Volver al campo para que produzca

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



En el marco de esta narrativa, donde la pandemia propicia un cambio sustancial de vida y a la articulación de amplias perspectivas de cómo sobrevivir, observamos con preocupación que un nutrido de talento humano y de mano no especializada, se encuentran con los brazos cruzados; esto sin lugar a dudas conlleva a una real crítica de orden económico social.

 

Nos preguntamos ¿Qué podemos hacer? Fomentar el desarrollo microempresarial; proyectar la mirada hacia la producción del agro. Este período de la pandemia nos ubica en un campo de reflexión y de análisis crítico, teniendo en cuenta que estamos obligados a encontrar alternativas de solución que aporten estímulos a la enorme población de colombianos que se encuentran inactivos, pero deseosos de generar aportes para el desarrollo socioeconómico.

Con base en lo anterior, se observa a menudo que personas con recursos económicos por miedo a un posible contagio, han buscado como refugio sus parcelas, dándoles el verdadero valor que representa la tierra en materia de producción. Esta óptica de interpretación a lo que está sucediendo en la actualidad, concita a un urgente llamado al Gobierno Nacional, para que haga un viraje integral al diseño e implementación de los planes de desarrollo de los diferentes entes territoriales del país.

Esta exposición sirve de soporte para buscar alternativas focalizadas a las soluciones reales del momento; no se justifica que, en municipios de riqueza agrícola por sus tierras fértiles y aguas, se encuentren centenares de ciudadanos haciendo mototaxismo y el campo totalmente abandonado.

Es urgente y necesario que el Estado haga una reingeniería total a los programas curriculares dirigidos por el Ministerio de Educación Nacional; ente éste que debe priorizar el proceso de formación de carreras técnicas, tecnológicas que permita a los jóvenes incorporar en su formación instrumentos y herramientas para convertirlos en defensores del campo que produzcan la tierra y logren frutos por montón y se sientan orgullosos de ser vanguardistas del campo.

Es triste y preocupante ver que los jóvenes de hoy, especialmente los de la provincia inmediatamente terminan sus estudios secundarios, se radican definitivamente en las ciudades capitales; algunos tienen la oportunidad de volverse profesionales; otros de ingresar al muro de la inoperancia y el campo solo;  ya que no podrán regresar a él, puesto que motivaron a sus progenitores a vender sus parcelas. Debemos tener en cuenta que el campo lo produce todo.

Es recomendable sugerirle a los Alcaldes fomentar junto con entidades de formación agropecuaria la implementación en sus programas de gobierno de Centros de Acopio, donde los labriegos no sean explotados por intermediarios, aunado a ello el Ministerio de Agricultura dirija incentivos y permita la sostenibilidad de éste valioso gremio de productores de la tierra a quienes debe dotárseles de todo lo necesario para que tengan una vida digna como se merecen, con salud, educación, vías, servicios públicos y demás componentes básicos como la seguridad e indispensables que mejoren su situación. Hay que abrir campo al campo.



Más Noticias de esta sección

Publicidad