Las niñas no....

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



Los hechos recientes de violaciones y asesinatos de niñas, incrementan el dolor y el rechazo que ya se vuelve notorio en manifestaciones en algunas regiones del país; a más de uno esta situación nos produce impotencia, rabia, vergüenza y hasta desconfianza de nuestro sistema judicial. La sociedad se divide, unos manifiestan que se requiere “mano dura” al sancionar a estos violadores y asesinos de niñas; otros opinan que nuestra sociedad está enferma.

Dolor, desconcierto... han causado estos actos nefastos, el más reciente, la violación y muerte de la niña Salomé en Garzón, Huila, criatura de sólo cuatro años. Se repite una vez más la frase tan trillada: “ El hecho causó rechazo nacional”. No se ha sancionado un caso similar y sucede otro. Lamentable este caso como los anteriores.

Fui motivado por las redes sociales a escribir esta columna, cuando leyendo: Las niñas no se tocan, no se violan, no se matan. Los correctivos a estos casos deben aparecer lo antes posible, para que ellas disfruten sanamente su infancia sin que el enemigo oculto o abierto aceche y afecte. Oigo muy a menudo que el violador asesino, asedia a las niñas y que su ámbito es el familiar o territorial al que el infante vive, familiar o vecino que se insinúa con obsequios sin ser una fecha especial.

Nosotros los mayores, somos du voz, su protección y al mínimo asomo de esos acercamientos disfrazados, detectarlos oportunamente y denunciarlos; no necesariamente tenemos que ser unos detectives. Debemos creerles.
Las autoridades en general, especialmente la Fiscalía, como ente acusador deben entregar resultados al respecto, ser más ágiles en las investigaciones; celeridad es la que necesitamos en estos casos. No hay que permitir que las cifras aumenten y seguir lamentándonos como siempre. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, fueron abusadas sexualmente 6.085 niñas y 33 asesinadas, entre Enero y Abril de 2.019.

La violencia contra el sexo femenino comienza en la niñez y es en la familia donde principalmente se ejerce esa violencia y la sociedad la incrementa, solo por ser mujer; creciendo en un ámbito hostil. La niña, la adolescente no denuncia porque es presionada por su violador, pensando (ella), que quedará marcada por un lapso de tiempo; marcada en el sentido que como dice el dicho “ al caído caerle” y al difundirse su situación, muchos querrán aprovecharse de ella; entró en un espacio que necesita apoyo y ayuda profesional para sanarle esas heridas provocadas.

Preguntamos ¿A quién responsabilizar de lo que sucede negativamente a las niñas?. Responsabilizamos aquí a la familia en primera instancia, la escuela, la sociedad, las religiones y el Estado. Todos sin excepción tememos que aportar nuestro granito de arena; unidos acabaremos la violencia infantil, para proporcionarle un mejor porvenir a esa niña, adolescente, a esa mujer.

Mientras tanto, asumamos una actitud de no violencia a las niñas; no tocarlas, no violarlas, no matarlas; exigir justicia oportuna y otras expresiones que les favorezcan con el propósito de desarraigar pensamientos malignos y erradicar la violencia contra ellas. Nuestra Carta Magna y Tratados Internacionales que Colombia debe cumplir, expresan que los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás. La consigna es concientizarnos que sea así y no letra muerta.


Publicidad