Contra el cambio climático

Los pastos marinos son una efectiva trampa de CO2.

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El carbono azul es capturado por las especies vegetales marinas que se encuentran en los ecosistemas costeros.
En la actualidad, uno de los problemas más serios por los que atraviesa el planeta es el deterioro del medio ambiente, por lo que diferentes entidades a nivel mundial se suman a la conservación de éste implementando diferentes políticas para cuidar el ecosistema.

Si nos hablan del cuidado del medio ambiente, lo primero que se nos viene a la mente es la siembra de árboles y la conservación de los bosques, aspectos muy importantes que ayudan a capturar dióxido de carbono, uno de los principales gases que producen el efecto invernadero.

Sin embargo, la naturaleza es tan variada que hay diferentes formas que también ayudan a encapsular CO2, gas que calienta al planeta. En este sentido encontramos a los ecosistemas marinos costeros, como los manglares, pantanos y humedales, donde se entierran grandes cantidades de carbono.

A este gas tan peligroso para el medio ambiente sano que se encuentra atrapado bajo el agua se le da el nombre de Carbono Azúl,

Según el portal BBC.com “Los océanos y las zonas costeras son clave para reducir el impacto de los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Los científicos los llaman "pozos de carbono" y a la tarea que cumplen le llaman "secuestrar" el CO2; entre estos pozos, los más efectivos son los ecosistemas costeros. Aunque son mucho más pequeños que los bosques, secuestran el carbón a un ritmo más acelerado y lo pueden mantener atrapado durante millones de años; un manglar, por ejemplo, puede almacenar hasta 10 veces más carbono que la misma área de un bosque terrestre”.

A pesar de la historia de deterioro que presentan algunas zonas, de la Ciénaga Grande de Santa Marta, este bosque se ha convertido en una de las fuentes más importantes de captura de CO2, siendo uno de los depósitos de carbono más importantes de Colombia.

La Ciénaga Grande de Santa Marta fue el antiguo delta del río Magdalena y durante mucho tiempo una importante despensa de productos pesqueros del país. Allí se encuentra el mayor parche de manglar sobre la costa Caribe de Colombia, el cual alberga dos áreas de Parques Nacionales Naturales: el Santuario de Fauna y Flora de la Ciénaga y el Vía Parque Isla de Salamanca.

Los pozos de carbono azul, además, son el hábitat de una gran diversidad de especies y ayudan a mantener la calidad del agua en las costas.



Más Noticias de esta sección

Publicidad