Hablar menos actuar más

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



¿Cuántas veces hemos oído estas frases?: “Ese, esa habla mucho y no hace nada” o “Esa, ése es puro bla, bla, bla” o “Esos hablan mucha cháchara”. Estas frases y otras que sacarán del baúl de los recuerdos, nos pondrán a recapacitar a ustedes y a mí lo importante de hablar menos y actuar más. Vivimos en sociedad y como tal, la comunicación es vital y de qué manera hace falta.

No he realizado este escrito como un motivador más, no lo soy, soy realista; el propósito es que reflexionemos, pensemos antes de hablar y que lo expresado sea beneficioso, productivo para el conglomerado.
Mucho bla, bla, bla, esconde un embeleco, una mentira, un engaño, casi siempre de una manera disfrazada; por consiguiente, si reflexionas e identificas áreas de tu vida en la que no eres auténtico o habrás adoptado la mentira como una forma de vida, no las tapes, ni tampoco optes por justificarte; estima que hoy puede ser una gran oportunidad para corregir y salir adelante con sinceridad y decidirte a vivir una nueva vida libre de engaños y podrás entrar en el plano de empezar a actuar.

Dice otro proverbio: Las palabras se las lleva el viento, ¿Las acciones? Ni un huracán, siempre que estén bien cimentadas. La verdad es que debemos ser más precisos al hablar, muchas veces se habla con incoherencias, lo no pertinente, lo no relevante, lo que no se concreta; tenemos que llegar al meollo, visualizar las posibles soluciones, así no nos alejaremos de la realidad.

“El que habla mucho, yerra mucho”, también se dice por ahí y el prudente frena su lengua; por consiguiente, debemos direccionar nuestro potencial a trabajar en realidades a corto, mediano y largo plazo. No derrochemos energías en perversidades, lo cual es propio de las personas que hablan mucho y actúan poco, quienes siempre sacarán evasivas, notorio en este tipo de individuos a quienes tenemos que desenmascarar, identificar y señalar para que no nos traigan “cuentos chinos”.

Sin duda alguna, tendremos que compaginar con otro proverbio o reflexión: “Habla poco, escucha más y no erraras”, así que seamos moderados y mesurados al hablar, para evitar equivocaciones, llegando a otro refrán: “Quien más habla es quién más tiene que callar”.

Preguntamos: ¿Cómo hacer para no hablar más de la cuenta? Piensa antes de hablar; tan obvio, pero tan poco usado. Escucha antes de emitir conclusiones rápidas; limítate a lo que es realmente importante. Conoce mejor a los demás, crea una realidad mejor.

Luego de escribir este tema y antes de su publicación, una asidua lectora me expresó: “Empecé a hablar menos y a escuchar más”. Le pregunté: ¿Te dio resultados? Me contestó claro que sí. Entonces a hablar menos y actuar más.


Publicidad