Estos son los 7 dones que el Espíritu Santo da a cada cristiano

La Sagrada Escritura narra que, tras la venida del Espíritu Santo, los Apóstoles recibieron dones especiales que les dieron el aliento y las fuerzas para desplegar su misión evangelizadora por todo el mundo.

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger
Hoy domingo 28 de mayo se festeja la Solemnidad de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, el poderoso Espíritu Santo.

Esta fiesta litúrgica se celebra cincuenta días después de la Resurrección de Jesucristo y pone fin al tiempo de Pascua. La Sagrada Escritura narra que, tras la venida del Espíritu Santo, los Apóstoles recibieron dones especiales que les dieron el aliento y las fuerzas para desplegar su misión evangelizadora por todo el mundo.

A continuación, compartimos cuáles son los siete dones del Espíritu Santo y cómo nos ayudan en nuestro camino hacia la santidad:

1. Don de entendimiento

Este don perfecciona la virtud teologal de la fe y abre el conocimiento de las Escrituras Sagradas.

“Nos permite vivir la sinfonía de la fe, contemplando el conjunto de la Revelación como una gran armonía”.

2. Don de sabiduría

“Es el ‘don de los dones’”, así como lo propio del don del entendimiento es la intuición de las verdades de fe, lo propio del don de sabiduría es saborearlas internamente.

Le puede interesar: Hoy gran vigilia de Pentecostés

3. Don de ciencia

Al igual que el don de entendimiento, perfecciona también la virtud teologal de la fe. Nos permite conocer las cosas creadas, el corazón del hombre y la historia humana con una intuición penetrante. No se trata meramente de un don de profecía, sino del don de apreciar las huellas de Dios en todo.

4. Don de consejo

Este don perfecciona la virtud de la prudencia y el discernimiento humano y ayuda a pensar según la lógica divina. Permite conocer con prontitud la voluntad de Dios, así como los caminos adecuados para abrazarla.

5. Don de fortaleza

Robustece la voluntad más allá de sus capacidades naturales para poder practicar las virtudes en grado heroico, superando todo tipo de obstáculos. Perfecciona la virtud cardinal de la fortaleza, al mismo tiempo que perfecciona la virtud teologal de la esperanza. 

Quizás le interese: 55.000 católicos croatas llenan estadio para concierto y vigilia de Pentecostés

6. Don de piedad

Perfecciona la virtud de la justicia y de la religión” e infunde “un profundo afecto filial a Dios, con un sentimiento de fraternidad con todos los hombres. El don de piedad es el que introduce el ejercicio de la oración en la experiencia mística.

7. Don de temor de Dios

Por último, el Don de temor a Dios, perfecciona la virtud de la humildad y concede un profundo sentido reverencial hacia la majestad de Dios. Nos alcanza la conciencia de nuestra pequeñez y de la necesidad de la gracia; así como una concluyente determinación de evitar el pecado.




Más Noticias de esta sección

Publicidad