salud con el propósito de dar una solución a los episodios habituales de congelación de la marcha de los enfermos de párkinson.

Este fenómeno se produce sin causa aparente, porque el cerebro del paciente no registra momentáneamente los procesos de memoria involuntaria, y se queda bloqueado al no activar aquellas conductas que ha asumido de forma automática, como el caminar.

En estos casos, el usuario, que es consciente del momento en el que va a bloquearse porque mantiene intacta su memoria voluntaria, acciona un interruptor en la empuñadura del bastón que proyecta una línea verde y un punto rojo mediante sistemas láser sobre el suelo.

Al observar la línea y el punto y sentir una vibración en la empuñadura, el paciente se desbloquea, recupera los procesos de memoria involuntaria, y vuelve a caminar.

Con unos 150.000 afectados en España, el párkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa después del alzhéimer y afecta principalmente a las personas mayores de 65 años.

Los investigadores Marian García, Diego Aparicio, Julia Dorado, Javier Martín y Jorge Marrón han desarrollado este proyecto, en el que se invirtió en torno a medio millón de euros, que ya ha ganado varios premios, entre ellos el Emprendedor XXI de Asturias.

Aunque el proyecto se orientó desde el principio a resolver los bloqueos producidos por el párkinson, también puede utilizarse para el control de afectados por otras patologías neurológicas.

Dotado con un sistema de geolocalización y una interfaz conectada a una aplicación de telefonía móvil, permite a los médicos y cuidadores conocer exactamente dónde está su paciente en todo momento.

El bastón puede programarse para dar una alerta si se sale de una ruta o de un perímetro determinado, o si se queda estático porque se sufre una caída o un desmayo, según ha explicado a Efe Marian García.

La investigadora ha explicado que muchos enfermos de alzhéimer son reacios a utilizar otros sistemas como pulseras o collares localizadores, pero en su mayoría utilizan bastones por la edad avanzada.

Además, el sistema permite acumular y transmitir información sobre la actividad que puede resultar útil a los médicos para optimizar los tratamientos.

El bastón inteligente ya ha sido puesto a la venta recientemente en internet y la empresa espera comenzar la distribución en farmacias y ortopedias el próximo mes de abril.

Más Noticias de esta sección

Publicidad