Las manzanas podridas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com



Con esta frase, muy natural, que hemos conocido y pronunciado desde siempre, ya que si no se sacan del costal donde están, van a pudrir las otras; una labor que debe iniciarse lo antes posible. Parafraseando, es la inclusión soterradamente mal intencionada de productos o elementos, dejándolos semiocultos o dificultando su verificación, deteriorando siempre.

Muchos asentirán y estarán de acuerdo conmigo, lo vivieron, que cuando compraron un producto en caja o encostalado; al abrir, observamos productos de buena calidad, pero, de la mitad hacia abajo, encontramos la mala fe, el engaño, productos podridos.

Por eso y más, encontraremos en este ciclo vital, individuos que les da igual ocho que ocho mil y que donde lleguen, permanezcan, entrarán a interferir, a actuar fuera de las funciones asignadas, dejando mal paradas o enlodando la imagen de cualquier institución, extendiendo sus tentáculos perversos.

Para muchos y así lo consideramos, las manzanas podridas deben ser identificadas, ubicadas y claro está removidas. Preguntamos ¿Por qué no se desvinculan? A las manzanas podridas las comparamos con los mandos intermedios que solo dificultan el andamiaje, enrarecen y desacreditan cualquier institución. Las manzanas podridas actúan de manera secreta, muchos las conocen, pero impera el silencio; concentrándose conjuntamente hechos fuera del orden y no pasa nada. Ni ajustes, ni investigaciones con resultados. Aquí pareciera más a lo que expresa el dicho: “échale tierra y tapalo”.

Ante la crisis originada por esas manzanas podridas, que más parecieran unas vacas sagradas, no existe Ente de Control que las intervenga. Se consideran intocables.

Aunque, casi todas las personas están en condiciones o circunstancias, unas, más propicias que otras de cometer una conducta anómala o fraudulenta, solo algunas resuelven perpetrarla. De la intención a la acción, existe un paso, la decisión. El Iter criminis (camino del crimen), lo transita un novato, neófito o un avezado delincuente, repitiéndolo muchas veces. Como Criminólogo, considero que cualquier individuo podrá verse involucrado o lo involucran, ya sea porque es presionado, dispuesto a recibir órdenes, decidido a lo que sea y al recibir una propuesta dolosa, le encontrará una justificación o aquel que en cualquier oportunidad que se presente, realizara actos indecorosos, fraudulentos, no permite que sean penalizados y además los encubre.

Las manzanas podridas erosionan lentamente el entorno; siempre existirán, se deben identificar, aislarlas y lo más importante no dejarnos contaminar; por el contrario, corresponder y con más ahínco, sobreponer la imagen y el propósito del ente o institución a la que hagamos parte.

La esperanza es ver una cosecha libre de plagas, virus, no contaminada. Se debe insistir y persistir; además, en creer y mantener valores y cada quien haciendo lo suyo con control constante e imparcial.


Más Noticias de esta sección

Publicidad