Aislamiento inteligente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com



La última salida del presidente Duque ha despertado mi curiosidad y me imagino también la de muchos colombianos, atentos como estamos a la prolongación de la cuarentena a partir del 14 de abril. Resulta que ahora a raíz de las palabras del presidente se supone que de ahora en adelante hay muchísima posibilidad de que lleguemos a lo que el gobierno ha denominado Un Aislamiento Inteligente.
Empecemos a dilucidar ese enigma. ¿Será que el inteligente es el gobierno que va a decidir, a su leal saber y entender, a quien deja encerrado y a quien le da la libertad de salir? Si es así me perdonan pero que susto porque con base en que información van a proceder cuando la única válida sería la masificación de pruebas que en Colombia no existe. Surge entonces la preocupación de cuáles serían los criterios que utilizaría el gobierno para mostrar su inteligencia.

¿O será más bien, lo que parece poco probable, que el inteligente sea cada individuo? Esto sería lo ideal porque lo lógico es que las personas no sean suicidas pero eso funciona en sociedades donde la precariedad en la calidad de vida no sea la característica de una mayoría. Hasta cuando se le puede pedir a un individuo que no recibe nada del Estado, que su lugar de trabajo es la calle, óigase bien la calle, ni la empresa ni un establecimiento, que no salga a tratar de vender el aguacate, la arepa, los dulces, sobre todo los dulces que venden generalmente mujeres? Difícil de entender para esa minoría privilegiada que además maneja el país, los gremios, las grandes empresas, y las grandes extensiones de tierra, que esa es la realidad no del 27% de pobres sino del 40 o 50% de los vulnerables entre los cuales hay toda de una variedad de trabajos a cuál más precario. Para ellos la amenaza de la pandemia no es mayor a ver morir de hambre a su familia.

Queda la duda de quien más puede ser el inteligente para realizar este tipo de aislamiento. A medida que avanza las supuestas aclaraciones del gobierno sobre esta nueva forma de manejar el confinamiento lo que está quedando claro es que los inteligentes son los gremios de los grandes productores del país. Esto era lo que muchos empezaban a temer. Hasta donde el gobierno ha medido las consecuencias en términos de la expansión del Covid-19 es la gran duda. Este no es un tema que preocupe a quienes por razones equivocadas creen que a ellos, los que pueden asilarse con todas las comodidades y sin dejar de recibir ingresos, no les va a pasar nada. Se olvidan que si el número de enfermos se dispara nadie les va a comprar nada a sus grandes empresas. Por consiguiente, y ojalá me equivoque, ese cuento del Aislamiento Inteligente no sea simplemente una justificación para darles gusto a quienes siguen mandando en el gobierno, los grandes dueños del discurso y del poder económico. Es decir, los intereses de unos pocos y no el bienestar de todos. Ojalá el presidente escuche las voces de los expertos en la salud y no solo en la economía.


Más Noticias de esta sección

Publicidad