Carta abierta al alcalde de ciénaga

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com



Distinguido señor alcalde Luis Alberto Tete Samper:

La semana pasada fue publicada en este diario mi columna “La casa del diablo en Ciénaga”, escrito que, por el interés del tema, creería que usted leyó.

Coincidentemente, mientras escribía la columna, supe de oídas que su despacho tiene la formidable intención de recuperar la fachada de la Mansión Manuelita, conocida en la ciudad como la Casa del Diablo. Además de devolverle el esplendor al frontispicio, tiene usted la magnífica ocasión de rescatar totalmente esa hermosa edificación y ponerla al servicio de la cultura. La ciudad tiene una rica historia y muchos personajes han engalanado las tradiciones artísticas y culturales, quienes merecen reconocimiento y apoyo. 

Ciénaga tiene un especial significado para mí. Siempre he tenido cercanía con la ciudad; allá hice la medicatura rural recorriendo todas las zonas dependientes del Hospital San Cristóbal de aquellos tiempos. Mi esposa es cienaguera; además de familiares, allá tengo entrañables amistades. Por esto, me permito hacerle la petición de convertir la Mansión Manuelita en el centro cultural de Ciénaga. Esta idea conjuga su valioso interés de recuperar la fachada con los anhelos de una ciudadanía que busca espacios culturales propios.

El generoso tamaño de la edificación ofrece la posibilidad de implementar diversas secciones en las que se pueda rendir homenaje a personajes destacados de la ciudad, como músicos, poetas, pintores, escritores y toda clase de artistas. Podría habilitarse una sala de música, biblioteca, sala para cine arte, pinacoteca, auditorio para eventos artísticos, culturales o científicos, asignando a cada espacio el nombre de personas representativas de cada expresión cultural. La oferta cultural genera demanda.

La mansión se habilitaría para actividades como exposiciones de pinturas, fotografías y esculturas, tertulias culturales, conciertos de música, cine club, conversatorios, investigación, obras de teatro, etc. También, se puede interactuar con los sectores culturales de ciudades vecinas, invitar a otros artistas de la región, del país o del exterior; todo ello justifica habilitarla y hacerla viable como centro cultural.

Puede referenciarse con la familia Varela, que orientaría a los arquitectos, diseñadores, sociólogos, historiadores y a todo el sector cultural de Ciénaga que se vincule al proyecto, respetando la arquitectura y el diseño original de la edificación, adaptado a las necesidades específicas del polo cultural que se propone.

Sabemos que el estado actual de la mansión es deplorable, y que reconstruir es más difícil que partir desde cero, especialmente cuando se trata de construcciones antiguas protegidas, por asuntos como el obligado respeto por la fachada, las técnicas de construcción y los materiales originales; instalaciones hidráulicas, eléctricas, estructura y demás. Créame: el esfuerzo valdrá la pena. 

Una vez estimados los costos del proyecto, los recursos se pueden obtener por cofinanciación pública y privada. Tengo la certeza de que el Ministerio de Cultura apoyará esa iniciativa; también, la gobernación del Magdalena. La empresa privada de Ciénaga y del Magdalena respaldará un proyecto de esta naturaleza; estudie la posibilidad de incentivos tributarios a las donaciones de personas naturales y jurídicas que contribuyan al proyecto, conmemorando también su participación. 

La dirección del centro se encargaría a alguna personalidad merecedora del cargo, quien se apoyaría en personas del arte y la cultura que le acompañen en su labor, atendiendo los perfiles requeridos y desarrollando las actividades correspondientes. Los costos y gastos de funcionamiento -incluyendo salarios- tendrían una base presupuestal municipal, pero también aportes privados o ingresos por eventos realizados allí, venta de libros y otros objetos. También, podría delegarse a una fundación cultural sin ánimo de lucro que se encargue de gestionar su funcionamiento y financiación. 

Habría mucho más por desarrollar; lo importante es considerar esta propuesta. Es una oportunidad excepcional para los estudiantes de la ciudad, que profundizarán en su historia y cultura; aprovecharán los recursos que se aporten y podrán recibir formación en las distintas expresiones culturales de la mano de educadores profesionales. Alcalde: lidere usted el proyecto; toda Ciénaga se lo agradecerá eternamente. La ciudad merece ese espacio.



Publicidad