Lula ofrece paz y Bolsonaro apela al patriotismo en vísperas de los comicios

Exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva y el presidente, Jair Bolsonaro, se disputan este domingo la presidencia de Brasil.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Todos los sondeos dan como claro favorito a Lula, con algo más de un 45 % de las intenciones de voto, frente al alrededor del 30 % que obtendría el jefe de Estado.


Sao Paulo (EFE).- El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva ofreció un Brasil en “paz” y “más justo”, mientras que el presidente Jair Bolsonaro apeló al patriotismo para ganar las elecciones del domingo, en el último día de propaganda en televisión.

Los dos favoritos para las presidenciales apuntaron al corazón de los 156 millones de electores brasileños, con mensajes aspiracionales en los que los ataques directos al adversario estuvieron presentes, pero en un segundo plano.

La propaganda de los candidatos en televisión es una herramienta clave en los procesos electorales en Brasil y aún goza de cierto poder de influencia sobre la población, a pesar del inexorable avance de las redes sociales.

Lula, líder de todos los sondeos, intentó hoy vincular esos dos mundos al valerse de la voz de Felipe Neto, el influenciador digital más popular de Brasil, con 15 millones de seguidores solo en Twitter, para abrir su última propaganda electoral en TV.

Le puede interesar:
 Subsidios a los pobres dan aire a Bolsonaro en la tierra de Lula

“Nuestra arma es el voto en estas elecciones. Es votar por la paz, el respeto, por un país más justo y solidario”, afirmó Neto, considerado una de las personas más influyentes del mundo por la revista Time.

Después apareció Lula, con una camisa azul remangada. El exmandatario progresista dijo que a sus 76 años no tiene “espacio para el odio y la venganza”, ni para “no creer que el mañana va a ser mejor”.

Entre los versos del poeta Bráulio Bessa, prometió un “Brasil más justo, más democrático, que garantice a las familias desayuno, comida y cena”.

Porque lo que no faltó en la propaganda del líder del Partido de las Trabajadores (PT) fueron imágenes de platos repletos de comida.

No en vano es uno de los ejes de su campaña: acabar con el hambre que afecta hoy a 33 millones de brasileños, casi el 16 % de la población del país, según datos de organizaciones sociales.

“Queremos cuidar del pueblo para hacer que las familias vivan bien”, garantizó, mientras se intercalaban en la propaganda palabras como “fuerza”, “esperanza” y “cambio”, escritas en blanco.

Lula ‘se vendió’ además como un líder admirado por la comunidad internacional.



Más Noticias de esta sección

Publicidad