Empleo_SantaMarta

¿Reformas más reformas?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La historia tributaria nacional de Colombia de los últimos 50 años y, sin contar los cambios provenientes de decretos y otras figuras normativas, ha tenido durante este tiempo 28 grandes reformas de corte tributario y fiscal; llega un nuevo gobierno y con mayorías en el congreso con unas líneas nuevas a través de un gran acuerdo de unidad nacional. Cabe recordar a los ciudadanos que la búsqueda de mayores recursos fiscales no es un tema nuevo en la historia económica de Colombia. La instrucción del nuevo mandatario que dirige los hilos del país es tramitar una nueva iniciativa, el proyecto de ley de inversión social, y aunque en medio de su discusión son varias las voces desde diferentes sectores y partidos que enfatizan en la necesidad de cambios estructurales.

Haciendo un recuento rápido es preciso recordar que la Ley 54 de 1977 y la Ley 20 de 1978 modificaron elementos que traía la reforma del 74, con reducciones en las tarifas de renta, amnistías y otros descuentos, algo que según señala Alfredo Lewin, autor de “Historia de las reformas tributarias en Colombia” en el citado libro, generó que en la década de los 80 se diera “una reducción significativa de los ingresos tributarios, que pasaron a presentar del 9% del PIB en 1980 a 6,8% en 1984.

Por esos años también se dio la Ley 20 de 1978, y durante el gobierno de Belisario Betancourt se expidieron las leyes 4 y 9 de 1983. Más adelante llegó la Ley 75 de 1986 y las leyes 49 y 50 de 1990, antes de la Constitución de 1991. Con la nueva Carta Magna y los cambios que trajo, el expresidente César Gaviria sacó adelante la Ley 6 de 1992, en la que buscó aumentar los recaudos, simplificar la estructura tributaria y se definió un aumento gradual del IVA de 12% a 14%.

En el gobierno de Ernesto Samper fueron tres las reformas tributarias, la Ley 174 de 1994, la Ley 223 de 1995, en la que se aumentó la tarifa de renta del 30% al 35%, y se elevó el IVA al 16%, y la Ley 383 de 1997, mientras que Andrés Pastrana tuvo a su cargo dos reformas la Ley 488 de 1998, con la que se extendió la base de bienes sujetos de IVA y se creó el gravamen a los movimientos financieros y la Ley 633 de 2000.

La ola de tributarias ha seguido con el nuevo milenio, con una reforma en promedio cada dos años. En los dos periodos presidenciales de Álvaro Uribe se dieron reformas como la Ley 788 de 2002, con la que se amplió la base del IVA y se aplicó una tarifa de 20% en la telefonía móvil. Luego llegó la Ley 863 de 2003, y el gravamen a los movimientos financieros pasó del 3x1.000 al 4x1.000 y se creó el impuesto al patrimonio. También se dieron cambios de corte tributario como la Ley 1004 de 2005, con modificaciones en las zonas francas, la Ley 1111 de 2006 y la Ley 1370 de 2009.

Para Juan Manuel Santos las múltiples reformas también marcaron su agenda, como fueron la Ley 1430 de 2010, que eliminó la deducción de renta por inversión, la Ley 1607 de 2012, con la que se gravaron algunos servicios con una tarifa de 5%, la Ley 1739 de 2014, famosa por la sobretasa al Cree y la creación del impuesto a la riqueza, y Ley 1819 de 2016, con la que subió el IVA del 16% al 19%.

Sin embargo, en la reforma propuesta por Iván Duque Márquez la cual tenía una meta de recaudo de $23,4 billones fue retirada tras el descontento social que generó la propuesta de ampliar la base de personas naturales en el impuesto de renta y otros gravámenes que afectaban a la clase media. Posteriormente, después de retirar la propuesta de reforma se presentó nuevamente una reforma, la ley de inversión social, la cual se le dio tramite y fue aprobada finalmente en primer debate; además se introdujo un paquete social, con medidas como la devolución del IVA para los pobres.

En este orden de ideas y con este nuevo gobierno de Gustavo Petro se pueda llegar a un consenso general donde la prioridad sean los más vulnerables y/o lo más pobres de Colombia, el país espera un cambio ansioso y que muchos puedan tener la oportunidad de salir adelante en un país con demasiadas brechas sociales; amanecerá y veremos como termina estas nuevas reformas para el bien de todos.