BANNER_EMPLEO

Fray Andrés Acosta Contreras, el joven emprendedor que conquista paladares desde los 15 años

En las instantáneas capturadas tras los fogones del barrio 20 de julio en Santa Marta, emerge la leyenda de Fray Andrés Acosta Contreras, el joven emprendedor que desafió las vicisitudes de la pandemia para dar vida a "El Gran Perro".

Emprendimientos
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La travesía de este joven emprendedor, narrada ante las cámaras de El Informador, revela cómo, tras superar desafíos iniciales, logró convertir un modesto puesto de perros calientes en una experiencia culinaria única, sirviendo su deliciosa creación de viernes a domingo de 5 pm a 1 am, mientras continúa sus estudios durante la semana.


Desde las calles del pintoresco barrio 20 de julio en Santa Marta, emerge la historia de Fray Andrés Acosta Contreras, un estudiante con un espíritu emprendedor que decidió forjar su propio destino desde temprana edad. A los 15 años, este joven samario se aventuró en el mundo de los negocios y dio vida a "El Gran Perro", un emprendimiento gastronómico que ha conquistado paladares y se ha convertido en un referente local.


En “El Gran Perro” podrás encontrar salchipapas ideales para compartir y experimentar cada sabor, ideal para tu paladar, en las salchipapas te puedes encontrar papitas fritas, papitas fosforito, salchicha ranchera, butifarra, chorizo parrillero, salchichón de pollo,  maíz desgranado, lechuga, queso costeño, pechuga de pollo y salsas adicionales, todo en un solo plato.
En “El Gran Perro” podrás encontrar salchipapas ideales para compartir y experimentar cada sabor, ideal para tu paladar, en las salchipapas te puedes encontrar papitas fritas, papitas fosforito, salchicha ranchera, butifarra, chorizo parrillero, salchichón de pollo, maíz desgranado, lechuga, queso costeño, pechuga de pollo y salsas adicionales, todo en un solo plato.



La travesía de Fray Andrés comenzó en la casa de su abuela, ubicada en el barrio Divino Niño. En plena pandemia, observó una oportunidad única mientras la gente salía y disfrutaba. Fue entonces cuando decidió dar el salto y trasladarse al barrio Carrera 16 b con Calle 13, estableciendo su propio negocio.


"El Gran Perro" nació con la premisa de ofrecer una experiencia gastronómica única a precios accesibles. Inicialmente, Fray vendía sus deliciosos perros calientes a tan solo $2 mil pesos. Con el tiempo, el emprendimiento evolucionó, y hoy en día, el Gran Perro se ha consolidado con un precio de $20 mil pesos. Este manjar consta de dos panes, pollo, chorizo, butifarra, tocineta y la distintiva salsa de la casa, convirtiéndolo en un placer culinario inigualable.

Fray Andrés compartió su historia con las cámaras de El Informador, recordando el momento en que su primer intento de emprendimiento no tuvo el éxito esperado, llevándolo a cerrar su negocio donde empezó: en la casa de su abuela. Sin embargo, este revés no desalentó al joven emprendedor, quien decidió comenzar de nuevo y dar vida a "El Gran Perro".


Actualmente, Fray Andrés se dedica a atender su espectacular negocio desde las 5 pm hasta la 1 am de la madrugada, exclusivamente los fines de semana (viernes a domingo). Esta limitación de horario se debe a sus compromisos estudiantiles durante la semana, demostrando que el equilibrio entre el emprendimiento y la educación es posible.



Con determinación y pasión por la gastronomía, Fray Andrés Acosta Contreras es un ejemplo inspirador de cómo la juventud puede convertir sueños en realidad, dejando un sabor único en la escena emprendedora de Santa Marta.


Desde las coloridas calles del barrio 20 de julio en Santa Marta, surge la inspiradora historia de Fray Andrés Acosta Contreras, un estudiante samario que, con tan solo 15 años, desafió las adversidades de la pandemia para dar vida a "El Gran Perro", un emprendimiento gastronómico que ha conquistado corazones locales.



Publicidad