FIFA asegura que "no tiene nada que ocultar" y cooperará con la investigación

Alasdair Bell, secretario general adjunto de la FIFA aseguró que la investigación en contra del presidente de la organización, Gianni Infantino, parte de una denuncia anónima.

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El secretario general adjunto de la FIFA aseguró que Infantino no sabe qué ha hecho mal, puesto que las reuniones forman parte de su trabajo.

Redacción deportes (EFE) - El secretario general adjunto de la FIFA, Alasdair Bell, aseguró en una rueda de prensa telemática que ni la organización ni su presidente, Gianni Infantino, tienen "nada que ocultar" a raíz de la investigación penal abierta por el fiscal federal extraordinario de Suiza, Stefan Keller, el pasado 30 de julio.

Esta investigación está relacionada con una reunión que Gianni Infantino mantuvo con el anterior fiscal general, Michael Lauber, y por la que Stefan Keller cree que se pudieron haber cometido varios delitos, incluidos abuso de poder, violación del secreto al que están obligados los funcionarios públicos, asistencia a infractores e incitación a tales actos.

Alasdair Bell remarcó que ni la FIFA ni Infantino "tienen nada que esconder" y mostró su predisposición para ser "lo más transparentes posibles y que la verdad salga a la luz".

"Quiero que quede claro que no hay ninguna base, basada en hechos, para esta investigación penal. No hay ninguna descripción de comportamientos delictivos de ningún tipo, a no ser que reunirse con el fiscal general se haya convertido en un delito en Suiza", ironizó.

Alasdair Bell reconoció que esta investigación penal "ha dañado a la FIFA y al presidente de la FIFA", se comprometió a cooperar "al cien por cien con la investigación" y deseó que "la verdad salga a la luz y que salga rápido".
"Si alguien abre una investigación penal, debería haber un buen motivo para ello y la verdad es que no existe ningún motivo para ello. Hay denuncias anónimas. No sabemos quién ha hecho esas denuncias. Es el génesis de la investigación, me imagino. Las personas que hicieron las denuncias tal vez querrían ver caer a Infantino", comentó.

"En esta situación, vemos un componente absurdo y se intentan establecer paralelismos con Blatter y no tiene que ver con ello. Nos gustaría que el fiscal nos dijera cuál es ese comportamiento penal", expuso.

"No hay nada serio que investigar, nada que se nos haya comunicado y que indique una conducta o acto indebido. Nos preocupa el daño a la reputación de estas personas y organización. Se trata de una situación injusta, tenemos que aceptarlo, vivir con ello y cooperar con la investigación al cien por cien. Haremos lo que podamos para garantizar que toda la información saldrá a la luz", reiteró.

Bell afirmó también que la Comisión de Ética, independiente de la FIFA, podría llevar a cabo su propia investigación y al respecto apuntó que "Infantino aceptaría cualquier decisión".

El secretario general adjunto de la FIFA explicó que las reuniones de Infantino con el anterior fiscal se produjeron para exponer "que en la organización se abría una nueva etapa, con nuevos principios de gobernanza".