Gestión ambiental para minimizar la contaminación de la biodiversidad en el Distrito

Llantas, ropa, electrodomésticos dañados, animales muertos, residuos de alimentos, plásticos, entre otros elementos, son la carta de presentación que ofrece hoy la playa Los Cocos.

Santa Marta 498 años
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La gestión ambiental es un proceso que permite facilitar la convivencia con el entorno que nos rodea, así como la historia que ha llevado a su deterioro actual.


Por: Miguel Ángel Manjarres
Periodista de EL INFORMADOR

Santa Marta tiene varios problemas sociales y ambientales que cada día están empeorando. Un ejemplo claro de ello es el aumento de plásticos en las playas y ríos que contaminan notoriamente estos lugares. También, la tala y quema de árboles, forma parte del problema ambiental afectando sus zonas verdes.


La pérdida de biodiversidad conlleva graves consecuencias para la humanidad, porque reduce en gran medida la capacidad de los ecosistemas de proporcionar los bienes y servicios que generen beneficios económicos y agrícolas, entre otros. 

En las últimas décadas se ha registrado el aumento del micro plástico en ambientes marinos y costeros.


Dentro de los beneficios de los ecosistemas está la recirculación de nutrientes, filtración del agua y el aire, absorción de la contaminación, bancos genéticos, estética, recreación y los hábitats de la vida silvestre. En Santa Marta la oficina del Dadsa busca la planificación para la protección ambiental del Distrito. 

El río Manzanares continúa siendo la víctima principal del mal comportamiento de los ciudadanos.


EL INFORMADOR
  conoció como el Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental, Dadsa, pretende revertir la situación para prolongar el cuidado ambiental en los puntos más vulnerables: “hemos identificado diversas problemáticas que acrecientan la situación de deterioro ambiental en Santa Marta; el aumento de migrantes venezolanos, como también la falta de conocimiento por parte de algunos ciudadanos, genera mayor deterioro, en varios puntos críticos de la ciudad” alertó Jaime Avendaño director del Dadsa.

Jaime Avendaño, director del Dadsa Distrital.


“Una ciudad con calidad de vida es aquella que proporciona bienestar a los ciudadanos en salud, educación, recreación, seguridad, y estabilidad del medio ambiente; desde la alcaldía se han ejecutado planes de contingencia que tendrán favoritismo a la hora de beneficiar el cuidado de los puntos más críticos que hay en la ciudad” indicó.

Le puede interesar: Retiran basuras del turbio mar en Los Cocos

“Para prevenir, buscamos generar campañas de sensibilización en el desarrollo de actividades continuas, advirtiendo a las comunidades del daño que se genera en el ecosistema y la situación irreversible en la por aumentos de contaminación, se pueden empeorar los ecosistemas. Por medio de las redes sociales buscamos impactar en el mayor número de personas para lograr subsanar, algunas zonas vulnerables” añadió Avendaño.

El aumento de migrantes, es una situación que desborda los controles que se venían desarrollando con anterioridad. Al haber mayor número de personas en el Distrito, se generan anualmente entre tres y cinco millones de toneladas de desechos sólidos.

Jornadas de limpieza para tratar reducir el deterioro ambiental en Santa Marta.


Consecuentemente, aumenta la falta de conciencia
por parte de algunos ciudadanos que, con su negligencia y falta de apoyo a la preservación ambiental, vienen incumpliendo con las zonas vulnerables y acrecentando mayormente el deterioro ambiental para las próximas generaciones. Dicho de otra manera, hay que entender que las jornadas de limpieza no serán suficientes para reducir la contaminación que lleva años acumulada en sectores como la Playa de los Cocos y el río Manzanares, siendo dos de las áreas más afectadas en el sector turístico. 

Quizás le interese: Aumento del impuesto predial y fallo de Playa Salguero, temas que preocupan al sector inmobiliario

La Cifra: Según lo mencionado por Jaime Avendaño, director del Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental, Dadsa el Distrito cuenta con 6.000 millones de pesos anuales para la protección y resguardo de los ecosistemas y biodiversidad que hay en la capital del Magdalena.

Por otro lado, según lo manifestado por Harold Estrada, ambientalista de Salva Tu Río, los samarios siguen sin concientizarse sobre el riesgo de arrojar desechos al río, contaminando el medio ambiente y afectando el ecosistema en el Distrito; ello redunda en menos recursos naturales para el disfrute futuro.

En conversación con EL INFORMADOR se conocieron diversas denuncias realizadas por este ambientalista que es promotor para la protección de estos albergues, mostrando una clara preocupación por la situación que se presenta en el río Manzanares. “Es alarmante el panorama, no contamos con el respaldo y participación de autoridades sanitarias, ni tampoco hay control ambiental y sigue aumentando la erosión en el río y continúa sin tener observación”, añadió Estrada. 

Finalmente, otro aspecto fundamental es el de la educación y sensibilización como factores clave para desarrollar un cuidado sostenible en Santa Marta.  La importancia de incrementar la educación ambiental a todos los sectores y edades, brindaría un camino de cuidado sobre el valor de proteger y conservar los recursos naturales, por lo que el Dadsa ha implementado un camino de sensibilización para proteger la biodiversidad de la capital del Magdalena. 

Leer también: Día de los Océanos: cuidando el río Manzanares también se protege el mar en Santa Marta

EL DATO: El río Manzanares de Santa Marta tiene 18 kilómetros de contaminación, llenos de escombros y todo tipo de elementos, que contribuyen a su deterioro. 

El llamado de alerta de las autoridades ambientales ha sido reiterativo. Pero los malos hábitos de los vecinos del río Manzanares, quienes al parecer son los responsables de arrojar desechos y elementos que complican la situación, ciudadanos sin un ápice de sentido de pertenencia por Santa Marta, complica la situación ambiental, tornándose dramática.

El río Manzanares en los últimos años, a través de jornadas cívicas y ambientales, ha sido el centro de atención para fundaciones, entidades públicas y privadas con el propósito de despertar la atención de los ciudadanos y crear aliados del medio ambiente. Sin embargo, las limpiezas han sido un tema de nunca acabar, debido a que los ciudadanos, principalmente los que habitan la ronda hídrica, son generadores de desechos que de manera inescrupulosa arrojan al agua.

DESTACADO: De acuerdo con el Centro de Investigaciones Hidráulicas e Hidrotécnicas de la Universidad Tecnológica de Panamá, en Colombia las mayores concentraciones de contaminación por micro plástico se encuentran principalmente en las playas de Santa Marta y Cartagena.

Según el informe, entre las causas de esta contaminación se encuentran el mal manejo de los residuos sólidos y el hecho de que las corrientes marinas arriben a las costas de las playas de Santa Marta y Cartagena.

Lea también: 
Espectáculo natural de garzas durante la lluvia en la desembocadura del río Manzanares en Santa Marta

La Playa de Los Cocos, una franja de terreno de 300 metros lineales ubicada entre la Marina Internacional y la desembocadura del río Manzanares.

Según estudios realizados por la organización Retorna, se calcula que cada año 6,4 millones de toneladas de residuos acaban en el mar y de esos, entre el 60% y el 80% son plásticos. Según estudios realizados por Greenpeace, se han encontrado plásticos a más de 10.000 metros de profundidad.




Escrito por:
Autor: Rony Barrera

Publicidad