¿Por qué no remitió la pandemia?

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Hospitales al borde del colapso, una tasa de positividad por encima del 10 % y una incidencia de más de 300 casos diarios por millón de habitantes. La estampa parece la de un país en pleno pico pandémico y sin vacunas, pero corresponde a Chile, la segunda nación con más población inoculada del mundo.

Pese a que el 52,7 % de la población habilitada para vacunarse, 15,2 de los 19 millones de habitantes del país, ya ha recibido las dos dosis y solo Israel está por delante en velocidad de inoculación, Chile no consigue ver la luz al final del túnel.

La baja efectividad para cortar la circulación del virus de la vacuna Coronavac -elaborada por el laboratorio chino Sinovac y la que mayoritariamente se aplica en Chile- se antoja como una de las principales causas; pero,  se apunta también a la fatiga pandémica, las persistentes fallas en la trazabilidad de los contagios y el desacertado plan de desconfinamiento ideado por las autoridades.

La vacunación ha sido exitosa, pero para bajar la transmisión del virus con la vacuna de Sinovac se necesita llegar al 80 % de la población general, no de la población objetivo, que excluye a menores y si en todos los grupos etarios permanece un 20 % de la población sin vacunar, la crisis hospitalaria puede durar meses.

El Gobierno de Sebastián Piñera se puso como objetivo vacunar antes del 1 de julio a toda la población objetivo y, a pocos días de la meta, el porcentaje de las personas que han recibido al menos una dosis se sitúa en el 70,2 %; esto significa, que aún hay cerca de 5 millones de personas que no han recibido ninguna dosis y que son susceptibles de enfermar, contagiar y desarrollar una enfermedad severa.

Coronavac, a diferencia de otras vacunas como Pfizer-BioNTech usada en Israel y que evita el 95 % de las infecciones, no es tan eficiente en prevenir nuevos contagios, pero sí en evitar casos graves, señalan los expertos. Según un estudio difundido por el Gobierno chileno sobre la efectividad de Coronavac en la población real, esta evita el 65,3 % de los casos de la Covid-19 sintomáticos, previene en un 86 % las posibilidades de morir por la enfermedad y en un 90,3 % los ingresos en unidades de cuidados intensivos 14 días después de haber sido aplicada la segunda inyección.

Ahora, el coronavirus puede ser controlado si el 75 % de la población está vacunada: en la ciudad de Serrana, donde tuvo lugar la investigación, las muertes cayeron un 95 %, las hospitalizaciones un 86 % y los casos sintomáticos un 80 % y se va  a necesitar vacunar tres veces para tener inmunidad colectiva. En este orden de ideas la Organización Mundial de la Salud, Oms, acaba de aprobar el uso de emergencia de Coronavac, que requiere dos dosis y es una vacuna de virus muerto; se trata del segundo medicamento chino que obtiene la luz verde del organismo, tras el desarrollado por Sinopharm.

Chile vivió desde hace días un repunte de contagios, tras una segunda ola que comenzó en marzo y que llevó a las autoridades a decretar cuarentena para más del 90 % de la población.

 En mayo se registraron 8.680 nuevos contagios, la segunda cifra más alta de toda la pandemia, que deja casi 1,4 millones de infectados y más de 29.300 muertos y Chile nunca logró estabilizar la pandemia ni disminuir los contagios hasta niveles controlables, como consiguieron Israel y Estados Unidos.

Aunque 17,1 de los 22 millones de vacunas que ha recibido Chile son de Coronavac, también han llegado 3,6 millones de Pfizer -cuyo uso en adolescentes de entre 12 y 16 años fue autorizado el lunes en el país-, 693.000 de Astrazeneca y 300.000 de Cansino.

“En ningún país del mundo la vacuna ha sido la única solución, fiar todo a la vacunación es un error de salud pública”, aseguró Acuña.

Los expertos insisten en la necesidad de seguir extremando las medidas de autocuidado y repensar el “plan paso a paso” para la vuelta a la normalidad y las larguísimas cuarentenas.

“Los confinamientos no deberían durar más de 21 días ni la movilidad superar el 30 %, lo que implica que hay que disminuir las actividades consideradas esenciales”, aseveró Bernucci.

La comunidad científica también ha sido muy crítica con el pase de movilidad lanzado recientemente y que otorga más libertades a los vacunados, y denunció en una carta conjunta que, con semejante circulación vírica, “no es el momento”. EFE



Más Noticias de esta sección

Publicidad