Crisis económica y “boom” inmobiliario

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Con una contracción del 6.8%, la economía colombiana en el 2020 padeció una de las crisis económicas más severa de su historia. Así lo certificó el Dane el pasado 15 de febrero en su Boletín Técnico Producto Interno Bruto (PIB). A su vez y de acuerdo con cifras de Galería Inmobiliaria, Colombia registró al cierre del año pasado un récord en ventas de viviendas con un total de 176.157 unidades negociadas en el año. ¿Cómo se puede explicar este insólito comportamiento?

Para empezar, vale la pena analizar el desempeño de las transacciones en el segmento VIS (Vivienda de Interés Social), en el cual se vendieron un total de 125.000 unidades que representa un incremento del 11% frente al 2019. Estrategias como el impulso y fortalecimiento del programa de vivienda social Mi Casa Ya, sumado a los más de 30.000 subsidios entregados de un total de 100.000 que tiene fijado el gobierno nacional hasta el 2022, contribuyeron al logro de esta cifra histórica.

Así mismo, en el segmento No VIS se negociaron un total de 51.000 unidades de vivienda, superando en un 0.3% el total de ventas del 2019 para el sector. Aquí vale la pena reconocer el impulso dado a través del programa Frech No VIS, que consiste en un subsidio que se entrega para compra de vivienda nueva no VIS, el cual puede usarse para pagar la porción que corresponde a los intereses de la cuota del crédito. Este programa del gobierno cuenta con 40.000 cupos disponibles para el año que va corriendo.

Para el presente año se vislumbra un mejor comportamiento en las ventas del sector inmobiliario. Es así como con la sanción de la Ley 2079 de vivienda y hábitat el pasado 14 de enero, los interesados en la compra de vivienda podrán contar con un acceso más expedito a los subsidios de vivienda, flexibilización en los plazos de financiación y eliminación de restricciones de tiempo para las ventas de casas que sean adquiridas a través del subsidio Mi Casa Ya. Además, a través de esta ley el Ministerio de Vivienda espera entregar 80.000 subsidios e impulsar la venta de 200.000 viviendas rurales nuevas.

Sumado a lo anterior, las personas que han podido mantener sus trabajos y que además cuentan con capacidad de ahorro, están aprovechando la oportunidad de bajas tasas de interés en los créditos para invertir en compra de vivienda. No cabe duda del papel que está jugando la baja tasa de interés en la decisión de los colombianos.

En definitiva, las medidas de política monetaria tomadas por el Banco de la República para enfrentar los efectos generados por la presente crisis, han contribuido favorablemente en el impulso del consumo privado y el repunte gradual de la inversión. Una tasa de interés baja y estable sumado a las políticas en materia de vivienda que se adoptaron desde el gobierno nacional, han permitido aliviar la carga financiera de los deudores, estimulando la compra de vivienda e impactando de forma favorable el empleo.


Publicidad