¡¡Ojalá!!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Luis Tabares Agudelo

Luis Tabares Agudelo

Columna: Opinión

e-mail: tabaresluis@coruniamericana.edu.co


Si bien a veces el consuelo sirve para animarnos y fortalecernos debido a que es una acción que puede hacerlo; con la siguiente premisa deseo ponerlos a pensar: El ser humano ha pasado por peores catástrofes naturales, las guerras más violentas y crueles; crimínales, tiranos y verdugos de todas las especies; y las plagas y pandemias más devastadoras casi todas ellas peores que la actual. De esta salimos debido a que todas pasan, no son eternas y el hombre -aunque sean pocos- siempre queda.

Basado en lo anterior, en este momento nos azota un estado de ánimo por el piso, de miedo e incertidumbre que desploma la vanidad y arrogancia del terrícola que se creía en la cima; tanto que le sobra inteligencia para donársela a las máquinas.
Igualmente, hoy flotamos por el espacio sideral en nuestra única casa con un visitante indeseado a bordo que nos encierra en nuestras viviendas a siete mil millones de seres humanos asustados.

En consecuencia, muchos piensan que la vida es muy hermosa para perderla por un bicho. Pero lo irónico es que no hay lugar de escape porque todos esos lugares son la misma tierra que hemos maltratado y toda está infestada.
Ahora, no podemos permitir que el pánico y el desánimo se apoderen de nosotros porque si sucede, las ayudas podrían resultar fallidas. A simple vista, el virus se debe domesticar, vivir con nosotros como el de la gripa pero con anticuerpos y vacuna. Por ahora debemos quedarnos en casa.

Por otra parte, las epidemias que han afectado al mundo a lo largo de su historia son: la peste negra, el cólera, la gripe española, la gripe asiática, VIH-SIDA, SARS, la gripe porcina, gripe aviaría, gripe AH1N1, Ébola y coronavirus.
Todas tienen sus historias de inicio, evolución y muerte. Pero aunque parezca increíble, los problemas con las pandemias nosotros mismos nos buscamos el lío. La que estamos viviendo hoy no es la excepción: los chinos la aportan al comer toda clase de animales mal preparados en cocinas cochinas y desaseadas.

Hace casi 800 años, en 1223, el papa Gregorio IX escribió a sus feligreses que las brujas en sus orgías utilizaban gatos y que Lucifer llegaba ante ellas disfrazado de uno negro. Lo anterior, desató una cacería de gatos acusándolos de brujería y ejecutados por la acción de cómplices, herejía, por desobedientes, altivos y desinteresados.

Debido a esta matanza se estuvo a punto de acabar con los gatos y de paso con la humanidad por la proliferación de la rata negra, especie que carga consigo a la pulga, vector natural de transmisión de la Peste Negra hacia los humanos.
Más de 50 millones de personas murieron a causa de la pandemia: Peste Negra, cuyo primer brote surgió un siglo después del escrito papal. Esta mortal enfermedad cambió la forma de ver el mundo desde la época medieval.
¿Han notado que si encontramos un gato negro en la oscuridad nos produce algo de miedo y escalofrío?

Me surge entonces: ¿Será que los chinos al comerse los gatos guisados, asados y en arroz aportaron a la última pandemia que azota a la humanidad?
Para concluir, la actual no va a matar tantos humanos como las muertes causadas por la peste negra pero ojalá sirva para que cambie la forma de ver y relacionarnos con el planeta. ¡¡Ojalá!!


Más Noticias de esta sección

Publicidad