Museos fascinantes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com



Privilegiados son quienes visualizan en una piedra, un trozo de madera o un fragmento metálico una figura o una representación en donde los demás solo ven materia, dominan esas sustancias y las transforman en hermosos conceptos visuales que los demás mortales podemos apreciar y entender. Tan interesantes son las esculturas que los más importantes museos tienen muchas de las más importantes obras de este bello arte. Hay algunos especializados en la escultura, y conmemorativos de reconocidos artistas. Desde Praxísteles hasta Rodin, el que inmortalizó el beso de Paolo y Francesca, esos artistas plásticos han representado historias fascinantes, han plasmado figuras, y han memorizado episodios heroicos.

Museos dedicados a las esculturas hay muchos. ¿Cómo imagina usted exóticos museos de esculturas? Uno de ellos abrió al público recientemente en Townville, Australia. Pero no sus puertas sino sus aguas; esa galería está sumergida en el mar, a 2 horas en barco desde la ciudad. Sí, el museo de arte submarino de Australia, MOUA, cuyo propósito es mostrar y proteger la enorme biodiversidad de la Gran Barrera de Coral. Se trata de una estructura de 12 metros de longitud con más de 500 piezas de acero y hormigón, y peso superior a las 64 toneladas; en su interior hay 20 estatuas las cuales representan a científicos estudiando el coral. Su autor es el artista inglés Jason Decaires Taylor, quien considera que la experiencia de visitar un mueso subacuático es única, “profundamente personal, liberadora y de otro mundo”. El museo dispone de varios lugares: la escultura inaugural es la “Ocean Siren”, que pretende inspirar la conservación de arrecifes y océanos, del ambiente marino; por encima de la superficie marina, es la única pieza visible en tierra; el “Coral Greenhouse”, primer edificio submarino destinado a la educación y pedagogía a científicos, buzos y turistas. Queda pendiente para junio de 2021 la instalación de estatuas en Great Palm Island, y la Etapa III del museo, en Magnetic Island, única isla autónoma en el parque marino de la Gran Barrera de Coral, que cuenta con 23 bahías y playas, y es hogar de la mayor colonia de koalas salvajes del norte de Australia.

Es el primer museo acuático del hemisferio sur, pero es solamente uno más de otros que el mismo Decaires ha construido; tiene fama universal el de Cancún, en Isla Mujeres, creado con la colaboración de artistas locales como Karen Salinas, Roberto Díaz, Salvador Quiroz, Elier Amado y Rodrigo Quiñones. Es el más grande del mundo, con más de 470 estatuas, entre las que se destacan “La última cena”, “Vacío” y “Antropoceno”. Se puede apreciar desde barcos con fondo cristalino o mediante visitas submarinas guiadas. Otra obra del británico es el Museo Atlántico, en Lanzarote, España, inaugurado en 2016. Las esculturas están elaboradas en hormigón pH neutro buscando crear un arrecife natural; un verdadero diálogo visual entre el arte y la naturaleza. Se convirtieron en visitantes frecuentes varias especies marinas como tiburones ángel, barracudas, sardinas, pulpos, esponjas y rayas mariposa. Existe otro en Granada, Bahamas, inspirado en la comunidad local, homenaje a los esclavos arrojados al mar cuando eran traídos desde el África. Son 65 estatuas de adultos y niños tomados de las manos para contrarrestar las corrientes acuáticas. En Lošinj, Croacia, hay otro museo dedicado a la Segunda Guerra Mundial; entre el diverso material artístico hay una réplica de Apoxiómeno de Croacia. Antalya, Turquía, ofrece su museo subacuático de 110 esculturas.

La arqueología dice presente con la Ciudad Perdida de Cleopatra, en Heraclión, Egipto; Shi Cheng, La ciudad del León (Zhejiang, China), o el Puerto de Herodes, en Cesárea (Israel), entre otros atractivos lugares. En Colombia también tenemos nuestro museo, pero de toda clase de basuras, dañinas para la vida marina. ¿Algún día nuestros gobernantes se darán cuenta de la importancia de cuidar la naturaleza? ¿Seguiremos arrojando basuras a las aguas, fumigando con venenos o acabando los páramos? Artistas de Colombia, ¡uníos¡


Más Noticias de esta sección

Publicidad