Gerencia Social, Retos y Estrategias

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Impone por su importancia la gerencia social profundizar en la reflexión sobre lo que comporta en su todo integral, debiéndose en consecuencia tener en cuenta los múltiples y nuevos desafíos en los órdenes sociales, económicos, políticos, culturales y organizacionales que enfrentan todas y cada uno de los territorios y núcleos poblacionales, sobre todo por cuanto muchos y más han sido los cambios sucedidos en unos y otros en los últimos años; dando lugar a una creciente necesidad de promover distintos procesos asociados de alguna manera a la gerencia social, en particular respecto de su propia concepción.

Requiere la gerencia social de una mayor y mejor articulación entre lo económico y lo social, recuperando la importancia de ciertas políticas públicas estratégicas que fortalezcan tal convergencia; lo mismo que revitaliza el papel de la política en su quehacer democrático, como el camino más importante para entrar a solucionar los conflictos de intereses; de la misma manera, resulta fundamental promover la construcción de una ciudadanía integral que recupere la diversidad en su multiculturalidad.

Ante todo lo cual, tiene la gerencia social la obligación ineludible de profundizar en sus conceptos y con sus propias herramientas e instrumentos hacerle frente y asegurar su éxito, en el entendido que una gerencia social a tono con el nuevo escenario, debe estar guiada por una perspectiva de construcción de valor público y fortalecimiento de las capacidades institucionales de gestión, lo que entraña de un modo permanente y continuo abrirse a nuevas y grandes reflexiones acerca de cómo entender y aplicar en todas sus partes y amplio espectro la gerencia social.

Implica lo cual, la expresa voluntad de aprender de las invaluables experiencias de quienes están llamados a participar de este proceso, ya que la focalización de la gerencia social debe al menos intentar llenar el vacío existente en la discusión de políticas y de gestión social donde se ambiente, toda vez que ofrece este enfoque una perspectiva propia para la comprensión e intervención en el desarrollo social y humano, contribuyendo a que se puedan enfrentar con éxito, por parte de quienes lideran estos procesos u oficien como gerentes sociales, los desafíos de diseño y de gestión de las políticas y programas sociales en los que participan, como también la propuesta posible de cambio y transformación social que es de lo que se trata.

Desde mi óptica un buen modelo de gerencia social coincide en caracterizarlo como altamente estratégico, enfocado específicamente en el logro de transformaciones sociales. Es claro, entonces, que los que ejercen gerencia social podrían beneficiarse de un marco conceptual que guía sus prácticas estratégicas, atendiendo los desafíos que enfrentan en sus quehaceres diarios que, a su vez, se relacionan, por lo menos parcialmente, con la naturaleza de los problemas y políticas sociales; este constructo, que debe tener un enfoque multidisciplinario bien debe estar soportado, para que sea válido, en la reducción de lo desigual, en el combate de la pobreza absoluta, en el fortalecimiento y profundización de la democracia y la ciudadanía, como una colaboración relevante en la búsqueda de una mayor inclusión social en vía a fomentar equidad e integración social.


Publicidad