Tres de marzo: día mundial de la vida silvestre

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



Indudablemente la naturaleza proporciona a los seres vivos, los humanos en especial todas las garantías que permitan su permanencia durante su ciclo vital. A no dudarlo, la naturaleza es una especie de padre protector que da a sus hijos los instrumentos y herramientas más valiosas para su subsistencia.

En otras palabras, la naturaleza, puede concebirse como el más completo y sofisticado laboratorio, donde el hombre diseña y construye todo lo que le venga a la mente para su supervivencia. Como puede interpretarse, la naturaleza lo es todo; su rica y exuberante existencia está presente en los cuerpos hídricos como ríos, ciénagas, lagunas, mares. En materia alimentaria, nos proporciona todos los productos del pan coger a nuestra disposición: Yuca, ñame, maíz; además, cacao, plátano, frijol… y demás fuente alimentaria. Los minerales en abundancia, frutas y demás insumos, están a la disposición del ser humano; pero, este es desagradecido, en vez de amar y corresponder a la naturaleza, la destruye día por día, convirtiéndose así en el depredador más peligroso de la historia universal.

No olvidemos, que esta actuación inmisericorde del hombre que tala a los bosques, vuela los oleoductos y produce quemas innecesarias, destruye la fauna y la flora y demás manifestaciones silvestres; no es de ahora, se ha originado desde el pasado, sin que medie un despertar de conciencia que ponga freno y fin a tantas atrocidades.

El presente, es producto de un pasado alejado de civilidad. Es hora ya de reaccionar positivamente, puesto que vivimos fracturas profundas, contundentes y concretas. Este enunciado nos concita a pensar y convocar a la saciedad para debatir sobre las nuevas determinaciones del mañana, que por supuesto, vivirán otras generaciones. Hoy más que nunca, necesitamos adoptar una estrategia integral adaptada al cambio; no más permisividad al accionar devastador del hombre contra la madre naturaleza. Es indispensable, respaldar los planes e iniciativas que contribuyan a la defensa y protección del entorno ambiental. Es fundamental, conceptuar y evaluar una perspectiva ética, pluralista y visión real de conservación del planeta; de lo contrario, todo lo acabaremos.

A través de un diálogo fluido y productivo que sirva de hilo conductor, todos, absolutamente todos debemos actuar bajo una fuerza sólida, integrada de manera articulada y significativa, a tal manera de renovar una fructífera visión de desarrollo local, regional y universal. Necesitamos volcar nuestras miradas hacia el sector rural y convertir al labriego en motor de desarrollo y protagonista en procesos de cambios. En síntesis, debemos entender y asimilar a la madre naturaleza como una autentica fabrica que todo lo produce y donde nosotros seamos sus obreros, no sus destructores.

Cada tres de marzo, se conmemora en el mundo el día de la vida silvestre; que no solo sea este día sino los siguientes para que asumamos la suficiente conciencia. Admiremos y celebremos la belleza de la vida silvestre, agradezcamos sus bondades; si protegemos la naturaleza, ella nos dará sin duda más vida.


Publicidad