En mira por cumplir la Ley

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com

Dice el adagio popular: ‘A la tierra que fueres haz lo que vieres’, lo que nos debe alertar para actuar prudente y debidamente si visitamos el extranjero. La legislación colombiana es diferente a otros países; de ahí la importancia que conozcamos algunas normas en el evento que viajemos a esas tierras para no infringirlas.
A cualquier criminal además de poseer su prontuario aquí, podría agregársele ciertas conductas castigadas por países bajo el régimen islámico; igual al que no lo es sin saberlo. Es el caso muy particular que adelantan los estados donde se practica el islam, la religión musulmana; ¿bajo qué fundamento jurídico? no existe, así lo considero; pero lo que sucede es que el islamismo puede endilgar a cualquier ciudadano del mundo que contraríe esta religión o difame el Corán, libro rector de los musulmanes, se hará merecedor de penas privativas de la libertad u otros castigos, que se materializarán con solo pisar esos países. La profesora británica Gillian Gibbons, de 54 años de edad, que ejerce en un colegio privado de la ciudad de Jartum en Sudan podría ser acusada por dejar llamar Mahoma a un osito de peluche por sus alumnos y ser encarcelada por seis meses o cuarenta latigazos por violencia religiosa; en el momento la docente se encuentra detenida mientras se le adelanta "un juicio". Igual situación realizó un escritor inglés, pero en su tierra hace algunos años, que según autoridades musulmanas agredió el Corán y no podía pisar tierra islámica ya que sería ejecutado. En ese régimen se castiga severamente la corrupción hasta con pena de muerte.
En Occidente conductas que se consideran triviales como escupir en las calles o subir los precios de los productos en los mercados: Especular se castiga con latigazos en el acto. Legislaciones como la de Turquía no permiten gritar a los ancianos. En Indonesia es mal visto tocar la cabeza a las personas. En Irán no se debe sonar la nariz en público. Si viaja a China, allí no se permite chupar los palillos con los que se come; recomendamos no mirarle los pies a una mujer china, lo enviarán a la cárcel. En Indonesia se castiga con la decapitación a quien se masturbe en público. En Camboya se prohíbe el uso de pistolas de agua en celebraciones; que tal aquí, se usan esas y las de fuego. En Japón, solo la familia real puede pintar su auto de rojo. En Suiza está prohibido lavar el carro los domingos.
A esos países musulmanes no lleve en su equipaje revistas, películas pornográficas ni luzca pantalones cortos, tampoco realizar actos homosexuales, ya que se podrá quedar encarcelado por largo tiempo.
En este hemisferio, cuidado con los que viajan a IIlinois E.U., lo pueden arrestar por vagancia si no lleva por lo menos un dólar. En Canadá está prohibido practicar la brujería. En Arizona es ilegal rechazar un vaso con agua que le ofrezcan, claro está que es potable no como la de acá, es la actitud de rechazarla. En Estados Unidos al saludar a una dama, ella si quiere extenderá primero la mano; los hombres no insistan, se podrán quedar con la mano extendida. En Alaska se debe respetar el sueño de los osos. En Pensilvania es ilegal que más de 16 mujeres vivan juntas en una casa, se considerará ese sitio un prostíbulo.
Son algunas leyes, normas de convivencia que podríamos considerar al leerlas raras o absurdas, pero que se cumplen, no como en Colombia que son para los de ruana y abarcas, que está prohibido aplicar integra justicia, enviar a los corruptos a las cárceles; al que asesina por robar un celular y se le da tiempo suficiente a un político corrupto para que se escape antes que lo capturen.

En Colombia se violan las leyes, se tuercen, se les da cualquier interpretación para que favorezca y quedan intactas; por eso es que en el mundo se burlan de nosotros o mejor de nuestro sistema jurídico y el extranjero viene aquí, hace y deshace lo que no logra hacer en su país, claro está con la complacencia de alcahuetes y autoridades públicas. Tenga en cuenta estas sugerencias a manera de advertencias que le hacemos desde esta columna periodística; quedan previamente notificados por conducta concluyente y no olvidar el refrán: ‘A la tierra que fueres haz lo que vieres’.

Publicidad