‘Pepe Vives cuenta su vida’, el libro del empresario, emprendedor y servidor público José Benito Vives De Andréis

Especiales Periodísticos
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Una obra que habla de emprendimiento, empuje y amor a la patria chica. Narra la historia de José Benito Vives De Andréis, el samario emprendedor que a sus 64 años fundó un banco: el Banco Bananero y durante su vida llevó a cabo infinidad de obras en el sector privado y en el público.
Tras 40 años de haberse publicado la primera edición del libro ‘Pepe Vives cuenta su vida, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Santa Marta -FilsMar- fue lanzada la segunda edición de esta biografía con la Editorial Unimagdalena y el periódico EL INFORMADOR.

Esta nueva edición del libro resultó de un trabajo investigativo en el cual se corroboró en los archivos históricos de la Alcaldía de Santa Marta y la Gobernación del Magdalena, los diferentes cargos ocupados, así como el legado en obras dejado por José Benito Vives De Andréis, conocido como ‘Don Pepe’.

Portada del libro 'Pepe Vives cuenta su vida' de la Editorial Unimagdalena y el periódico EL INFORMADOR.
Portada del libro 'Pepe Vives cuenta su vida' de la Editorial Unimagdalena y el periódico EL INFORMADOR.

Completada la biografía con datos que habían sido omitidos en la primera edición, se hizo una reconstrucción más exacta de la historia de Don Pepe, un hombre que en su época fue un gran emprendedor y trajo progreso a Santa Marta.

La historia detrás del libro

Fue a finales de la década de los 70’s cuando José Benito Vives De Andréis -fundador de EL INFORMADOR- rememorando su paso por la vida y siendo ya un hombre de avanzada edad, tenía la inquietud de escribir sus memorias.

“Tendría Pepe Vives unos 85 años cuando yo percibí que tenía el deseo de escribir sus memorias; pero noté también que él venía de tiempo atrás guardando muchos testimonios de su tránsito por la actividad pública como por la actividad privada”, dijo en entrevista Alfonso Vives Campo, hijo menor de ‘Don Pepe’ y actual director de EL INFORMADOR.

Fue el doctor Alfonso Vives, abogado de profesión, quien materializó los deseos de su padre al proponerle reunirse para escribir.

Desde entonces y por un par de años, a las 9:00 de la mañana se reunía con su padre para iniciar la labor precisamente en la sede que en ese entonces tenía la gerencia, los talleres y la dirección de EL INFORMADOR, ubicada en la calle Burechito (21) con avenida Campo Serrano.

Alfonso Vives Campo, editor del libro, hijo menor de ‘Don Pepe’ y actual director de EL INFORMADOR, narró cómo fue escrita la primera edición de este libro.
Alfonso Vives Campo, editor del libro, hijo menor de ‘Don Pepe’ y actual director de EL INFORMADOR, narró cómo fue escrita la primera edición de este libro.

“Yo tenía mi oficina en el edificio Posihueica, a esa hora me trasladaba a la gerencia de El Informador en el centro de Santa Marta y él llegaba allá en compañía del señor Félix Montaño Mozo, que era el conductor. Allá yo me instalaba en una máquina de escribir, (…) él se sentaba, reposaba y empezaba a dictar las memorias que él había recopilado durante todo ese tiempo y yo tomaba esos apuntes”, narró el doctor Alfonso Vives Campo.

Instalado en una máquina de escribir Remington dejó plasmados en papel las vivencias de ‘Don Pepe’, un personaje importante de la sociedad samaria que a lo largo de su vida no solo hizo gran aporte en el sector publico y privado, sino también como líder cívico y gremial.

Una vez tuvo forma la biografía de ‘Don Pepe’, la revisión y escritura del prólogo estuvo a cargo del profesor de literatura Rafael Celedón Rodríguez y posterior a eso fue llevado a Barranquilla a la Editorial Mejoras para la impresión del libro.

El primer libro se terminó de imprimir el 24 de julio de 1.981 en los talleres litográficos de Editorial Mejoras -Salcedo Vengoechea hermanos-.
El lanzamiento de esa primera edición se realizó en la residencia de ‘Don Pepe’ ubicada en la avenida del Libertador -sede actual de esta Casa Editorial-, celebración en la cual estuvo acompañado de familiares y amigos cercanos.

¿Quién fue José Benito Vives De Andréis?

Vemos su nombre en la avenida ‘Pepe’ Vives (carrera 16), en la IED José Benito Vives De Andréis -ubicada en la Zona Bananera-, en el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andréis lugar en el que se erige un busto en su memoria.

José Benito Vives De Andréis se convirtió en uno de los personajes más sobresalientes de Santa Marta y el Magdalena, el hombre que demostró que los samarios pueden hacer todo lo que se propongan en favor de su ciudad y departamento.
Le puede interesar: Vida y obra de José Benito Vives De Andréis 
Soñador, emprendedor, transformador, servidor, visionario, progresista y exitoso son solo algunos de los calificativos que se deben emplear para hablar de quien cariñosamente era conocido como ‘Don Pepe’.

José Benito Vives De Andréis en la inauguración del almacén Ley, en aquella época.
José Benito Vives De Andréis en la inauguración del almacén Ley, en aquella época.

Gracias a su trabajo por Santa Marta y el Magdalena desde los sectores público y privado, se convirtió en uno de los personajes más importantes de esta tierra, además de uno de los referentes en los ámbitos económico y político.

Su vida

Nació en Santa Marta el 3 de abril de 1894, en el seno de una familia humilde conformada por Nelson Polonio Vives Vergara y Manuela De Andréis Capella. ‘Pepe’ fue el quinto de 10 hermanos.
Nelson Polonio era comerciante, dueño de una pequeña tienda instalada en la casa familiar; Manuela, por su parte, era una ama de casa dedicada a criar a sus hijos.
Gracias al negocio que tenía su padre en casa, José Benito aprendió a contar antes que a leer y escribir. Así lo plasmó en el libro que recopila sus memorias: ‘Pepe Vives cuenta su vida’, una autobiografía publicada en 1981.

Vives De Andréis estudió literatura en el Liceo Celedón, donde tras egresar fue nombrado director de la Escuela de Preparatoria anexa a esa institución.
Ávido por conocer otros horizontes, en 1915 se fue a Estados Unidos a trabajar y estudiar inglés, viaje que costeó con los ahorros que acumuló de su sueldo como director de colegio.
En el país del norte desempeñó varios trabajos, hasta que fue nombrado jefe del departamento de exportación de una fábrica de etiquetas, empleo que le dio la oportunidad de ampliar sus conocimientos en negociaciones y viajar por toda Suramérica.



En 1921 regresó a Santa Marta para ocuparse de los negocios de su familia. Se hizo cargo de la entonces Lotería del Magdalena, que no marchaba bien por la escasa venta de billetes, pero que él logró sacar a flote con total éxito.

En 1925 contrajo matrimonio con Silvia Rosa Campo Díaz Granados, con quien tuvo sus nueve hijos: José Benito, Nelson Eduardo, Silvia Mercedes, Orlando Emeterio, Juan –quien murió al poco tiempo de nacer-, Edgardo Plutarco, Eduardo Alfonso, Jaime Cipriano y Alfonso Enrique Vives Campo.

Emprendedor

Hábil para los negocios, ‘Pepe’ destinó sus ahorros a la compra progresiva de cultivos de banano y poco a poco fue diversificando su actividad económica.
Durante gran parte de su vida se dedicó a promover el progreso a través del sector privado, dinamizando la economía y creando fuentes de trabajo.
Fue un líder inquieto y propositivo, que impulsó una serie de iniciativas a través de organizaciones gremiales y cívicas, tanto en la capital como en otros municipios del Magdalena.

Incursión en la política

La política tocó a su puerta en 1934, cuando fue nombrado Secretario de Hacienda Departamental.
A partir de allí fue designado para diversos cargos importantes, como alcalde de Santa Marta (1936-1938) y gobernador del Magdalena (1939-1942), desde los cuales empujó a la ciudad para que pasara de ser una capital rural a una urbana.

‘Don Pepe’ falleció el 29 de abril de 1984, a la edad de 90 años. Hasta el último de sus días estuvo interesado en el progreso y porvenir de su departamento.
Pocos personajes han trabajado tanto por esta tierra desde diferentes roles como José Benito Vives De Andréis; es por esto que su legado sigue vigente en Santa Marta y el Magdalena aun 37 años después de su fallecimiento.

Sobre el libro

‘Pepe Vives cuenta su vida’ es el relato sencillo y claro de la vida de Pepe Vives De Andréis, el samario que dedicó su vida y esfuerzos a servir a su ciudad y a su departamento y cuyas obras dan testimonio de su talante emprendedor y dinámico.

El libro inicia describiendo su niñez y años de juventud, en una familia modesta que enfrentó dificultades financieras y en la que sus miembros aportaban ayudando en las labores; su vida estudiantil llena de anécdotas y las alegrías de un hogar unido, se reflejan claramente.
Le puede interesar: En memoria de José Benito Vives De Andréis
El autor ilustra la época en que viajó a Estados Unidos y se empleó en el departamento de exportaciones de una fábrica que lo mando a viajar por Suramérica, con las vivencias propias de la época (años 1.920) y su regreso a Santa Marta para hacerse cargo de la situación familiar.

Describe algunas de las grandes obras que dejó desde su proyección, su ejecución y puesta en marcha incluyendo los detalles de las finanzas de las mismas; su desempeño en el campo agrícola y privado, así como su impecable trayectoria como alcalde y gobernador en donde en tan solo en 1.085 días de mandato, generó obras de envergadura y bienestar para el antiguo Magdalena Grande y para Santa Marta, que dejó de ser una villa rural para pasar a ser urbana.

Los ilustrativos y apasionantes relatos que hace de cada personaje empezando por sus ancestros, sus padres, hermanos y familia, su novia, amigos, y allegados llevan al lector a conocer la esencia de cada uno de ellos.

Pepe Vives cuenta su vida, es en sí, una obra que habla de emprendimiento, empuje y amor a la patria chica.

Comentario de la primera edición

La primera edición de este libro mereció un comentario firmado por los editores -Editorial Mejoras-, quienes recibieron este escrito para su impresión. A continuación, textualmente las impresiones que se incluyeron en la solapa el libro:

“Cuando llegó a nuestras manos el original del libro “Pepe Vives cuenta su vida”, comprendimos que nos entrabamos no propiamente frente a la sucesión de días de la vida de un hombre, relatada por él mismo, sino muy cerca, por no decir en el corazón mismo, del acontecer contemporáneo de una sociedad de la que fue y sigue todavía, no obstante las transmutaciones de los años, uno de sus más enérgicos conductores, su autor don José B. Vives De Andréis, varón de empresas y de nobilísimas cualidades morales que lo destacan con fuerza del montón no sólo en Santa Marta, de donde es nativo y donde predomina por la imborrable impresión que deja su avasallante personalidad, sino en toda la Costa Atlántica.

Hombres como don Pepe Vives De Andréis no nacen ni se ven todos los días, pues, en la distribución, que es el equilibrio mismo, que hace la naturaleza de las virtudes y caracteres positivos entre los hombres, solo una eximia minoría de ellos es escogido, con el fin de que los demás encuentren dirección y sean llevados a buena meta.

El autor de este libro hombre que por solo tres años no pisa los noventa, aún posee el bendito don de una exhuberante juventud interior. Sus interlocutores quedamos sorprendidos cada vez que nos aborda con una pregunta repentina que va al grano de lo que se trata, o cuando hace una observación que equivale a la sagaz penetración de la problemática que se expone.
Le puede interesar: ‘Pepe’ Vives, fundador de EL INFORMADOR y primer samario en recibir la Orden de Boyacá
Tallado en esa noble condición, un buen día don Pepe Vives De Andréis arribó a la Gobernación del Departamento del Magdalena. El doctor Eduardo Santos, a la sazón Presidente de la República, no tuvo necesidad de emplear la linterna de Diógenes para escogerlo como mandatario seccional, pues, su mirada zahorí le indicaba que don Pepe Vives De Andreis a más de ser un hombre ejemplar, constituía una excepción, negación de la tradicional abulia de nuestros pueblos en el Magdalena.

Y ahí están sus obras portentosas de gobernante y de hombre de empresa, aún no superada por ningún otro, y que él ha querido recapitular en una especie de monografía, que como lo expresa el profesor Rafael Celedón, “traduce fielmente los sentimientos filiales hacia el terruño, solar y cuna de sus antepasados, donde hace más de cuatro siglos, ancló la cultura occidental y sentó sus reales de dominio la Corona Española”.

Algunas obras de José Benito Vives De Andréis

• Carretera Santa Marta – Ciénaga.
• Pavimentación en Ciénaga, Sevilla y Fundación.
• Consolidación de las vías Fundación-Salamina y El Banco – Chimichagua.
• Instituto de Fomento de Sevilla.
• Hoteles Tayrona en Santa Marta y Tobiexe en Ciénaga.
• Construcción del Hospital San Rafael de Ciénaga y culminación del San Juan de Dios de Santa Marta.
• Hospital Antituberculoso de Santa Marta.
• Edificio del Hospital Infantil de Santa Marta, convertido después en el Instituto de Sanidad e Higiene.
• Construcción del segundo piso del edificio de la Policía en la avenida Santa Rita.
• Asilo de Mendigos de Santa Marta, ahora Asilo de Ancianos.
• Correccional de Menores de Santa Marta, ahora sede de la Universidad Sergio Arboleda.
• Fábrica de Licores del Magdalena.
• Matadero de Ciénaga.
• Carretera a Puerto Nuevo en Ciénaga.
• Construcción del boulevard Vives, posteriormente boulevard Rodrigo de Bastidas.
• Avenida Campo Serrano.
• Puerto de Ciénaga.
• Planta eléctrica de El Banco.
• Altar de la Patria en la Quinta San Pedro Alejandrino
• Escuela Santander de Santa Marta.
• Teatro Santa Marta.
• Inicio de la construcción de la Normal de Señoritas.
• Puente sobre el río Manzanares.
• Carretera Santa Marta –Gaira.
• Acueducto de Plato.
• Iglesias de Pivijay y Pedraza.
• Inicio de la construcción del estadio de fútbol Eduardo Santos de Santa Marta.
• Puesto de Socorro en Tamalameque
• Acueducto de Villanueva.
• Alcantarillado de Santa Marta.
• Avenida Santander en Ciénaga.
• Embellecimiento de la bahía de Santa Marta.
• Escuela Montesori.
• Parque Santander.
• Parque San Miguel.
• Mercado Público.
• Pozos de Candelaria (Chimichagua).
• Pozos de Paponte (Chiriguaná).
• Bañaderos de Chimichagua, Gamarra, San Sebastián y Aracataca.
• Carreteables de La Paz-Manaure, La Gloria–Sagoc, Río de Oro-Aguas Claras, Salamina-El Piñón, San Juan-Cañaverales, Ciénaga-Sevillano y estudio del carreteable Los Ángeles.
• Construcción cuartel San Pedro Alejandrino.
• Edificios escolares en Ciénaga (2); Fundación (2), Valledupar (1), Fonseca (1) y La Gloria (1).


Más Noticias de esta sección

Publicidad