La pandemia: Una explosión social de descontento

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



Ante el vertiginoso y alarmante expansionismo de la terrible pandemia producida en el contexto universal por la Covid 19, en Colombia debemos preguntarnos: ¿Qué es peor el virus o la pobreza que se origina? ¿Puede el aislamiento reemplazar los ingresos laborales?. ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Qué hacer luego de culminada la pandemia?.

Para comprender con exactitud lo que está sucediendo en el país, es urgente e indispensable hacer una reflexión analítica y con cifras estadísticas sobre las consecuencias devastadoras que muestran la más desoladora imagen de un país apabullado por la corrupción que lo dirige a la ruina. La población clasificada como pobre, más la que deriva sus ingresos de pequeños y minúsculas actividades en prestación de servicios hoy suspendidos por la cuarentena y cuyo bienestar básico depende de su trabajo diario, factor que hace exigible que haya gente en las calles.

De tal manera, que lo que pone en evidencia la pandemia es la extensión de la pobreza en casi toda la geografía nacional, donde el acceso a los servicios públicos, especialmente la seguridad social, a pesar de la teórica cobertura universal, es de hecho muy limitada, llena de enormes déficits financieros aún, no subsanados por enredos administrativos, trabas burocráticas de costos impagables para ellos, de espera sin fin, delatadas ahora por las precauciones que se han tomado.

Algo que angustia más esta situación, lo constituye las personas socorridas por el Departamento Nacional de la Prosperidad Social a través del Sisben y programas dirigidos a la comunidad en extrema vulnerabilidad confirmada por jóvenes y ancianos. Población está priorizada como identificable, la cual es ayudada con el aislamiento, quedando por fuera quienes no están en ninguno de estos listados.

Ante éste aterrador y descomunal panorama es válido preguntar ¿Cómo llegar a todas las personas con ayudas rápidas y en efectivo que complementen la moratoria del pago de los servicios públicos y de créditos bancarios mientras dure la pandemia?, que entre otras cosas se sabe cuándo inició, pero se desconoce cuándo va a terminar.

La crisis refleja la realidad socioeconómica, donde los empresarios han tenido que prescindir de sus empleados, por no tener con que pagarles. Ahora, ¿De qué van a vivir los desempleados? Otra reflexión tiene que ver con las exigencias que hace el gobierno nacional para que la gente cumpla el protocolo de aislamiento preventivo.

Corresponde evaluar y tratar las consecuencias de las pandemias en el aspecto sanitario, medido que se deben tomar en la prevención de la propagación de la misma; también, en el plano económico, identificando y cuantificando sus efectos, para enfrentarlos con nuevos criterios de creatividad e ingenio, realizando los ajustes necesarios, acordes a la nueva situación. La sensatez debe aparecer, para no propagar el pánico, que afectará en últimas la salud mental.


Más Noticias de esta sección

Publicidad