El efecto Falcao

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com

¿Estará o no Falcao en el campeonato mundial de Brasil 2014? Especulaciones vienen y van, basadas en el deseo, la adivinación y la objetividad. La ruptura del ligamento cruzado anterior (LCA) de su rodilla izquierda a menos de cinco meses de la apertura del mundial deja abierta la puerta a una discusión que se irá zanjando en la medida de la evolución del jugador a su lesión, su cirugía y su rehabilitación.

El delantero colombiano fue operado por uno de los mejores cirujanos de rodilla, José Carlos Noronha. Son varios los futbolistas de élite que han sido tratados y recuperados por Noronha: Pepe; Robben, Khedira, Cristiano Ronaldo, Drogba, Essien y Lucho González, entre otros; por algo será.

Le asistirán en la rehabilitación sus asistentes, el entrenador personal de Falcao, el equipo técnico de la Selección Colombia y el del Mónaco: el empresario del ariete y el equipo francés han puesto todo a disposición para el regreso exitoso del colombiano a las canchas del mundo.

El LCA es una sólida y compleja estructura se encuentra dentro de la rodilla, entre el fémur y la tibia, formado una equis con el cruzado posterior, con el cual trabaja en armonía; ellos en conjunto con las demás estructuras de la rodilla, le confieren estabilidad, evitando que en condiciones normales gire hacia los lados o de atrás hacia adelante, permitiendo así una movilidad normal.

Estos ligamentos informan permanente, veloz y automáticamente al cerebro de todo lo que sucede en la rodilla, influyendo en la respuesta de regreso: correcta posición, equilibrio y precisión de las fuerzas musculares que la mueven.

Por su alta resistencia soporta fuertes cargas; con tensiones extremas y súbitas puede romperse parcial o totalmente. En los deportistas es menester corregir su ruptura para evitar la inestabilidad y posteriores lesiones asociadas como la ruptura de los meniscos y cambios degenerativos.

Cuando se rompe el LCA, lo ideal es reconstruirlo recuperando su anatomía, longitud y resistencia para que la rodilla regrese a su normalidad. Muchos deportistas de alto rendimiento han sufrido esta lesión y tras una exitosa intervención y rehabilitación han regresado a sus mejores condiciones deportivas sin detrimento alguno. El mejor método disponible para reconstruir un LCA roto es la cirugía artroscópica.

En el caso de Falcao, juega en contra el estrecho margen de tiempo para lograr su plena recuperación biológica, física, deportiva y sicológica. La evolución natural del injerto colocado en su rodilla depende, obviamente, de la respuesta orgánica. El proceso rehabilitatorio será fundamental en recobrar la movilidad, la fuerza y la respuesta de la rodilla. Me consta la extraordinaria capacidad de recuperación de Falcao con ocasión de la ruptura del ligamento fibular (tobillo) estando convocado para la Sub 17; en menos tiempo del esperado estaba en plenas condiciones y marcando goles en Argentina.

Tiene una fortaleza mental y una disciplina fuera de serie, aspectos fundamentales para la recuperación. A su disposición está también toda la tecnología médica actual y todo el apoyo posible, lo cual según el Doctor Noronha le da grandes posibilidades al "Tigre" de disputar el próximo mundial.

Sin desconocer la enorme calidad de los demás delanteros colombianos, la presencia del samario en la selección es un plus indudable en lo individual y, principalmente, en lo colectivo. El efecto Falcao ejerce enorme influencia en la motivación, estrategia, táctica y de resultados en nuestra tricolor: es como "entrar al campo con un gol a favor".

Y se ejerce al contrario en los rivales: de Perogrullo es, no es lo mismo enfrenta a Colombia con el "Tigre" que sin él: los antagonistas deben cuidarse más en defensa y dedicar esfuerzos adicionales a neutralizarlo, permitiendo que nuestra selección disponga de otras variantes tácticas.

Toda Colombia anhela ver a Falcao en la titular de la selección absoluta. Pero, cuidado: no hay que presionar al jugador ni a los profesionales que le atienden ni al cuerpo técnico de la selección. La recuperación estará monitoreada por el médico y su "dreamteam".

El jugador debe superar una serie de obstáculos: la cicatrización de su LCA, la movilidad de su rodilla, la fuerza muscular, la potencia, la reacción, los reflejos, etc.; la recuperación sicológica es clave. Después, en lo deportivo, los movimientos tácticos, el "timing", la capacidad goleadora, etc. Al final, después de superar esas metas y con todas las cartas jugadas, será Falcao quien decida su participación en la cita orbital. Ya ha pasado por éstas y siempre ha salido airoso.

El deseo nos impulsa a soñar con su presencia en el mundial, pero nadie es más conocedor de su estado ni más responsable consigo mismo que el propio jugador. Con seguridad, la prudencia será su mejor consejera. Y, claro, la reconocida responsabilidad de Noronha y Pékerman son claves en la decisión final. Por ahora, ánimo Tigre, Colombia está contigo.

Publicidad