Los muros visibles e invisibles

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Oscar Bravo Rojas

Oscar Bravo Rojas

Columna Sociológica

e-mail: osbraro@gmail.com


El hombre no solo ha clasificado a los países en primer, segundo y tercer mundo, entre ricos y pobres, desarrollados y subdesarrolados, sino que se ha creado de manera despiadada los muros, los cuales son de dos tipos: visibles e invisibles.

La historia nos habla del famoso muro de Berlín, el cual separaba a las dos Alemania, para algunos llamados el “muro de la infamia”, el cual fue destruido muchos años después. Le sigue otro símbolo de discriminación como lo es el muro creado por los Israelíes en contra de los Palestinos; y para no ser tan extenso esta la propuesta del presidente norteamericano Donald Trump, de crear un muro separatista e inhumano en la ya custodiada frontera con México, y lo que es peor ha tenido la descabellada idea de pedir que sean los mismos mexicanos que paguen dicha construcción, demostrando con esta actitud soberbia la soberanía imperialista ante sus sometidos.

También se habla de los muros invisibles, los cuales quizás causan más daños que los construidos físicamente, y estos muros son de todo tipo, desde el idiomático, donde el imperialismo nos ha impuesto como lengua oficial mundial el idioma inglés, aunque en la práctica no lo hablen un grueso número de la población que es la inmensa mayoría. Igualmente sucede con la moneda universal, donde el dólar es o en su defecto el euro, los que son reconocidos mundialmente como factores de conversión o cambio internacional, dando a entender con esto que las demás monedas carecen de valor.

Se puede apreciar muros raciales, donde la xenofobia lleva a cometer actos crueles y violatorio de los derechos humanos, se habla en pleno siglo XXI de trata de personas, esclavitud laboral, sexual y de todo tipo. En los aeropuertos cientos de colombianos tiene que pasar por el escarnio público solo por el hecho de ser de este país, pues consideran que todos somos narcotraficantes, delincuentes y hasta se les obliga a requisas apartes de los demás viajeros, y son sometidos a toda clase de vejámenes como son detención, desnudarlos, negarles el ingreso y hasta la deportación inmediata, sin tener en cuenta que todos no somos iguales, ni participamos de estos ilícitos que se dan en nuestra patria. Caso similar está ocurriendo con los hermanos venezolanos, donde se les consideran como una plaga en toda américa latina, negándole su ingreso o tránsito por varios países.

Seria tediosa e interminable la lista de muros visibles e invisibles, pasando por raciales, religiosos, culturales, políticos, idiomáticos, de todo tipo o género, ya que nuestro sistema imperante, el capitalismo, solo considera importante y vita el capital y no lo más importante, el ser humano.
Si no existieran estos muros, nuestra aldea global sería un mejor vividero, y los problemas transnacionales serian menos.


Publicidad