Vida sana y bienestar para todas las edades

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Retomando las líneas de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), nos concentramos hoy en el tercer objetivo “Salud y Bienestar”, garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades; a pesar de los importantes avances que se han hecho en los últimos años en la mejora de la salud y el bienestar de las personas, todavía persisten desigualdades en el acceso a la asistencia sanitaria o de salud. Es importante que los gobiernos locales – territoriales y a nivel de nación se garantice una vida sana y se promueva el bienestar en todas las edades, ya que esto conlleva a la construcción de sociedades y economías prósperas.

Todos podemos empezar por promover y proteger nuestra propia salud y la de nuestro entorno, tomando decisiones bien informadas, practicando buenas prácticas en salud, para poder garantizar una vida sana para todos exige un compromiso firme, pero los beneficios compensan los costos. Las personas sanas son la base de las economías saludables. A nivel mundial se ha recorrido un largo camino, pero todavía tenemos un camino más largo por delante; un auténtico progreso es lograr la cobertura sanitaria universal; hacer que los medicamentos y las vacunas esenciales sean asequibles; garantizar que las mujeres tengan pleno acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva; y colocar fin a la mortalidad prevenible de niños.

Actualmente, el mundo se enfrenta a una crisis sanitaria mundial sin precedentes, la cual está propagando el sufrimiento humano, desestabilizando la economía mundial y cambiando drásticamente las vidas de miles de millones de personas en todo el mundo. Antes de la pandemia, se consiguieron grandes avances en la mejora de la salud de millones de personas. En concreto, estos grandes avances se alcanzaron al aumentar la esperanza de vida y reducir algunas de las causas de muerte comunes asociadas con la mortalidad infantil y materna. Sin embargo, se necesitan más esfuerzos para erradicar por completo una gran variedad de enfermedades y abordar un gran número de problemas de salud, tanto constantes como emergentes. A través de una financiación más eficiente de los sistemas de salud, un mayor acceso que contribuya a la compensación salarial de los médicos y el personal de la salud; se podrá conseguir avances significativos a la hora de ayudar a salvar las vidas de millones de personas.

Las emergencias sanitarias, como la derivada por la Covid-19, suponen un riesgo mundial y han demostrado que la preparación es vital. La pandemia constituye un punto de inflexión en lo referente a la preparación para las emergencias sanitarias y la inversión en servicios públicos vitales del siglo XXI. La pandemia es mucho más que una crisis sanitaria. Requiere de una repuesta de los gobiernos y la sociedad en su conjunto equivalente a la determinación y el sacrificio de los trabajadores sanitarios en primera línea. Es importante resaltar que el acceso a la salud y el bienestar es un derecho humano, y esta es la razón por la que la agenda para el Desarrollo Sostenible ofrece una nueva oportunidad de garantizar que todas las personas, no solo las de mayor poder adquisitivo, puedan acceder a los altos niveles de salud y asistencia sanitaria.

Además, si queremos conseguir el cumplimiento de este objetivo de Desarrollo Sostenible “Salud y Bienestar” para el año 2030, debemos abordar el problema de la base: la pobreza y la falta de formación son caldo de cultivo para la propagación de enfermedades y hábitos insalubres. De hecho, los niños que nacen en familias pobres tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años que aquellos que vienen al mundo en entornos con más recursos. Incluso en familias empobrecidas, la formación puede marcar la diferencia, los niños cuyas madres han recibido alguna educación tienen más probabilidades de sobrevivir que los nacidos de mujeres sin formación.

Pero la lucha no acaba ahí; como hemos enunciado muchos niños mueren antes de cumplir los cinco años por causas que pueden evitarse, ¿Como? Por ejemplo, garantizando el acceso a vacunas y a algo tan básico como el agua limpia, lo que puede favorecer un cambio importante en las condiciones de higiene y salubridad, y un gran avance para que el ODS número tres llegue a cumplirse.



Publicidad