Avance económico con energías limpias: el reto

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



El país sucumbe en un atraso notorio en todo y cada uno de los frentes, el científico, económico, educativo, tecnológico…, que no se debe endilgar a la pandemia, pues estos existían muchos antes que se originara el virus.

Es un absurdo que, en Colombia, el sector eléctrico golpee fuertemente a los sectores productivos del país, ya que las tarifas son exorbitantes y deficiente su servicio. Dicen que las comparaciones son odiosas, pero nos corresponde hacerlas con el fin de aprender; ejemplo Alemania, tiene alto porcentaje de la energía limpia y renovable, es solar, incluso el gobierno germano cada determinado tiempo realiza labores de mantenimiento a la infraestructura del sector eléctrico para que el servicio sea óptimo.

Realmente nuestro país tenemos que renovarlo todo; es hora que se potencie la formación tecnológica y técnica, para que el verdadero desarrollo e innovación se constituya en vanguardista de la producción, tanto del campo como de las grandes ciudades. Ejercer controles de regulación a las grandes fábricas y otras actividades que contaminan; esto, tras la finalidad de mejorar la calidad de vida de los colombianos.

Otra faceta no menos importante está articulada en la industria maderera, cueros, textilera y otras más, donde se deben emplear métodos modernos que eviten que algunos desechos químicos que se utilizan en esas industrias contaminen el medio ambiente.

Algunos dicen que Colombia es un país sumamente atrasado y ello corresponde a una gran verdad; necesitamos gestionar mayores avances, proyectarnos seriamente al futuro, no ser cortoplacistas, es decir pan para hoy, hambre para mañana; algo que es intrínsecamente perverso; para salir del atraso que por décadas hemos vivido; sobre todo volcar nuestra mirada al campesinado, tecnificarlos a través de las Umatas (Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria) existentes en todos los entes territoriales que brinde mayores garantías a los hombres del campo y les aporte herramientas de tecnificación que permitan abrir campo al campo, mejorar las condiciones, fortalecer la producción agroindustrial y robustecer las condiciones socioeconómicas.

La tecnificación industrial debe aportar y abarcar escenarios valiosos a la actividad pesquera, dejando atrás la artesanal e incorporándose dentro de un impresionante modernismo de carácter gerencial y empresarial.

Los centros de aprovisionamiento, mercados públicos, deben contar con todas las herramientas que permitan a los comerciantes formales e informales negociar sus productos en las mejores condiciones económicas y sin intermediarios.

De esta manera Colombia entrará en un proceso propicio y desarrollo tecnológico en todos sus frentes, ya que recursos naturales tenemos, que quisieran tener otros países; contando con esas maravillas que la naturaleza nos ha dotado, le abramos campo a la industria sin chimenea: El turismo.


Más Noticias de esta sección

Publicidad