Noticia fatídica

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com



Hay anuncios que traspasan el alma. Desgarra dolorosamente la manera como unos pocos se apoderan de los bienes y derechos de todos los humanos. La semana pasada, vimos cómo el agua, vital para la supervivencia de todos los seres vivos, se convirtió en objeto de comercio y control.
Un commodity, un objeto, un índice en la bolsa que puede ser tratado como cualquier materia prima (oro, petróleo o trigo). Significa que, en adelante, su valor será determinado por los mercados; comercio especulativo. Esa determinación fue impulsada por el CME Group, un emporio financiero que tiene el mayor número de contratos en el mundo, y pertenece al Chicago Mercantile Exchange, que maneja productos básicos como el ganado, madera, oro, hierro, etc. Chicago, cuna del Chicago Board of Trade (el más antiguo mercado de derivados a futuro), del neoliberalismo de Milton Friedman y, ahora, del control financiero del agua.

La noticia no suscitó mayor revuelo en la prensa nacional; no se le concedió importancia alguna, o se ocultó deliberadamente. La escasez del agua, que ya se siente en muchos lugares, tiene origen en el cambio climático o la contaminación, pero también en la creciente demanda: consumo, industria o agricultura, principalmente. Con esa medida, el valor del agua quedará sujeto a la especulación, “al mejor postor”.

La necesidad universal hará de ella un elemento de lucro. Nuevamente, un derecho fundamental de toda la humanidad en manos de unos pocos. El lucro y el acaparamiento se pagarán muy caros. El libre acceso al agua y la garantía del consumo mínimo vital serán historia y chiste de salón. Por ahora, el valor del agua se referencia en los futuros de California, cuya cotización inicial fue de USD 490 por 1233 metros cúbicos.

Unos $1370 el metro cúbico, a precios de hoy. ¿Por qué California? En ese estado, la escasez de agua ha generado un incremento de su precio superior al 100% en el último año. Si el NQH20 (Nasdaq Veles California Water Index) prospera, será el referente del precio del agua en el mundo. Por simple lógica, los especuladores trasladarán al usuario el precio de compra, costos de tratamiento y distribución, y utilidades. ¿Todos los gobiernos del mundo entrarán al juego? ¿Quiénes y cómo controlarán el agua? ¿Habrá regulación supranacional? ¿Habrá subsidios para los más pobres? ¿Mad Max en camino? No lo sabemos aún.

La especulación como asunto comercial y financiero tiene origen en Chicago, como también el neoliberalismo, que prioriza la intervención del estado en favor del capital, el cual toma el control de muchas de las funciones del estado que resultan financiadas con el dinero del contribuyente para beneficio de unos pocos, generando cada vez más desigualdades imposibles de reducir. Chile es una muestra; también Colombia. Implementado en el país austral por el gobierno de Nixon durante la dictadura de Pinochet, cayó estrepitosamente en 2020; el pueblo chileno, agobiado por ese modelo económico, masivamente derogó la constitución neoliberal vía referendo. Fracaso de los Chicago Boys, Reagan y Margaret Tatcher.

Si le creemos a Daniel Estulin, hace unos años el Grupo Bilderberg planteó el control del agua como asunto fundamental para esa organización. Si, además, atendemos las teorías conspirativas, dicho grupo, antes que compartir derechos, querría reducir la población mundial. Sus herramientas serían las guerras y el caos económico mundial, retrasando el desarrollo de la mayoría de los países; más desarrollo implica más riquezas y más capacidad de compra.

“Para que David Rockefeller pueda comer, la mayoría de nosotros tendría que desaparecer”, dijo Estulin en una entrevista hace algunos años. Y, atención. En la reunión de 2019, el grupo Bilderberg trató, entre otros temas, un orden estratégico estable, cambio climático, el futuro del capitalismo, el control del espacio y otros temas ligados entre sí, particularmente el control del agua. China, como potencia económica y Rusia, como potencia militar, son asuntos críticos para Bilderberg, ese gran poder mundial ¿Qué sigue ahora? ¿El control del aire?


Publicidad