Anuncio-empleo-el-informador-febrero

La Bahía y El Rodadero: así comenzó el turismo en la ciudad más antigua de Colombia

Vista aérea de la Bahía de Santa Marta y la Avenida del Fundador (carrera primera en 2023). Crédito: EL INFORMADOR.

Santa Marta 498 años
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Dos emblemáticos sectores turísticos de Santa Marta figuran históricamente a nivel nacional por su belleza y tradición.


Por: César Barrera Palomino.
Periodista de EL INFORMADOR.

Santa Marta, la ciudad más antigua de Colombia, tiene el privilegio de ofrecer mar, ríos, gran diversidad gastronómica y un sinnúmero de planes a todo el mundo por sus condiciones naturales, pero ¿cuál fue la primera playa que se puso al servicio turístico?


La Bahía y El Rodadero son de las playas más antiguas del país. Estos paisajísticos balnearios pertenecen a la segunda ciudad más vieja de Suramérica, que cumple 498 años este 29 de julio de 2023. Sus importantes sectores turísticos, convertidos en destinos perfectos para el disfrute de las personas por su belleza y desarrollo, también tienen mucha historia.

El turismo nació en la ciudad dos veces santa como una actividad ‘salvadora’ para la economía, en la que aún están puestas las esperanzas para seguir progresando. El Camellón o Paseo Peatonal Rodrigo De Bastidas ha sido históricamente uno de los sectores más visitados, pues allí llegaban las embarcaciones, que eran el principal medio de transporte durante la época de dominación española. El atractivo bordea la playa y está en avenida del Fundador (carrera primera) entre las calles Cangrejalito o Santa Bárbara (10C) y la avenida Santa Rita (22).

Imagen de El Rodadero hace 63 años.


Según cita el historiador Raúl Ospino Rangel, Gaira fue fundada primero formalmente por Rodrigo de Bastidas el 21 de julio de 1525. Una semana después, el fundador se trasladó hacia Santa Marta para establecerse en el sector de la Bahía. Anteriormente, en 1510, en la zona que hoy se conoce como ‘Bahía de Gaira’, se presentó un enfrentamiento en el que los indígenas vencieron a los españoles en la cruenta ‘Batalla de Gaira’.

La Bahía

Rodrigo De Bastidas, fundador de Santa Marta en 1525, vio a la Bahía como un lugar favorable para establecer un asentamiento urbano por sus características ambientales. Al inicio, era una playa larga que en el norte tenía un puerto de calado natural para grandes naves marítimas, y al sur, estaba el río que desembocaba en el mar Caribe. Solo existía una franja arenosa que dividía a la ciudad del mar.

Panorámica aérea de Santa Marta en 1970. Crédito: Academia de Historia del Magdalena.


Durante al menos 300 años la Bahía de Santa Marta sufrió ataques e incendios por conflictos con piratas que buscaban adueñarse de los territorios.
Ante esta situación, se construyeron diferentes fortificaciones para proteger a la ciudad.

La Academia de Historia del Magdalena apunta que en 1907, ante la necesidad que tenía Santa Marta de contar con condiciones adecuadas para que las personas se recrearan en la Bahía y se incorporara la actividad turística, se construyeron baños de mar sobre ruinas que al parecer eran las de la batería de Santa Bárbara. Hicieron un entarimado dentro del mar con dos módulos sobre una plataforma, y el segundo módulo tenía un largo pasillo con baranda.

Le puede interesar: La historia de una ciudad contada por sus calles

La Bahía ha tenido diferentes transformaciones naturales y estructurales en El Camellón con el paso de los años. Anteriormente había arena ‘de polo a polo’, sin embargo, la erosión costera ha ido reduciendo el espacio de playa.

Aspecto del Camellón o Paseo Peatonal Bastidas en 1970. Crédito: Academia de Historia del Magdalena.


En 1908 el gobernador Luis Barros tuvo la iniciativa de acondicionar un paseo peatonal en El Camellón. Entonces se construyó un relleno compactado entre las calles de Cangrejalito (10C) y de La Cárcel (14).  La obra se denominó “Camellón Barros”. Allí, según la Academia de Historia del Magdalena se hizo el Club Balneario, un establecimiento con varias comodidades y atractivos para el público, que posteriormente fue demolido para facilitar la construcción de un nuevo Camellón en 1952.

Una de las mejores épocas del Camellón fue la de la década de los sesenta, cuando decayeron las exportaciones de banano por el retiro de la Compañía Frutera de Sevilla. El turismo de negocios con los empresarios llegó primero por el comercio del guineo. Después la actividad turística en la Bahía fue la ‘redentora’.

Según explica la Academia de Historia, la hotelería empezó a formalizarse en reemplazo de las posadas del siglo XIX. El Park Hotel fue el primer establecimiento al borde de la playa. Después aparecieron el Hotel Caribe, Hotel Miramar y Hotel Tayrona, este último (actual sede de la Gobernación del Magdalena) fue el primer edificio destinado al servicio del turismo de Santa Marta y se construyó en el Camellón entre la calle Santo Domingo (16) y la calle Grande (17). Fue impulsado en 1942 durante el gobierno local de José Benito ‘Pepe’ Vives De Andréis (fundador de EL INFORMADOR).

Quizás le interese: 
‘60 años de El Rodadero’

Después de distintas adecuaciones y de la creación de varios establecimientos, se construyeron dos espolones en la Bahía, uno cercano al Puerto y el otro hacia el sur, que después fue integrado al proyecto de la Marina Internacional de yates en 2009. En enero del 2022 fue entregada la obra de remodelación del Camellón, que tuvo un costo de 14.200 millones de pesos y cuenta con parques biosaludables e infantiles, zonas de juegos de mesa y de esparcimiento familiar, áreas verdes, un mirador a El Morro, cicloruta, Pet Park para mascotas, plazoleta histórica, módulos comerciales, restaurantes, plazoleta de jugos tradicionales, módulo de atención al visitante, baños públicos, parqueadero. Posteriormente se instaló el letrero ‘Yo amo Santa Marta’, en otra obra.

El Rodadero

El desarrollo de El Rodadero como sector turístico inició desde el año 1950; sin embargo, desde mucho antes el sector de Gaira ya tenía registro histórico. El balneario está ubicado a 5 kilómetros del Centro de Santa Marta. Hoy cuenta con edificios, hoteles modernos, restaurantes, centros comerciales, sitios de diversión y establecimientos de todo tipo.

El nombre se debe a sus características naturales. Entre dos pequeños cerros se formó un montículo de arena desde donde las personas bajaban rodando hacia la playa. La brisa permitía que la loma se mantuviera cubierta de arena hasta la parte más alta. Los nativos de Gaira fueron quienes llegaron primero al sector.

Panorámica aérea de El Rodadero, 2023, captada desde #ElInformaDron.


El historiador Raúl Ospino expresa en Historias del Magdalena que durante la década de 1940 el gobernador José Benito Vives De Andréis (‘Pepe’ Vives), despejó un camino “para darle vida a una playa desértica y olvidada que aún no tenía nombre, pero de aguas cristalinas y de arenas blancas”. Esta apertura permitió la llegada de bañistas y de los primeros comerciantes al sitio. Pero fue en 1954 cuando se inició el proyecto de urbanización de El Rodadero, liderado por iniciativa del entonces gobernador del Magdalena, general Rafael Hernández Pardo, quien comenzó la construcción de la carretera por el cerro Ziruma.

Leer también: 
10 datos históricos de Santa Marta que quizás no sabías…

Así, desde hace más de 72 años El Rodadero se ha ido consolidando como un icono de la ciudad y uno de los sectores turísticos más visitados por los ciudadanos locales y viajeros. Su evolución inició también con la construcción del Hotel Tamacá con el respaldo del presidente Gustavo Rojas Pinilla. La obra más reciente en esta zona se hizo con la remodelación del malecón por un costo de $13.947 millones. La inauguración fue en julio de 2022 y ahora el sector tiene parque para mascotas, zona de ciclorrutas con pinturas e hitos viales, juegos biosaludables e infantiles, luminarias incrustadas en el suelo, duchas, bancas, entre otros atractivos.El desarrollo turístico también se ha trasladado hacia el corredor sur de la ciudad con importantes balnearios tranquilos como Cabo Tortuga, Bello Horizonte, Playa Dormida, entre otros en la vía cercana al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar.




Escrito por:
Autor: Rony Barrera

Publicidad