Indonesia dice adiós a los degradantes test de virginidad en el Ejército

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Singapur, 25 abr (EFE).-  Tras más de medio siglo en vigor y después de una ardua lucha por parte de activistas, las fuerzas armadas de Indonesia han abolido el “test de virginidad” o “prueba de los dos dedos” que hasta ahora se realizaba a las mujeres que quisieran unirse al cuerpo castrense.

“Es una gran noticia para las mujeres en Indonesia, un logro importante para la erradicación de la violencia de género”, dice a EFE Ninik Rahayu, ex miembro de Komnas Perempuan (la Comisión Nacional de Indonesia sobre la Violencia contra las Mujeres), quien durante años ha presionado contra esta práctica.

El pasado 13 de abril, el jefe del servicio de cirugía de las fuerzas armadas, el general Budiman, confirmó a la agencia local Antara que las fuerzas terrestres, navales y aéreas habían “abolido de forma efectiva los test de virginidad”, noticia de la que también se ha hecho eco la organización Human Rights Watch (HRW), que ha abogado durante años por la erradicación de estos exámenes.

Le podría interesar: ONG aplaude que el Ejército indonesio elimine las pruebas de virginidad

Introducidos en 1960 en Indonesia, país de mayoría musulmana, se conocen gráficamente como “prueba de los dos dedos”, en referencia a la exploración vaginal realizada por personal sanitario para percibir a través del tacto si el himen de las candidatas –a veces también el de las prometidas de los militares- estaba intacto, con el objetivo de averiguar si las mujeres eran o no vírgenes.

Prueba degradante

Una prueba “degradante”, ha denunciado con denuedo HRW, que se incluía dentro de los test “psicológicos y de personalidad” del Ejército por “razones de salud mental y moralidad”, y además inútil, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que destaca su invalidez científica, pues el himen puede romperse por otros motivos.

“Es una forma de violencia de género que causa miedo y traumatiza a las mujeres, que al final es lo más difícil de subsanar”, indica a EFE Ninik, quien en los últimos años había centrado su campaña de “lobby” sobre el general Andika Perkasa, comandante en jefe de las fuerzas armadas de Indonesia desde noviembre.

Fue este general quien ya el pasado verano defendió su eliminación arguyendo que las mujeres debían ser seleccionadas bajo los mismos criterios que los hombres, si bien los test continuaron llevándose a cabo en algunas divisiones.

 El paso definitivo no llegó se dio hasta que el presidente indonesio, Joko Widodo, ascendió a Andika en noviembre, y quedó como supervisor de las fuerzas armadas, terrestres y aéreas.

Un giro de 180 grados en comparación con la posición de los altos cargos del Ejército de hace unos años; en 2015, a raíz de un informe de denuncia de dichos test por parte de HRW, el general jubilado Fuad Basya, miembro entonces del centro de información del estamento militar, defendió con unas polémicas declaraciones su permanencia.

“Si no son vírgenes, si son traviesas, significa que su mentalidad no es buena”, dijo a la prensa local, asegurando que una candidata que había perdido la virginidad fuera del matrimonio representaba “un estado mental incompatible” con el desempeño castrense.

Impulso al movimiento feminista

Un tipo de comentarios que despertaban la frustración e ira de mujeres de todas las edades en Indonesia, país donde el movimiento feminista ha tomado impulso en los pasados años.

La veinteañera Latisha Rosabelle, ahora estudiante en el Smith College de Massachussetts (EEUU), registró hace cinco años una petición en la página web Change para la eliminación del “test de virginidad” que consiguió reunir casi 70.000 firmas.

“Este giro de política sugiere que la gente tiene influencia sobre las decisiones estatales”, dice a EFE la joven desde Estados Unidos, donde ahora reside, declarándose “exultante” por la abrogación de la normativa, fruto, considera, de “una ola de activismo feminista” que ha cogido fuerza en el país.

Ejemplo de ello es que, además de la eliminación de esta prueba, practicada también por las fuerzas de seguridad de países como Egipto, India o Afganistán, este mes el Parlamento indonesio aprobó su primera ley específica contra la violencia sexual, que prevé penas de hasta 12 años de cárcel por abuso sexual y 15 por explotación.

Este último apartado incluye el matrimonio infantil, antes permitido si se obtenía el permiso de un tribunal musulmán.

Quizás le interese: Hutíes quieren someter a actriz a "prueba de virginidad", denuncia Amnistía  

Unos pasos en la dirección correcta, según activistas y organizaciones por los derechos humanos, indicativos de un cierto progreso en materia de igualdad en Indonesia, según apunta ONU Mujeres en su ficha del país, aunque destaca que “aún hay trabajo por hacer”; solo el 21 por ciento de diputados eran mujeres en 2021, cita como ejemplo.

En cuanto al Ejército, donde apenas el 10 por ciento de su personal son mujeres, a Latisha le gustaría ver aún “más medidas para reducir las barreras de entrada a las mujeres; igualmente importante, o más aún –matiza-, es mirar a los retos sistémicos que las mujeres enfrentan para ascender de rango”. EFE




Más Noticias de esta sección

Publicidad