Economía en el Presente y Futuro

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Hoy por hoy no tenemos un motor definido que impulse el crecimiento de la economía; y a fin de no estancarnos, ir tras una producción creciente y empecemos a recargar el precario estado de la economía en su pobre evolución y limitaciones para impulsar el crecimiento de hoy y mañana, al tiempo de entender que el crecimiento de una economía puede provenir de la expansión de sus factores productivos, ya que mientras más trabajo, tierra y capital tenga una economía, más podrá producir; aumento de la productividad de esos factores, y, un ingreso inusitado de recursos que financie un crecimiento de la demanda.

No es secreto para nadie que tenemos una economía inestable, por lo que el gobierno debe apoyar en esa dirección todo cuanto la beneficie, colocando a su servicio los mecanismos, herramientas e instrumentos que fueren del caso, como la economía naranja, no solo para ayudar a sacar adelante al país, sino que la misma no se derrumbe y colocar inyecciones de reactivación con fórmulas que sean bien acogidas por los emprendedores e incentivar desde las universidades la cátedra de emprendimiento en las facultades de ciencias administrativas, espacio donde considero está el futuro de Colombia para salir avante y consolidar situaciones óptimas en beneficio colectivo, frenar la desaceleración con sus implicaciones económicas y sociales agravadas por la pandemia planetaria que sufrimos y que genera en gran medida desempleo y pobreza.

El dinamismo de nuestra economía debe ser impulsado desde todos los frentes y elevar los niveles de inversión, a fin que el gobierno aumente su participación en la economía, se convierta en uno de los principales motores del crecimiento y duplique su participación en ella. La productividad del trabajo y el capital en el país no debe permanecer estancado y el aporte total de los factores de crecimiento económico debe ser positivo, debiendo para lo cual, aprovechar la oportunidad de mejorar el rendimiento del trabajo y el capital. Actualmente fuentes de crecimiento, sin recursos extraordinarios, dinamizador de la economía debe ser la inversión y crecer cada vez más la fuerza de trabajo, dados los cambios en la estructura demográfica del país.

¿Qué hacer? Superar la trampa de bajo crecimiento, propiciar el aumento del volumen de los factores productivos, elevar su productividad; en lo laboral, seguir avanzando en la reducción del trabajo informal, reducir los costos laborales no salariales y disminuir los incentivos a permanecer en la informalidad, elevar la participación femenina en el mercado laboral, universalización de programas públicos de cuidado de la primera infancia y del adulto mayor, y facilitar el acceso de las mujeres más pobres a ayudas humanas y tecnológicas que les faciliten las labores del hogar; en el campo de la inversión, hay que atacar las circunstancias que restringen el quehacer empresarial, como las altas tasas impositivas y el excesivo costo del capital. Prioritario es también atraer mayormente la inversión extranjera, de modo que se eleve su participación en la economía, se diversifiquen los sectores de destino y se desarrollen clúster que permitan integrar la producción en cadenas globales de valor.

Importa en esto, superar la inadecuada provisión de bienes públicos, en ámbitos donde fallas de mercado y falencias de la política estatal limiten la disponibilidad de factores productivos (educación, infraestructura y logística, tecnología e innovación); evitar las rigideces de mercado que impiden que los insumos y activos productivos se distribuyan de la forma más eficiente posible (comercio internacional, el mercado laboral y el de tierras); y, atender los aspectos regulatorios que generan incentivos adversos e ineficiencias que impactan el crecimiento económico (tramitología y procesos burocráticos).


Más Noticias de esta sección

Publicidad