Anuncio-empleo-el-informador-febrero

“Pajoterapia”, mi visión de Santa Marta en sus 500 años

Alfonso Vives Campo y sus experiencias en la vida personal, empresarial y política

Personajes
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Alfonso Vives Campo, a sus 80 años, es el único miembro de la familia Vives Campo que hizo parte de esa casta política que heredó de su papá Don Pepe Vives De Andréis y que aún se mantiene con vida. Fue elegido primer alcalde de Santa Marta por elección popular en el año 1988, período 88-90, y considerado el mejor que ha tenido la ciudad desde que se abrió paso a la democracia en nuestro país.

Sus experiencias en la vida personal, empresarial y política le dan patente de corso para expresar sus puntos de vista con respecto a cómo visiona la ciudad de cara a la conmemoración de los 500 años a cumplirse en el 2025.

Su respuesta a la pregunta de cómo visiona a Santa Marta en sus 500 años es contundente: “Nada, pura pajoterapia, un poco de gente hablando paja…”, al hacer una radiografía del proceso que ha surtido la ciudad de Bastidas, desde que él y su hermano Edgardo la gobernaron, tiempo en el cual se ejecutaron las únicas obras de infraestructura que aún perduran y que sus sucesores no han dado para superar.

La pavimentación de lo que se denominó “Gaira, el Edén Samario” y el sector de María Eugenia por Edgardo Vives en convenio con la Primera División del Ejército al mando del General García Echeverri y la pavimentación de todo el sector Norte de la ciudad por parte de Alfonso Vives, son algunas de las obras realizadas en sus gobiernos con apoyo del Ejército y de la sociedad civil que ponía la mano de obra. Pero, la construcción del Trasvase de Río Piedras, planeada y ejecutada por Alfonso, es tal vez la que mayor magnificencia alcanza, porque fue con esa obra con la que hace 33 años, pudo haberse solucionado el desabastecimiento de agua en la ciudad.

La siguiente es la entrevista con el doctor Alfonso Vives Campo, ex alcalde de la ciudad de Santa Marta. 

Le puede interesar:  “Propongo abrir la agenda Santa Marta 500 años y vincular a todos en ella”: Álvaro Ospino Valiente

¿Qué recuerdos tiene de antes de ser alcalde de Santa Marta?

El primer nombramiento lo hizo el Tribunal Superior de Santa Marta, que me nombró Juez de Instrucción Criminal Radicado, ahí duré por espacio de dos años y posteriormente me nombraron Juez Civil Municipal, me retiré y estuve por espacio de uno o dos años ejerciendo la profesión en el edificio Posihueica en la oficina 401 en materia Laboral, Penal, Civil, Administrativo, etc. Cuando nombraron de gobernadora a Zarita Valencia Abdala en el gobierno de Guillermo León Valencia, ella me nombro secretario de gobierno departamental y ahí dure muy poco, como cinco o seis meses; me retire, volví otra vez a mi oficina, durante un tiempo seguí litigando y posteriormente me lance a la asamblea departamental y salí elegido diputado, en ese tiempo durante dos años, mis compañeros de bancada que recuerde a Félix Vega Pérez, Jesús Espeleta Fajardo, de ahí volví nuevamente al litigio y un día cualquiera en un festejo de una sobrina que cumplía sus 15 años alguien se le ocurrió acercarse a la mesa y proponer porque el gobierno nacional había abierto la democracia en el sentido de que los alcaldes fueran elegidos popularmente y propuso en la mesa al calor de unos vinos que por que yo no fuera candidato a la alcaldía, yo le conteste al señor cuyo nombre no quiero recordar y le dije que me dejara pensar unos días, pensé y posteriormente conversamos y acepte la propuesta pero con la condición que me colaboraran para ser elegido como el primer alcalde elegido en Santa Marta para el periodo 1988-1990, en ese entonces eran dos años, y uno se posesionaba en julio, es decir cuando uno llegaba a la alcaldía encontraba que el presupuesto estaba totalmente agotado.



Permanecí dos años en la alcaldía, se ejecutaron una serie de obras, recibimos una serie de atribuciones que no tenían los alcaldes en ese entonces como era el manejo de los servicios públicos, la educación, la salud, el manejo de los acueductos, etc, y empezamos una reestructuración apoyándonos en un convenio que hicimos con la Escuela Superior de Administración Pública, ESAP, que estuvo trabajando conmigo por espacio de 6 a 8 meses y modernizamos todo lo que fue la nomenclatura del municipio y creamos algunas secretarías y eliminamos otras, trabajamos el manual de funciones, instituimos la carrera administrativa; creo que la única manera como un principio de combatir la corrupción es instituir a nivel de los entes territoriales la carrera administrativa, es decir que la gente no se vincule a la administración pública por recomendaciones políticas ni por padrinazgos, ni por personas dedicadas a la actividad non santas sino que fuera por concurso de méritos y así lo instituimos en la alcaldía, con su manual de funciones, hubo mucha resistencia en ese entonces porque a los politiqueros no le llamaba la atención, pero eso desafortunadamente la administración posterior, que fue la del pariente.

¿Usted ha sido considerado uno de los mejores alcaldes por elección popular en la historia de la ciudad de Santa Marta, qué recuerda de sus ejecuciones como la más importante, la que más lo marcó cómo administrador del Distrito?

 La necesidad de la ciudad como lo es hoy en día es el servicio de acueducto y alcantarillado, sobre todo el agua era la prioridad, que yo escuché de la comunidad cuando hacíamos reuniones en barrios y comunas, como la ciudad no tenía agua nos dimos a la tarea de buscar una solución inmediata, a medianos plazo y a largo plazo y dimos con el doctor Guy Opdembosch quien fue nuestro asesor en esa materia y él nos dijo que en un periodo de dos años no podíamos solucionar en forma definitiva el problema del agua en Santa Marta, no le alcanza el tiempo ni le alcanza la plata; entonces, lo que usted tiene que plantear un modelo de tal manera que puedas atemperar la necesidad que tiene la ciudad de agua y se nos ocurrió además de hacer los estudios del trasvase Río Piedras la perforación de 12 pozos inmediatamente, para atemperar la necesidad que tenía Santa Marta del agua.

Cuando yo llegué a la alcaldía aquí estaba prohibida la construcción, no se daba permiso para construir porque no había los suficientes elementos básicos para que esa actividad constructora prosperará. Con los 12 pozos que perforamos y el montaje del trasvase Río Piedras eso trajo como consecuencia que se reactivará la construcción, eso hace 33 años, en esa época estos edificios que se observan a todo lo largo de Bella Vista y en muchos sectores de la ciudad en la zona sur de El Rodadero, se adelantó una ola de construcción. En la gobernación de Pepe Vives De Andréis y la presidencia de Eduardo Santos había que optimizarla la Planta de Tratamiento del Acueducto de Mamatoco, porque no producía sino 300 litros por segundo, la optimizamos, la inauguramos y la llevamos a 800 litros por segundo para poder recibir las aguas del trasvase de Rio Piedras, pero no solamente se hizo el trasvase sino que había que mejorar la presión del agua en las partes altas de las viviendas y se construyó el tanque de Tres Cruces, que tiene una capacidad e 5 millones de metros cúbicos de agua y en la parte de abajo donde funciona actualmente la Essmar, se construyó la estación de rebombeo que es la misma que todavía funciona para enviar el agua que recibía tanto del Manzanares como del Rio Piedras, de Mamatoco se enviaba a ese tanque de Tres Cruces a través de la estación de bombeo que está en la parte baja a la parte de arriba para darle presión al suministro de agua en toda esa zona de la ciudad, esos fueron unos componentes que se hicieron y dejamos montados los estudios de la posibilidad de traer agua de tres ríos de la Sierra Nevada, el Don Diego, el Palomino y Buritaca, lo dejamos montado para que los sucesores empezaron a estudiar la factibilidad de convertirlo en una realidad y ejecutarlo; eso hace 33 años; que se hizo de ahí en adelante, con el perdón de mis sucesores, nada, absolutamente nada, y todavía no se ha hecho nada, está ahí lo mismo de siempre.

Por lo menos proyectamos la prefactibilidad traer agua de los ríos de la Sierra Nevada que tienen un caudal suficiente para darle a Santa Marta agua por 100 años que en ese entonces era lo que se hablaba, sin embargo, cuando llegó mi sucesor desmontó todo lo que era el trasvase Rio Piedras, nosotros lo dejamos licitado y contratado con interventoría y todo, y tres tramos contratados con diferentes empresas para instalarlo y empezaron las ejecuciones, todo financiado y llego el sucesor mío y desbarató todo eso, precluyo, caduco todo lo que estaba montado y empezó un nuevo proceso, nombró a un señor que le decían el Sapo Mejía, y lo que costaba 1 mil millones de pesos termino costando como 15 mil, por qué, porque como la corrupción aún persiste pero ahora a título de mega en todo el país y aquí ni se diga, y empezaron a bombardear con un poco de inventos y de vainas; ahora el trasvase de Rio Piedras también había que tomar medidas para que en el trayecto del trasvase los cultivadores de esa zona no se pegaran al trasvase, entonces en épocas de verano no llegaban los 800 o mil litros porque la mitad se quedaba en el trayecto. Nosotros hemos sostenidos que cual es la única manera de combatir la corrupción, porque la corrupción es un cáncer que se multiplica y eso tiene varios factores que lo alimentan. La bandera mía en la plaza pública era contra la “contratrocracia”.

No existía la posibilidad de contratar con nadie porque existía lo que se llamaba Secretaria de Obras Públicas Municipales, que tenía el personal, los ingenieros, los trompos que compramos para las obra cívico-militar, y nada contratamos todo lo ejecutamos a través de obras públicas municipales; en eso de los contratos de obras es donde viene el serrucho, la misma secretaría de Obras Públicas Municipales era la que ejecutaba las obras, no existía la contratación que viene a ser un filón de donde se alimentan los concejales y los diputados y raimundo y todo mundo; había otra institución que se llamaba Valorización Municipal que era otro nido de corbatas lo acabamos y creamos otra entidad, y nombramos allí a un joven Juan Pablo Diazgranados Guida que ejecutó varias obras, entre esas un largo tramo desde el puente de la avenida Tamacá hoy Luis Carlos Galán Sarmiento y toda la pavimentación alrededor de la cárcel y el hospital se hizo a través de Valorización. A mí me gustó lo que hizo Edgardo Vives en Gaira que lo llamaron el Edén y la zona de María Eugenia; cuando yo llegue hable con el General García Echeverri de replicar lo que hizo Edgardo Vives en Gaira y la zona del Sur para hacerlo en la zona Norte y a los dos o tres meses de estar en la alcaldía, empezamos las obras cívico militares en todos esos barrios y cuando estábamos en eso se me presentaron líderes de San Martín y otros barrios que por qué no los incluímos a ellos en las obras cívico militar, los invite a que fueran a la alcaldía y empezamos a pavimentar ya no con el Ejército sino con la misma comunidad que era la que aportaba la fuerza laboral y nosotros la financiación y los ingenieros y los trompos y pavimentamos otros sectores.

Le puede interesar: Comprometidos con Santa Marta

¿Después de los gobiernos de Edgardo y de Alfonso Vives Campo no ha habido más obras para destacar en Santa Marta?                                        

Todo lo que está pavimentado aquí en Santa Marta tanto en la zona sur como norte y Gaira se pavimento en el gobierno de Edgardo Vives y de Alfonso Vives la otra parte, eso no es ganas de exagerar las cosas, sino que es la realidad y hay gente que le consta eso. Cuando yo fui alcalde hubo varios gobernadores, entre ellos, Oscar Martínez Bustamante, que era del grupo de Miguel Pinedo Vidal, trabajamos en conjunto y construimos la Central de Transporte, que fue una unión entre el Ministerio de Transporte, la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía, cada uno aportamos para construirla, eso es prueba de que uno tiene que aliarse con todos los sectores tanto de la vida pública como privada para edificar con el concurso de todas las fuerzas vivas, nosotros hicimos convenio con la Federación de Cafeteros para obras en Minca como el acueducto y escuelas, en ese entonces fumigamos las calles para evitar el contagio y los virus, hoy en día no se hace eso. Trajimos la Misión Francesa y fueron ellos quienes montaron el Plan Centro, mucha gente hoy en día sin saber lo ataca, pero resulta que eso reactivó el Centro Histórico de la ciudad, eso reactivó el turismo.

 ¿Por qué después de ser alcalde no participó usted más en política?

De pronto ese es uno de los recuerdos gratos míos, que durante mucho tiempo sin yo tener arte ni parte, la gente colocaba avisos que decían “Alfonso Vives alcalde”, pero yo soy de las personas que de pronto no pienso como otras personas, incluyendo algunos parientes míos, que no le gusta perpetuarse en los cargos públicos, yo me dije que quería una sola oportunidad para entregarle todo lo que yo pueda a mi tierra, a mis amigos, mis paisanos y servirle lo mejor que pueda, y la prueba fehaciente de así fue es que yo más nunca aspire a un cargo, tenía yo cuando fui alcalde 44 años, mucha gente venía a mi casa y me lo proponía y nunca acepte aspirar un cargo público, eso de perpetuarse en el poder a mi no me gusta ni a nivel territorial ni a nivel nacional, hay que darle oportunidad a la gente que vengan otros con nuevas ideas y eso de perpetuarse uno sabe para qué quieren hacerlo.

Ahora, aquí hay que hacer una reforma, porque aquí las instituciones no funcionan, la Procuraduría, la Fiscalía, que son las que medio funcionan de vez en cuando, pero lo que es el Concejo, la Contraloría Distrital o departamental, eso no funciona, y cuando yo fui alcalde tampoco funcionaba; yo cuando llegue a la alcaldía tuve que sorprender a los concejales para que me dejaran trabajar, cuando llega un alcalde todo mundo quiere hacer alianzas con el alcalde, pero en el fondo todos buscan un interés y ellos tenían un interés non santo y como los sorprendí? Presente un proyecto de facultades extraordinarias por un año para hacer todas las obras sobre todo el trasvase del Río Piedras porque lo otro se hacía por convenios interadministrativos, y el contralor de ese entonces se opina porque él quería una tajada del empréstito que me toco hacer para el trasvase. Los concejales y los diputados no son de fiar sus comportamientos en muchas ocasiones no son dignos, yo fui diputado, yo acabaría con los concejos y crearía unas corporaciones integradas por todos los segmentos de la sociedad, gratuito para que no hubiera el interés de venderse, esto que hay ahora es una barbaridad a todos los niveles la sociedad está perdida y el recurso humano peor.

 ¿Cómo ha sido su vida personal después de salir de la alcaldía?     

  • Me dedique a mi profesión, dure litigando un largo tiempo antes de la pandemia, porque después me entregaron lo que recibí como sucesión, lo que recibí después que salí de la alcaldía, lo único que tenía era una casa en el barrio Bavaria y me dedique a litigar.

¿Cuándo decide dedicarse a la empresa privada?

  • Después que salí de la alcaldía me dedique a administrar unos bienes que recibí, el edificio Vives, los negocios de palma y banano y el Hotel que hoy en día administra uno de los hijos míos, y seguí litigando y atendía los negocios de la actividad agrícola, y hasta me dedique a la construcción.
Le puede interesar: “Idealizamos una Santa Marta desarrollada para los 500 años”: candidatos a la alcaldía

¿Qué recuerda usted de su papá Don Pepe Vives Campo?

  • Yo recuerdo a mi papa como un hombre de 70 años, un hombre que se acostaba temprano y se levantaba temprano, hacia ejercicio y le gustaba mucho ir al Teatro Santa Marta a ver películas, todos los domingos le encantaba ir al Estadio Eduardo Santos y cuando el Unión Magdalena fue campeón en el año 68 él estaba ahí, le gustaba ir mucho al Eduardo Santos porque él tenía un vínculo sentimental con esas obras incluyendo el Teatro Santa Marta. El Eduardo Santos se construyó cuando los Sextos Juegos Olímpicos, era el presidente de la Republica Mariano Ospina Pérez, y era gobernador del Magdalena Joaquín Campo Serrano Riascos y lo nombraron a el presidente del comité olímpico y presentaron una Ley para auxiliar el acontecimiento de los Sextos Juegos Olímpicos y el además aportó recursos propios. Yo conservaba casi que inconscientemente lo que fue mi papá, nunca lo vi tomando tragos ni nunca lo vi parrandeando era un hombre de la casa y mira que vivía en una zona que era casi rural en frente del Liceo Celedón. Mi manera de ser lo recibí de mi papá y de mi mamá, recogí de mi mamá la sencillez y humildad, eso yo lo vi y crecí en ese ambiente.

¿Cómo visiona usted a Santa Marta para los 500 años?

  • Yo no visiono nada, no veo que están haciendo para los 500 años, lo único que yo veo es que tenemos una ciudad abandonada, insegura, que no tiene los servicios básicos indispensables para procurar su desarrollo, turístico, comercial e industrial, no le veo. Los candidatos en su mayoría no me produce ni frío ni calor, he observado a cada uno de ellos en EL INFORMADOR y creo que los más sensatos que vi fueron dos, pero no quiero tomar partido como director del periódico que soy, solo dos me llamaron la atención, aunque yo sé ya por quién voy a votar para el concejo, gobernación, alcaldía, asamblea; cuando yo llegue a la alcaldía teníamos un presupuesto de 720 millones de peso hoy me dicen que tiene 1.8 billones de pesos, solamente aquí donde vivo pago en impuesto 4 millones de pesos en una zona donde todo era zona de invasión como es la mayoría de los barrios de Santa Marta. Yo veo es una cantidad de gente hablando en su gran mayoría la pajoterapia, pura paja, con algunas excepciones, pero son muy pocos

¿Su mensaje para los descendientes de Pepe Vives?

  • Primero ser una persona pulcra, honesta, pensar siempre por los altísimos intereses de nuestra comunidad por encima de los intereses particulares y trabajar con honestidad y pulcritud por esos intereses, ser emprendedores, gente activa, generador de empresa, pagadores de impuestos, porque es la única forma de retribuir la riqueza, ese es mi mensaje para los jóvenes pero principalmente que sean inmaculados y honestos, nada de picardía ni de corrupción, algunos dirán cuando lean esta entrevista, bueno pero elementos en su familia que no son eso, pero yo no tengo la culpa de eso, eso es problema de cada cual, yo respondo por los actos que como persona natural se puedan generar por mi conducta tanto pública como privada. Mirar los buenos ejemplos y no a través de la envidia y el resentimiento.

¿Qué mensaje envía a los periodistas?

  • Bueno a algunos les reconozco que cumplen con su función, pero otros son mercenarios, venden su posición, venden su estilo y aquí hay muchos ejemplos de eso. Algunos dirán que EL INFORMADOR es mercenario, yo no sé si de pronto en alguna de las etapas del periódico se cometieron algunos pecadillos de esos, pero lo que siempre he recomendado a través de las reuniones que hacemos es eso. EL INFORMADOR a pesar de las críticas que recibe de afuera ha sido imparcial, en casos como el de la Marina en el que la gente critica por criticar, porque la Marina en parte ha permitido gran parte de la playa en este sector de Bella Vista y es algo que está ahí palpable.
Le puede interesar:  Candidato a la Alcaldía expondrá sus propuestas para los 500 años  


Más Noticias de esta sección

Publicidad