Lo que la virtualidad dejó y se llevó

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 Desde la perspectiva del docente se conocerán aspectos ventajosos y otros no tanto luego de las clases no presenciales y que de algún modo dejó huella tanto en los profesores como en los estudiantes.

Durante la pandemia y el confinamiento, a los docentes les tocó asumir un nuevo modelo de educación y conocer otro campo de enseñanza, situación que se convirtió en una nueva experiencia, sobre todo para aquellos que no tenían conocimiento sobre las nuevas tecnologías. Es por eso que, esta experiencia tuvo aspectos positivos y negativos que les permitió reflexionar sobre la academia.

Para la docente Claudia Mejía, investigadora de la Escuela de Comunicación Social y Periodismo y de Psicología de la Universidad Sergio Arboleda, mencionó lo positivo y negativo que le dejó la pandemia en el método de enseñanza.

Claudia Mejía, docente
Claudia Mejía, docente

Claudia Mejía tiene una especialización en Gestión de la Comunicación, en Investigación y Docencia, al igual que un doctorado en Ciencias Gerenciales. Actualmente ocupa el cargo como directora del grupo de Investigación denominado Comunicación y Sociedad, y tiene a su cargo cuatro asignaturas en el componente de Investigación y en el de Gestión Organizacional.

Cambios en la pedagogía

La adopción de un modelo hibrido que es intercambiado con lo virtual, anteriormente esto sonaba extraño, no adecuado o permitido en las aulas de clase y ahora es lo más normal involucrar la virtualidad y las tecnologías a las clases, herramientas que antes eran prohibidas, como por ejemplo, permitir el uso de los celulares en clase. “Hoy en día los sacan, inclusive para los parciales, es decir, hemos convertido la tecnología en una herramienta amigable y nos permitió ver su importancia en los procesos de aprendizaje”.

También cambió la mirada de profesores y alumnos, el profesor valora más la presencia del estudiante, la cercanía, retomar esa capacidad de comunicar a través de lo verbal es muy importante. Para los estudiantes también ha tomado mucho valor la presencialidad y también la capacidad de aprendizaje a través de un nuevo modelo como es el híbrido.

Paralelo del antes y después

- Antes, la tecnología estaba prohibida en las clases o al menos controlada y bajo la supervisión del docente, después de la pandemia ahora está inmersa en las clases.

- Antes, el único escenario de aprendizaje era el aula, hoy en día está la mediación de la tecnología para buscar nuevos escenarios como las clases espejos, invitados especiales, visitas y acercamientos a otros espacios de manera virtual sin perder la presencialidad.

- Cambió la perspectiva del estudiante, del valor del aprendizaje para los que les costó la virtualidad y sentían que no aprendían ya que no había comunicación cercana y para los docentes también les cambió.

- Cambió también el modo de evaluar, antes era un modelo de parciales impresos muy a lo tradicional y ahora los espacios son diferentes, ahora es por medio de la multimedia, ya sea a través de pequeños videos, podcast e inclusive exposiciones virtuales y parciales en formatos de Google Docs o las mismas salas virtuales. Esto implicó el reto con el modelo de evaluación ya que no es simplemente pregunta respuesta, sino que se trabaja desde lo híbrido la capacidad de que todos los estudiantes intervengan en la evaluación propia y la de sus compañeros.



Nuevas didácticas

Didácticas de la clase como el uso de audiovisuales, invitados, clases espejo, modelos híbridos entre exposiciones virtuales y presenciales.

Lo positivo

La comunicación online vía streaming facilitó el manejo de las distancias, tener invitados de otras ciudades y países para intercambios de ideas a través de “clases espejos” con otras universidades. Hubo un acercamiento más amigable con la tecnología y sobretodo vimos la importancia de las herramientas tecnológicas en los procesos de aprendizaje.

Al volver a la presencialidad, muchos valoraron esa comunicación personal, fue volver a la comunicación sin mediaciones y de una manera autentica, directa. “Creo que para todos los que están en el campo de la comunicación esto es un muy importante, si bien la tecnología nos ayuda, no puede ser la manera normal y permanente de comunicarnos”.

Lo negativo

De acuerdo con la docente, estos dos años que vivieron de confinamiento afectó la dinámica de relacionamiento interpersonal en cosas tan sencillas como retomar la comunicación visual, gestual y los espacios de la comunicación presencial. “Se perdió un poco algunos aspectos de cómo se construye esa comunicación en el espacio real. Para algunos jóvenes y adultos se les volvió un escudo de protección al no tener que enfrentarse a la vida real y a los jóvenes especialmente los volvió un poco más cautelosos y prevenidos en esa relación personal”.

“Sentimos la soledad en las clases, eso fue algo que no existía antes de la pandemia y creo que ningún profesor había experimentado la soledad en las clases, de tener cámaras y micrófonos apagados y de los largos silencios en clase. Esto nos hizo reflexionar sobre el valor de tener ese estudiante frente a nosotros y valorar esa cercanía”.



Más notas de esta Revista

Publicidad