En qué irá quedar el magnicidio de Álvaro Gómez

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: jaiisijuana@hotmail.com


Al momento del magnicidio del doctor Álvaro Gómez Hurtado, surgió la sospecha que su realización podría ser un crimen de Estado, pues el doctor Gómez era unos de los duros opositores del presidente Ernesto Samper Pizano, quien para la época se encontraba investigado en el marco del proceso 8.000 por la financiación de su campaña electoral patrocinada con dineros procedentes del narcotráfico.

Después de más de dos décadas de este horrendo hecho La Fiscalía General de la Nación declaró el caso como crimen de Lesa Humanidad, al considerarlo como una forma de “política de exterminio o aniquilamiento de personas que se convertían en adversarios por las posturas que asumían frente al fenómeno del narcotráfico o por la defensa de la extradición” para la época de los hechos.

El extinto grupo de la Farc, dos días después del asesinato le hicieron saber al mundo y a la opinión pública del país, que el grupo era totalmente ajeno al magnicidio de Gómez Hurtado, sin embargo, el pasado 3 de octubre este extinto grupo subversivo escudándose en la parcialidad que conserva con la (JEP) envió una carta a Patricia Linares presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz donde se adjudicaban “supuestamente” el magnicidio. Sin embargo, esta declaración ha despertado la indignación y suspicacia nacional, sobre todo en su familia, por la supuesta injerencia directa de estos ex-dirigentes de las Farc -Ep para afectar la investigación que existe sobre este magnicidio; lograr su traslado a la Jep y que este caso se convierta en cosa juzgada, para evitar y cerrar el paso a cualquier revelación sobre los verdaderos culpables de este asesinato.

La ex Senadora Piedad Córdoba, conocida en el extinto grupo Farc como Teodora Bolívar, anunció el pasado mes tener pruebas del asesinato de Gómez y del responsable de dar la orden de acribillar al líder conservador. A pesar de la expectativa, el abogado de la familia manifiesta que puede tratarse de una maniobra para limpiar el nombre de Ernesto Samper, a quien el abogado acusa de ser el determinador del delito.

Todos aquellos ciudadanos que han manifestado tener claros conocimientos de este homicidio, lo han pasado a “mejor vida”. Elizabeth Montoya conocida como la “monita retrechera” a tres meses del magnicidio fue muerta a tiros al atestiguar sobre la entrada de dineros del narcotráfico a la campaña Samper presidente.

El 16 de febrero de 1996 en extrañas circunstancias fue asesinado el médico Germán Cifuentes Vivas, hijo del entonces general Ricardo Emilio Cifuentes, comandante de la Segunda División del Ejército, quien días antes había renunciado públicamente argumentando que Samper no merecía su respaldo.

Daniel Samper Ospina sobrino del ex presidente Ernesto Samper con profundo valor civil y sin llegar a equívocos, ratifica que quien ordenó la ejecución del magnicidio del doctor Gómez fue su tío.
Como el poder judicial ha demostrado su parcialidad a la “injusticia”, no sería motivo de asombro que se busque la manera de tergiversar la verdad en cuanto a este magnicidio, para que siempre triunfe la impunidad.


Más Noticias de esta sección

Publicidad