Concluye bloqueo de seguridad por amenaza en base aeronaval de Florida

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Miami, 27 sep (EFE).- La Estación Aeronaval (NAS) de la Marina estadounidense en Pensacola (Florida) fue reabierta este domingo después de varias horas cerrada debido a una amenaza de bomba, según informaron sus autoridades.

En su cuenta de Twitter, la base informó de la apertura de las puertas de entrada y salida y del levantamiento de la órden de ponerse a cubierto a quienes estuvieran dentro de la instalación miliar cuando se produjo la alerta de seguridad, lo que da a entender que la amenaza resultó ser falsa.

Otras medidas de seguridad como un toque de queda y la prohibición de entrada a la base de personas ajenas a la misma serán levantadas el lunes.

Le podría interesar: Cierran base aeronaval en Florida por amenaza de bomba

Hace una hora, la NAS había publicado este mensaje: "Seguimos revisando la zona para asegurarnos de que no hay peligro. Gracias por su paciencia".

La primera información sobre la amenaza de bomba se conoció hace varias horas y fue seguida del anuncio de que las dos puertas de la base habían sido cerradas.

A las personas en su interior se les pidió que buscaran refugio hasta nuevo aviso.

El portavoz de la base militar, Jason Bortz, dijo a medios locales de Pensacola (noroeste de Florida) que la llamada telefónica con la amenaza fue recibida por un oficial de seguridad.

El Diario de Noticias de Pensacola dijo que el portavoz no dio detalles sobre la amenaza pero sí que estaba dirigida contra un edificio en el ala este de la base, que fue evacuado.

La NAS de Pensacola fue escenario en agosto de 2019 de un tiroteo perpetrado por el saudí Mohammed Saeed Alshamrani, que mató a tres personas e hirió a por lo menos ocho antes de morir por disparos de las fuerzas del orden.

El saudí, oficial de la Fuerza Aérea de su país, estudiaba en la base al igual que sus tres víctimas mortales, Joshua Kaleb Watson, de 23 años; Mohammed Sameh Haitham, de 19, y Cameron Scott Walters, de 21.

El tiroteo fue calificado oficialmente como un atentado terrorista. EFE