Maravillas modernas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com



Entre el poder implacable de la Naturaleza y el afán destructivo del hombre, sólo una de las 7 maravillas de la antigüedad permanece en pie: la gran pirámide de Gizeh, en Egipto.
Sabemos de las otras por escritos helenistas, leyendas y tradición oral pero, desde aquellos tiempos pretéritos, la humanidad ya no pudo admirarlas más. Los antiguos europeos no conocían lo que hoy se llama América ni sus portentosas creaciones, y su relación con el Asia lejana o el África profunda era nula. El Mediterráneo mandaba y se mostraba como faro referente eurocéntrico. Otras obras magnas de aquellas calendas no aparecen en esos textos griegos, porque son posteriores a los escritos.

El mundo moderno intenta reponer aquellas realizaciones gloriosas, y se concentra en asombrosas ejecuciones de tiempos más cercanos. Aún más: se mencionan ahora a los prodigios naturales, todo un repertorio de bellezas disperso por todo el planeta. Así, en Asia América del Sur o África se registran siete espectaculares manifestaciones de la naturaleza. La empresa que realizó el proceso decantó como finalistas a 28 entre 454 nominadas. Los expertos eligieron siete; no aparece nuestra Sierra Nevada, con el pico más alto del mundo frente al mar. Otra entidad eligió 7 ciudades maravillas y, aún así, nos quedamos cortos ante tanta y tan abrumadora belleza; cada quién tiene sus propios elegidos. Personalmente, habría seleccionado a Cusco, Granada y Florencia, ninguna de ellas finalista.

Las siete maravillas modernas, elegidas por concurso abierto, son tan fantásticas como polémicas. Por fuera de ellas se quedaron obras portentosas como la Torre Eiffel, el Palacio de Versalles, la Sagrada Familia, el Palacio Imperial de Kioto, las líneas de Nasca, el Canal de Panamá, varios templos budistas en el sudeste asiático, etc., etc., etc. Por Europa, solo el Coliseo Romano figura entre esas 7 maravillas, y ninguna es norteamericana. Estas votaciones suelen ser injustas pero, más allá de eso, todas las obras escogidas son realmente fantásticas.

Surgen algunas preguntas: ¿cuáles son los criterios de cibernautas o de expertos para seleccionar una obra entre miles? Entre monumentos similares, ¿por qué una entre varias es seleccionada? ¿qué factores determinan una escogencia? Por ejemplo, el Cristo Redentor del Corcovado. ¿La fama y la antigüedad fueron decisivas? Inspirados en este monumento, en el mundo hay al menos 17 estatuas similares dedicadas a Cristo que ni siquiera aparecen en los listados de obras maravillosas. No es la más alta: hay al menos cuatro de mayor tamaño. Con sus 30 metros, es sobrepasada por el Santísimo, en Santander, Colombia (37 metros), el Cristo Rey de Polonia (33 metros sin la corona), el Cristo de Vung Tau, Vietnam, (32 metros) y el Cristo de la Paz, en Cochabamba, Bolivia (34 metros). Inaugurado en 1931 el Redentor del Corcovado, puede ser más antiguo el de Guanajuato, México, situado en el Cerro del Cubilete.

Se inició su construcción en 1920, y fue dinamitado sin terminar por orden de Plutarco Elías Calles en 1928, y reconstruido e inaugurado en 1950. En Maratea, Italia, hay otro Cristo Redentor que, tal como el del Corcovado, extiende sus brazos desde el Monte Biaggio, pero de espaldas al mar. En un cerro de Rosarito (México) está el único colorido, el Cristo del Sagrado Corazón. De país se anotan el Cristo Rey de los Álamos en Tijuana, fabricado de varios materiales, el Cristo Roto de Aguascalientes, al cual le faltan sus extremidades derechas, desgarradas, y el de Noas, en Torreón. Réplica del monumento carioca, Lima se protege con el Cristo del Pacífico. La cuota latinoamericana sigue: en Nicaragua, el Cristo de la Misericordia, y en Colombia, el Cristo Rey de Cali. Otros más están en Les Houches (Francia), Timor Oriental (influencia portuguesa, hecho en cobre), Almada (Portugal), y Palencia (España), entre los más importantes. ¿Cuáles maravillas modernas habría elegido usted?


Publicidad